Cuando te están tratando mal y tú no te das cuenta

Tu pareja te trata mal - pareja en la montaña

¿Alguna vez has sentido que tu pareja te trata mal? Y digo pareja porque es con quien más suelen darse las situaciones de las que te voy a hablar, pero también podría ser un familiar, un jefe o un compañero de trabajo.

¿Te ha pasado? ¿Alguna vez has dudado de que alguien te estuviera tratando bien?

En mi programa de relaciones trabajo con bastantes mujeres que quieren mejorar su relación de pareja. Algunas me cuentan que me suelen leer, y como yo hablo mucho de dejar de sentirte mal por lo que hacen los demás y aceptar al otro como es, pues que vienen porque quieren conseguir eso.

En lo que va de año me ha pasado con cinco mujeres. Y en todos los casos, cuando hemos profundizado en cómo era su relación, lo que estaba pasando es que su pareja las estaba tratando mal. ¡Y lo que ellas querían era dejar de sentirse mal por ello y aceptarlo!

¿Crees que es posible dejar de sentirte mal cuando tu pareja te trata mal y aceptarle como es? No, no es posible. Al menos no si quieres que te quede algo de dignidad y de autoestima.

La ceguera y el autoengaño que padece alguien que está en una relación de maltrato psicológico es bestial. Lo sé porque lo he vivido. Como los golpes no son físicos, sino emocionales, te resulta mucho más difícil identificar lo que está ocurriendo: que tu pareja te trata mal y tú no te estás dando cuenta.

Diez Señales de maltrato psicológico en una relación de pareja

Por eso, porque el maltrato psicológico es muy sutil e invisible para los demás, incluso para ti misma, es fundamental que si te sientes mal en una relación pares un momento y te hagas preguntas que te ayuden a darte cuenta de si es que la otra persona te está tratando mal.

Aquí tienes diez señales muy claras… Sin duda tu pareja (o quien sea) te está tratando mal si…

1.Si te desprecia, si te humilla, si te insulta, si te responde mal, si te grita, si se burla de ti, si le quita valor a tus opiniones, si se ríe de lo que dices, si se pone por encima de ti…

Por ejemplo, si te juzga y te dices que eres débil, que eres demasiado lenta o que eres infantil…

O si te dice que tu opinión no es válida, que «tú no tienes ni idea», que «quita de ahí que no sabes hacer las cosas», que «vaya tonterías dices».

Expresiones como “calla que no sabes de lo que hablas”, “calla que no sabes lo que dices”, “sólo a ti se te ocurren esas cosas” o “a ti nadie te ha pedido opinión”.

Por ejemplo, algo que le pasó a una coachee: su pareja le preguntó si quería hacer algo y ella se quedó pensando unos segundos. Y de repente él se enfadó: “¡Contigo es imposible! ¡Se me quitan las ganas de todo!”.

Ejemplos como estos son señal de que tu pareja te trata mal.

Y ojo porque todo esto puede ser tan sutil que tú ni te des cuenta de lo que está pasando.

2.Si no puedes expresar lo que sientes, lo que piensas, ni lo que te disgusta. Si has llegado a un punto en el que te da miedo decir las cosas porque temes la reacción del otro.

Como me decía una coachee: “si estoy callada todo va bien, pero en cuanto hablo se estropea”.

Es decir, el otro puede traspasar tus límites todo lo que quiera, y tú tienes que dejar que lo haga si quieres que estéis bien. Porque en cuanto te quejas o en cuanto pones un límite, él se enfada. Y tú, cuanto más miedo tienes a esas reacciones, más te vas callando.

“Me quedo callada pensando en que así, si conseguimos estar varios días sin discutir, volveremos a estar bien. Y él volverá a ser el mismo de antes”, me decía esa misma coachee.

Y da igual lo asertiva o lo respetuosa que seas, ni con esas eres capaz de expresar algo que te ha dolido o molestado sin que el otro se enfade.

3.Si sientes que no eres libre, que no puedes tomar tus propias decisiones y que la otra persona intenta controlarte, también es señal de que tu pareja te trata mal.

Esto le pasa a una de las mujeres que está haciendo ahora mi programa de autoestima. Y cuando le decía a su pareja que no se sentía libre para hacer lo que ella quería, él le respondía que no había sido para tanto, que era una exagerada y que cómo se lo tomaba todo. Hasta el punto de que terminaba dudando de sí misma y pidiéndole perdón.

4.Si sientes que no puedes ser tú, que tienes que mutilarte a ti misma para que estéis bien.

Si piensas en uno de esos momentos en los que tu pareja te ha criticado y se ha metido contigo y con cómo haces las cosas, te das cuenta de que estabas siendo tú misma más que nunca, de que era algo muy tuyo, muy auténtico de ti.

Por ejemplo, si le parece mal que seas amable y simpática con un desconocido, y te das cuenta de que es que tú eres así. Pero tienes que dejar de serlo para que a él no le moleste.

O si estáis haciendo turismo y a ti te sale preguntarle a alguien de la zona por un buen sitio para cenar, y a él le parece mal.

O si no te gusta el plato que te ponen en un restaurante y pides que te lo cambien, porque eso encaja con tu forma de ser. Y él se enfada y te menosprecia por ser así.

Es decir, si tu pareja no te deja ser tú misma, si te desprecia por ser como eres y pierdes tu esencia al lado de esa persona, te está tratando mal.

5.Si te deja en ridículo delante de otras personas, como si fueras tonta o no supieras hacer las cosas.

Este es uno de los comportamientos que hace que en una relación de este tipo nos vayamos aislando, dejando de ver a otras personas, y sintiendo que cada vez dependemos más de nuestra pareja. Que es justo lo contrario de lo que necesitaríamos sentir…

6.Si es una de esas personas que va de un extremo al otro. Que un día es encantador y al día siguiente es cruel y agresivo. Con cambios de humor muy bruscos, que se enfada de repente, sin control, que en cuestión de segundos pasa de cero a cien.

Con este tipo de personas tienes la sensación de estar como en un campo de minas, siempre tensa, siempre pendiente de cómo va a reaccionar. Cada vez mides más tus palabras hasta que llega un punto en el que dejas de expresarte para evitar un conflicto.

7.Si te miente, por supuesto, también te está tratando mal.

Y ojo con creer que miente a los demás, pero a ti no. Quien tiene la mentira en su cajón de herramientas habitual es porque no se siente mal mintiendo, y lo puede hacer con cualquiera.

8.Si te dice o te hace sentir que la que lo haces mal eres tú, que lo que os pasa es culpa tuya, y además te castiga por ello.

Por ejemplo, dejando de hablarte o enfadándose porque no has adivinado lo que quería y haciéndote sentir culpable por ello.

Este tipo de manipulaciones también son muy frecuentes, y enganchan muy bien si eres una persona que tiende a sentirse culpable (de éstas era yo).

¿Cómo funciona? Pues si tienes culpa crónica y te sientes culpable por todo, ¿crees que sabrás diferenciar cuándo algo no es culpa ni responsabilidad tuya? ¿Crees que pondrás límites fácilmente? ¿Qué dirás “hasta aquí”? Pues no. Al revés, dudarás de ti, pensarás que tal vez él tenga razón y que esto es porque tú no lo estás haciendo lo suficientemente bien.

“Esto que nos ha pasado hoy es porque yo no hice tal”, “claro, fue culpa mía que tendría que haber sido más cual”, “igual es que no sé decir las cosas”, “me tengo que esforzar más”, “voy a ser más flexible”, “voy a tener más paciencia”…

Así es como se tejen las relaciones manipuladoras basadas en la culpa.

El otro tergiversa las cosas, les da la vuelta, y donde empezaste quejándote por algo, terminas pidiendo perdón.

Por ejemplo, recuerdo a una coachee que tuve hace tiempo y que lo acababa de dejar con su pareja porque él le había sido infiel. Ella quería sacar sus cosas del piso que compartían y él no le dejaba entrar. Le decía que si se llevaba sus cosas se podía despedir de él para siempre, que así no le estaba demostrando que le quisiera. O sea, que él era el que le había puesto los cuernos y casi era ella la que le tenía que pedir perdón por querer llevarse sus cosas.

¿Te das cuenta? Sí, este tipo de manipulaciones se ven muy claras cuando estás fuera, pero no tanto cuando estás dentro de ellas.

9.Si tiene conductas que sabe que te hacen daño y las sigue manteniendo.

Y da lo mismo que un día parezca que sí que lo siente si al día siguiente vuelve a hacer eso que sabe que te hace daño.

Por ejemplo, que se vaya y desaparezca cuando discutís. O que te haga el vacío y te deje de hablar cuando se enfada, aunque sepa cuánto te duele que lo haga.

Que cada vez que tenéis una discusión te diga que no te soporta más, que te amenace con alejarse o con romper la relación.

Que haga comentarios irónicos y bromas que sabe que te molestan.

O que vuelva a sacar una y otra vez un error que cometiste hace tiempo.

Y, de nuevo, como se te ocurra quejarte, terminas pidiendo perdón tú.

10.Si no conecta con tu malestar y cuando le dices que te sientes mal parece que no le importara, sin duda tu pareja te trata mal.

¡Esto es fundamental! Porque es cierto que cuando estás en una relación de este tipo muchas veces no sabes si es que tú eres demasiado sensible y te molestan demasiado las cosas. ¿Te ha pasado?

Bueno, pues para salir de esa confusión algo que nunca falla, la prueba del algodón, es darte cuenta de si el otro te siente mal cuando tú le dices que te ha hecho daño con algo.

Es decir, puede ser que te haya hecho daño sin querer. Pero si cuando le dices cómo te has sentido no es capaz de conectar con tu malestar y sientes que no le importa, que no te quepa duda de que tu pareja te está tratando mal.

¿Qué puedes esperar de alguien que sabe que te hace daño y no se siente mal por ello? Cuando alguien te quiere de una forma sana le dolerá hacerte daño y lo evitará por todos los medios.

En cambio, si tú te sientes mal por cómo te trata esa persona y esa persona no se siente mal por tratarte así, ¡eso no es amor. ¡Eso es maltrato!

Cualquiera puede acabar en una relación de maltrato

Antes de terminar, y pensando en las dudas que suelen tener las mujeres que hacen mis programas de Coaching cuando se dan cuenta de que están en una relación de maltrato, me gustaría aclarar tres puntos muy importantes:

Primero: Lo normal es que la relación al principio fuera perfecta. ¡Claro! Una persona maltratadora no se muestra el primer día, sino no te enamorarías de ella.

Lo habitual es que al principio todo sea maravilloso (o al menos que tú lo recuerdes así). Después, poco a poco, va surgiendo algún conflicto, al principio pequeños y poco a poco más grandes. Empiezan a alternarse los días muy buenos en los que estáis muy bien con los días horribles en los que estáis fatal y eso es un infierno. Y a medida que la relación avanza los días maravillosos van siendo menos y los horribles van siendo más.

Hasta que llega un día en que ya no hay momentos maravillosos. Pero para entonces estás tan enganchada que crees que eres incapaz de dejarlo.

Y sí, ese día en el que ya no hay momentos maravillosos siempre llega.

Segundo: Esto le puede pasar a cualquiera, cualquiera puede acabar en una relación de maltrato psicológico. No tiene nada que ver con tu educación, tu cultura o tu autoestima.

Sí, puedes tener una buena autoestima y, por otros motivos, quedarte enganchada en una relación de maltrato.

Lo que es seguro, sí o sí, es que una vez que te quedas enganchada dentro de la relación tu autoestima se desmorona. Eso precisamente es lo que hace que sigas ahí.

A menos confías en ti, más inútil te sientes, y a más inútil te sientes, menos confías en ti.

Como no pusiste un límite la primera vez que pasó algo, cada día que pasa te resulta más difícil.

¿Y esto cómo se resuelve? Pues solo hay una manera: que recuperes tu autoestima y la confianza en ti.

Porque, que te quede claro, en cualquier relación sana tu autoestima se fortalecerá. Si en una relación tu autoestima se debilita, si te sientes menos desde que estás con esa persona, sin duda es que es una relación tóxica.

Y la última aclaración: Si alguien te trata mal es que no te quiere. Así que si te has sentido identificada con lo que has leído, por favor date cuenta de que ESO NO ES AMOR.

Como siempre, me encantará que compartas tus experiencias y tu opinión conmigo en los comentarios aquí debajo. Aunque a veces tarde unos días en hacerlo, siempre te responderé.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

45 comentarios

45 comentarios
  1. Ana María 26/03/2020

    Hola Vanesa… ¿Qué tal? ¿Cómo estas en estos momentos tan difíciles q estamos viviendo? Me gustan muchos tus post, todos los tengo guardados y leídos. En éste me identifico mucho. Sí que he sido maltratada en mi relación de pareja y todavía maltrata a mis hijas… Estoy divorciada y conmigo no tiene relación pero a mis hijas las maltrata psicologícamente… Y yo sufro por ellas… Un saludo. Y por favor sigue mandándome post que me ayudan muchísimo 😘

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Muchas gracias por compartir, Ana María. Me alegro mucho de que te gusten los post. No sé qué es lo que a nivel legal puedes hacer con tu pareja, para evitar que maltrate a tus hijas. Pero sí al menos hablar con ellas y darles un cariño sano que les ayude a diferenciar lo que es maltrato de lo que no lo es. Cuanto más conscientes sean de la realidad menos les condicionará cuando sean adultas.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Mónica 26/03/2020

    Gracias por tu artículo, la verdad es que llevo mucho tiempo en una relación así y no soy capaz de dejarla, pero necesitaba leer todo esto porque es muy calcado a lo que estoy viviendo y me ayuda a validar mis sentimientos, que están muy confundidos por la culpa que él me echa a mí de su comportamiento. Pienso que eso es lo que me hace claudicar, el hecho de sentirme yo culpable por haber hecho algo mal y que él no es capaz de ver que lo que hace no es normal, o lo parece así.
    Él se enfada por cualquier cosa, se va y me deja, pero me hace responsable de haber dicho, no dicho, haber hecho o no hecho algo… Y yo cada vez tengo más miedo a hablar, más desilusión, soy menos cariñosa… Cosa de lo que también me culpa y me ataca por ello. En ningún momento se plantea o no lo reconoce, que él pueda estar haciendo algo para que las cosas vayan mal.
    También otra de las cosas que te hacen seguir es la esperanza en que un día se dé cuenta y cambie, porque un tiempo, al principio, fue una persona encantadora. Y el miedo a conocer otra persona y que te la cuelen otra vez…
    Gracias de nuevo por tu aportación

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Mónica,
      Muchas gracias por compartir. Me alegro mucho de que el post te haya servido. Es importante que te des cuenta de que tú no eres culpable de nada. Y para eso, una vez que estás enganchada en la relación, en mi opinión la única manera es fortalecer tu autoestima. Si lo haces y aprendes de lo que te ha ocurrido, te servirá para siempre. Eso hará que no vuelvas a caer en una relación tóxica.
      Y no, una persona así no cambia. La única que puede cambiar es la persona que ve lo que está pasando, en este caso tú. Eres tú quien ha de decidir cuánto tiempo quieres pasar con una persona que no te trata como te mereces. Cuánto tiempo de tu vida quieres perder ahí…
      Por mi parte encantada de ayudarte si decides fortalecer tu autoestima y ser la persona que necesitas ser para encontrar a alguien que te quiera como tú quieres.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
      • Begoña 15/09/2020

        Hola, yo me siento plenamente identificada, es mas, coincide con todo lo que usted relata en el articulo, un dia esta dulce y cariñoso, pero al dia siguiente vuelve a la burla, a gritarme, por mas que le expreso que su comportamiento me lastima. El sigue con sus burlas y sus critica continuas, es mas me llama llorona.
        Yo lo amo mucho pero se que me lastima, su falta de empatia me deja mi autoestima muy baja.

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 19/09/2020

          Muchas gracias, Begoña. Cuando alguien nos hace daño, se lo expresamos y sigue haciéndolo, nuestro deber es alejarnos de esa persona. Amarnos a nosotros mismos más de lo que amamos al otro e irnos. Además que de verdad creo que cuando alguien nos daña lo que queda ahí ya no es amor, sino dependencia y miedo. Porque el amor siempre implica amabilidad, cariño y compasión hacia el otro.
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
  3. Gabriela 26/03/2020

    Hola Vanesa! Leo todos tus mails, ¡tienen información muy valiosa, práctica y en un lenguaje coloquial que atrapa! En relación a este tema, es tal cual lo describís (me pasó y logré dejar un matrimonio de 14 años, aun hoy sigo reconstruyendo mi autoestima…).

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Gabriela,
      Claro, catorce años es mucho tiempo. Cuanto más tiempo se pasa en una relación así más se destruye tu autoestima y mayores son las secuelas. Felicidades por haber salido de ahí, sigue apostando por ti para reconstruir ese amor a ti misma.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  4. Almudena 26/03/2020

    Hola Vanessa, gracias por publicar este post, pues refuerza la decisión que tomé hace algún tiempo, pero no con mi pareja porque es una relación bonita y de respeto, sino con mis herman@s.

    Cada uno de los puntos que expones los he vivido, así me han hecho sentir en tantas y tantas ocasiones, cada día me daba cuenta que tenía menos valor para ellos. Para que no se molestaran tenía que hacer lo que ellos querían. Si hablaba, mal, sino no lo hacía también. Si les manifestaba que me habían hecho daño o que esas palabras o acciones no estaban bien, terminaban diciéndome y convenciendo a los demás de la familia que era yo, que no debía darle importancia, que no fuera tan rencorosa… Al final casi siempre, de una manera o de otra, yo era la que quedaba peor. Llegaba a sentirme culpable, muy insegura y que no valía nada.

    Ya mayores todos, las situaciones fueron descontrolándose e incluso situaciones más graves, hasta que afortunadamente me di cuenta que había perdido tiempo de mi vida con ellos y lo mejor era alejarme y así, encontrar la paz interior y sentirme libre.

    Comprendí que me había tocado vivir mi infancia, adolescencia y vida adulta con personas tóxicas, que me maltrataban psicológicamente, que yo no era lo que decían, me tacharon de cosas inciertas. Hoy sé que no viven tranquilos, no son felices e incluso entre ell@s no se quieren bien.

    Quiero darte las gracias porque tú me ayudaste con tus post, pues leí mucho y releí, me hiciste ver que es importantísimo en esta vida darse valor como persona, poner límites, creer en uno mismo y tener coraje para tomar decisiones por muy dolorosas que puedan ser, pues al final llega la calma.

    Besos y nos quedamos en casa,
    Almudena

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Qué precioso testimonio, Almudena. Mil gracias por compartirlo. Así es, ese maltrato muchas veces viene de personas de nuestra propia familia. Ellos pueden tener sus fantasmas interiores y tú incluso puedes llegar a comprenderlo y a entender de dónde vienen, pero eso no significa que tengas que quedarte ahí. Me alegro mucho de que hayas actuado desde el amor a ti misma y de que lo que hayas ido leyendo en el blog te haya servido en tu camino. Lo celebro contigo.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Pilar 26/03/2020

    Sí Vanessa, ¡así es! Has dado en el clavo una vez más. Gracias a tu post he identificado comportamientos tóxicos a lo largo de mis relaciones, ya sea de pareja o de amistad.
    Todavía a veces dudo, pero los humanos tenemos estrategias sutiles de manipulación. Yo he manipulado también y he tratado mal, cuando no he estado bien, así que sé identificar ambos bandos.

    Te cuento mi caso más reciente. Con todo esto del confinamiento por el Covid19 creo que nos estamos volviendo un poco locos de estar en casa tanto tiempo. El caso es que mandé un vídeo en un grupo de amigos de esos de «humor negro» donde se ve tirar desde un alto piso una bolsa llena de agua a un grupo de niños que están jugando abajo y estos se asustan, a modo de «ahí no podéis estar, tenéis que estar en casa». Y un amigo con el que hablo a diario por teléfono y Wassap se enfada diciendo que eso no tenía ninguna gracia y que iba a mandar el vídeo a la policía, y yo me quedé de piedra, Vanessa. Porque vale que era cruel y políticamente incorrecto reírse pero… ¿a caso no tengo derecho? Me sentí juzgada.
    Le escribí diciendo que no se pusiera así que era una tontería sin importancia , que nadie había muerto y me contesta: no voy a discutir sobre esto. Y lleva sin hablarme 2 días aplicándome la ley del hielo…

    Estos comportamientos pasivo-agresivos la verdad me exasperan y me parecen exagerados y no es la primera vez que esta persona me sale por la tangente.

    Me parece un maltrato, pero por favor corrígeme si me equivoco. Lo dejaremos pasar porque son tiempos duros.

    Muchas gracias por estar ahí y tus maravillosos post.

    Un abrazo Vanessa, ¡y ánimo con la cuarentena!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Pilar,
      Muchas gracias por compartir. Sí, los humanos tenemos estrategias sutiles de manipulación, muchas veces inconscientes y casi siempre aprendidas. Todos podemos haberlo hecho en algún momento, y cuanta más luz pongamos sobre ellas, desde la reflexión interior y el autoconocimiento, más posible es que podamos cambiarlas. Todas ellas las usamos para sobrevivir, pero es importante diferenciar cuando lo que hacemos hace daño a alguien, y aun así lo mantenemos, de cuando no es así. Además de que no todas las personas que manipulan están preparadas o dispuestas a poner luz sobre sí mismas.
      Respecto a la historia que cuentas, muchas personas están compartiendo vídeos de ese tipo en las redes sociales. Cada uno vive esta situación de una manera, y todos podemos elegir respetar cómo lo hacen los demás o no hacerlo. Si tú no te has sentido bien tratada por esa persona, es que sientes que te ha tratado mal, y es importante que lo identifiques y te des permiso para sentirlo así y elegir a quien quieres en tu vida y de quién quieres tomar distancia. Hay personas maravillosas para cada uno, no hace falta estar con alguien que no nos hace sentir bien.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. Alberto José 26/03/2020

    Gracias por el post.
    Sólo decir que yo soy un hombre que sufre maltrato por su madre desde la infancia. Un maltrato psicológico cruel, muy duro. Y ahora con el coronavirus me veo obligado a vivir en su casa porque estoy arruinado económicamente. Emocionalmente también pero ahora mismo es que no tengo dinero y sólo queda o la calle o el maltrato.
    Agradecería conejos para sobrevivir al maltrato en confinamiento. No creo ser el único. Saludos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Alberto José,
      Muchas gracias por compartir. Pues te diría que el consejo siempre es el mismo: el amor a uno mismo. Y eso significa respetarte a ti mismo, proteger tu dignidad y poner límites. La mejor manera de hacerlo es alejarte de quien te está haciendo daño, y te diría que inviertas todo tu tiempo y tus esfuerzos en conseguir eso. En mi opinión es imposible quererse a uno mismo y a la vez seguir al lado de alguien que te maltrata, porque si tú te quieres no querrás a alguien que te trata mal y te alejarás de eso. Lo mismo que si te quieres no comerás algo que sabes que te va a intoxicar.
      Mientras tanto puedes poner límites, pero siempre con el foco puesto en alejarte de ahí.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  7. Monica2 26/03/2020

    Muchas gracias Vanessa por tus post. Son tan reales, que conectas muchísimo.

    ¿Y qué hacer cuando te sientes así, tienes un bebé de 8 meses con él, discutes a diario, sabes que te has equivocado, y no puedes echar marcha atrás?
    Me da mucha pena por el bebé, pues quiero que tenga a su padre.
    Tengo mucho miedo a quedarme sola y no encontrar pareja.
    Además estoy en paro, con lo cual todo se complica. Porque sé que si diera el paso de dejar la relación, lo pasaría fatal, y eso me afectaría a la hora de encontrar un trabajo.
    Los días que estamos bien, bien. Pero los que no, que son el 95%, siento mucha impotencia, culpabilidad, y ganas de escapar de todo esto, pero con el bebé, no soy capaz de desaparecer y dar el paso. Antes, sin bebé, tampoco era capaz por el miedo a quedarme sola.

    A ver si me puedes ayudar.

    Responder
    • Ete 27/03/2020

      Monica2, me he sentido identificada contigo. Me fui de la noche a la mañana de la casa de mi pareja con mi peque de 5 meses, pues era una situación dura que se repetía mes a mes y sin voluntad para cambiar. Al principio tuve mucho miedo por todo lo que se me venía encima (desconocimiento al ser madre primeriza, sin trabajo, la opinión de los demás…). De esto hace 2 años justamente y, aunque tengo mis días «ploff», ¿sabes? Fue la decisión más sana para ella y para mí.
      Si el padre de tu bebé está dispuesto, nunca le faltará la figura paterna a pesar de que la relación como pareja esté rota.
      ¡No estás sola! Tienes una personita a tu lado que crecerá con una madre fuerte, capaz y, sobre todo, feliz.

      Responder
      • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

        Muchísimas gracias, Ete. Es precioso tu testimonio y estoy segura de que servirá a muchísimas personas, no solo a Mónica. Felicidades por haberte recuperado a ti misma.
        Un abrazo grande,
        Vanessa

        Responder
        • María 10/09/2020

          Conocí a un chico hace diez años, resulta me ha estado dando vueltas, resulta que tenía pareja etc. A los cuatro años volvió a buscarme, todo bien, me dijo donde vivía, etc., etc. Estaba separado . Ahora le aparece un bebé en su móvil y donde su ex parece otro bebe , dice la pantalla es su sobrino, no quiere que vaya su barrio. Se lo dije y esta raro conmigo. Yo no me quiero meter un pozo sin salida. Quería opinión de una profesional. Un saludo

          Responder
          • Vanessa Carreño Andrés 19/09/2020

            Hola María,
            Cuando la confianza se rompe hace falta un gran trabajo por ambas partes para reestablecerla. Si una parte siente que no puede confiar en la otra, la herida se hace más grande. Y es importante que en cualquier relación sientas que puedes confiar en el otro y que no te engaña ni te esconde nada.
            Un abrazo,
            Vanessa

    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Mónica,
      Mira, antes de responderte yo ya lo ha hecho Ete, y te ha dado una respuesta maravillosa que seguro que te servirá.
      Lo primero, siempre puedes dar marcha atrás. Siempre, siempre, sin excepciones. Pero tienes que tomar la decisión tú, nadie puede hacerlo por ti.
      El bebé va a aprender lo que es el amor por lo que vea en vosotros. Ahora mismo es un folio en blanco, y construirá su idea del amor por lo que observe en sus padres. Después de adulto reprodudirá la misma relación que ha visto, ya sea como víctima o como maltratador. Así que en mi opinión los hijos deberían ser un acelerador para salir de una relación tóxica. Hablé de ello en este post.
      Sobre el miedo a quedarte sola y no encontrar pareja, o el pensar que si te separas lo vas a pasar peor, son pensamientos habituales en una relación de dependencia en la que la persona ha perdido su autoestima. Cuando la fortalezas y te sientas bien contigo misma no sentirás ese miedo, estarás feliz de haber dado el paso y sabrás que, ahora sí, puedes encontrar el trabajo que te mereces y a la persona que te mereces. Al principio se pasa mal por el desenganche y el síndrome de abstinencia, pero te aseguro que no se pasa tan mal como dentro de la relación. Poco a poco cada vez te vas encontrando mejor, hasta que te recuperas a ti misma y te sientes super orgullosa de haber salido de ahí. Siempre pasa eso, siempre. Pero es importante que fortalezcas tu autoestima en ese camino.
      Recuerdo que yo también pensaba que lo que me mantenía en pie era esa relación, que si me separaba no podría seguir adelante con mis objetivos. Y no, esa relación era lo que me hundía, lo que me había apagado por dentro, lo que había hecho que me abandonara a mí misma. Y era yo la responsable de recuperarme, la única que tenía ese poder.
      No estás sola. Te tienes a ti, aunque ahora no lo sientas así. ¡Te tienes a ti! ¿De verdad crees que estás más acompañada por tener al lado a esa persona? Piénsalo, ¿de verdad es un apoyo para ti?
      Estate tranquila, cuando estés preparada, hoy, mañana o pasado, saldrás de ahí.
      Un abrazo enorme,
      Vanessa

      Responder
  8. MARIA 27/03/2020

    Hola Vanesa,
    Todos tus post me encantan, estoy suscrita desde hace un tiempo y bueno, me han ayudado mucho a mi relación, pero siempre siento que me pasa algo a lo largo del camino. Y no encuentro de detalle qué me falta concretar mi verdadera historia real. La que vivo en estos momentos es bien, estable. Pero siento un vacío general.
    Gracias Vanesa, saludos desde Venezuela.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola María,
      Eso que sientes te habla de algo de ti, de algo que te falta, algo que necesitas… Es como el pilotito de alarma que te avisa de que al coche le pasa algo. Sin ese pilotito no podrías resolver lo que le pasa al coche, porque no te darías cuenta. Del mismo modo, sin eso que sientes no podrías resolver lo que te pasa, porque no te darías cuenta. Ahora se trata de que te escuches para que sepas lo que ese vacío te quiere decir.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  9. Aurora 27/03/2020

    Hola Vanessa,
    Te sigo y te leo desde no hará mucho para poder detectar y mejorar. Suelo leer un par de comentarios y demás en los que la gente expresa lo que piensa, pero yo cada vez que leo tus publicaciones tengo más dudas sobre si tal vez el rol negativo en mi relación lo tengo yo. Al ser algo inconsciente y mecánico me gustaría que tal vez ayudases si es posible a en vez de evitar o salir de una relación tóxica, a no ser tóxico.
    Gracias y espero que me digas algo!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/03/2020

      Hola Aurora,
      Muy buena pregunta. Lo primero para no ser la persona tóxica es darte cuenta de que lo estás siendo, identificar esos comportamientos tóxicos para el otro, (y también para ti misma). Puede ser porque el otro te lo exprese o porque tú misma te des cuenta de cómo se siente. Identificarlos y después comprender qué es lo que pasa para que te comportes así, de dónde viene, dónde lo aprendiste y qué necesidad intentan satisfacer esos comportamientos. Y, a partir de ahí, comprometerte para cambiarlos.
      Puede ser algo que consigas sola o puede ser que necesites ayuda. Pero el hecho de que te estés haciendo preguntas ya es una muy buena señal para que, si de verdad estás siendo tú la persona tóxica, comiences a cambiarlo.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  10. Jess 27/03/2020

    Hola Vanesa! Pues el padre de mi hija, mi ex pareja, reúne todas los ejemplos que expones. No era a diario, la primera que recuerdo fue bastante pronto al empezar nuestra relación, fue una intimidación pública le salió como un peo ( perdona la expresión) creo que así se entenderá imagina el bloqueo mío que no recuerdo ni a qué venia esa reacción. Lo dejé pasar poniéndome en duda, (como casi siempre ) quizá lo he interpretado yo mal… quizá quizá, y así 3 años. Nos separamos gracias a que el dio el paso, yo no sabía salir de ahí y lo había intentado varias veces (el embarazo, un bebé en común… los sentimientos… el quá hago si me voy, a dónde voy, poca familia cerca, etc. etc. te hacen quedarte aún estando mal. Realmente aún teniendo dudas de mí, me separé por ponerle límites (era la mala malísima por ello), creo que nadie nunca antes le ha puesto límites, les da miedo. El es así, hay que dejarlo… etc. uUa larga historia a nivel familiar que entenderías rápido si te la contara, la cosa es que dejar todo esto de lado para tener una buena relación con él me ha costado y me cuesta. Separados nos llevamos mejor, nadie diría que de tanto en tanto le sale ese yo escondido, en las distancias cortas es donde suelen salir más los patrones… Por desgracia tengo que tenerlo bien cerca toda la vida, digo desgracia porque me gustaría prescindir más de él pero no es posible. Por mi hija dejo de lado la parte de la mujer herida y me centro en nuestra labor como padres (es difícil cuando alguien te ha tratado mal), sigo poniendo límites cuando toca. Y ese día ya está el lío armado, lo que me inquieta más es que últimamente me encuentro gente así en mi vida, mi jefe por ejemplo y me pregunto ¿qué te traten así no tiene nada que ver contigo, es de uno mismo el problema? Pero pienso ¿porqué? Gente que habla mal, que no tiene tacto, estoy en un momento sensible pero no por eso estoy equivocada o agrando las cosas. Será porque he presenciado malos tratos bastantes años en mi infancia y adolescencia, a veces pienso que esto me está diciendo espabila, quierete más, o no lo sé, pero de verdad necesito un respiro no quiero seguir dando con gente así…

    Un abrazo, gracias por tu labor!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/03/2020

      Hola Jess,
      Sí, esto muchas veces tiene que ver con lo que hemos vivido en nuestra infancia y adolescencia y lo que hemos asumido que es un trato normal. Por eso es tan importante separarse cuando hay hijos, para que ellos no aprendan lo mismo.
      Ese primer día en el que la otra persona hizo algo y dudaste de ti, es fundamental poner un límite. En cuanto lo dejas pasar una, dos o tres veces, entras en el enganche del que cada vez es más difícil salir. En tu caso fue positivo que esa persona tomara la decisión. Ahora te toca a ti aprender de lo que te está pasando, que efectivamente tiene que ver con que te quieras. Cuando tu autoestima esté fuerte ya no te encontrarás personas de ese tipo, porque ya habrás aprendido lo que necesitabas aprender.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  11. Elisa 27/03/2020

    Hola Vanessa, muchas gracias por tu post. Espero que tú y los tuyos estéis bien, y también quiero desearos mucha suerte.
    Hace poco le dije a una amiga que me había molestado que una vez en que la invité a mi casa, hubiese estado borde la primera hora porque yo no había hecho algo que ella quería. Y también le dije que una amiga suya normalmente me trataba mal cuando quedábamos en grupo y no parecía darse cuenta, ni ella ni nadie, así que había dejado de relacionarme con ellos. Me dijo que no se acordaba de su comportamiento y que si iba de guardárselas a la gente, se iban a alejar de mí. Le contesté correctamente pero enfadada, y me dijo: «ok». De su amiga no dijo nada.
    También corté el contacto con una amiga porque me di cuenta de que me mentía a menudo. Se disculpó cuando se lo dije, pero resumiendo mucho continuó haciendo ciertas cosas después, y además yo no puedo confiar en alguien que me miente o le dan igual los acuerdos que tenemos, y es porque no quiero.
    Me dio mucha pena terminar estas relaciones, sobre todo la primera porque ha durado diez años, aunque sólo mantenía el contacto yo (jaja), y mi segunda amiga era realmente muy maja, pero estoy depurando. Por supuesto nadie me debe nada excepto respeto; y no quiero mantener el contacto con nadie que me trate mal aunque «sólo» sea una vez y por un periodo determinado. Una cosa es rebotarse y disculparse UNA vez, y ya pondero lo que es esa persona, y si se repite pues digo adiós. Estoy muy cansada de la gente y es por no haber puesto límites. Ahora bien, para saber cómo es la gente hay que darle la oportunidad de que lo demuestre…
    También estoy en una situación en que la gente no me trata mal (¡sorpresa, no es lo normal!), y me valora, pero me doy cuenta de que esa persona no es lo que estoy buscando, o hay cosas que no me gustan de ella, con lo cual la amistad no es recíproca. Cuando me di cuenta me quedé muy chafada, pero es lo que tiene haber vivido sin saber lo que quería (objetivamente). Creo que simplemente mantendré un contacto mínimo, pero también tendré esto previo que he dicho en cuenta.
    ¡Ahora bien! Detecto en seguida estos patrones chungos que dices precisamente porque los he vivido muchas veces, o por haber vivido el maltrato lo reconozco en seguida. Y es que los puntos que dices pueden ocurrir con una «amiga», aunque no seáis pareja.
    Así mismo, leyendo el artículo no dejo de acordarme de mi madre, porque quien actúa mal soy yo. Así que todavía me queda mucho que trabajar.
    Un cordial saludo,
    Elisa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/03/2020

      Hola Elisa,
      Felicidades, estás haciendo un muy buen trabajo de reflexión y autoconocimiento. De eso se trata, de saber poner límites desde el respeto a ti misma y de no dejar que las experiencias previas condicionen tus nuevas relaciones. Y también de saber de qué tipo de personas quieres rodearte, para poder identificar quién encaja y quién no.
      Si has vivido situaciones de maltrato, e incluso sientes que puedes ser tú quien adopta ese rol con tu madre, puede ser necesario que hagas un proceso de autoconocimiento para poder resolver lo que te pasa y cambiar esa manera de relacionarte.
      Espero que tú también estés bien, muchas gracias por tus buenos deseos.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  12. Trinidad 28/03/2020

    Buenos días,
    Yo no me siento identificada pues nunca he tenido pareja. Pues el maltrato psicológico lo he recibido y lo estoy recibiendo de esos que llaman «familia». Ellos niegan cualquier autoría. He buscado ayuda, médicos, policía, y sin testigos nada. ¿Sabes alguna forma de pararles los pies ya que hablar ya no es la alternativa?
    Por favor escribe algún texto que sea referente a estos casos. Ya que algunas familias son verdaderamente como terroristas.
    Saludos
    Gracias

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/03/2020

      Hola Trinidad,
      Creo que la forma de parar los pies a quien traspasa nuestros límites, sea quien sea, siempre es la misma: poner límites y alejarte. Es decir, dejar de intentar que el otro cambie y cambiar tú, protegiéndote y decidiendo que no quieres eso para ti.
      ¿Para qué quieres más testigos si tú misma ya lo has sido? Puedes alejarte por ti, por amor a ti misma. Al menos en mi opinión no necesitas que nadie más sea testigo de nada si tú te sientes mal con ese trato.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  13. Mila 28/03/2020

    Hola Vanessa, completamente identificada con tu post, y eso que tengo la suerte después de 20 años casi, que he borrado muchas cosas de mi cerebro, porque no creía que era verdad lo que veía y escuchaba.
    Pero al no tener dinero, ajo y agua. Y realmente tengo miedo a su reacción.
    Pero en todo esto, tus posts son esperanza y me hacen pensar que igual no estoy equivocada. Que no estoy loca y que no me quiere como yo entiendo el amor.
    Mil gracias por todo, por estar allí.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/03/2020

      Hola Mila,
      Muchas gracias por compartir. Veinte años es mucho tiempo para que sigas pensando que estás equivocada. Y es el tiempo suficiente para buscar la manera de tener dinero y conseguirlo, si ese es el obstáculo que te impide irte. Si tienes miedo siempre habrá quien pueda protegerte. Si lo decides por ti y con todas tus fuerzas, encontrarás el camino de salida.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  14. Emilia 16/04/2020

    Hola Vanessa, gracias por toda la información! Queria preguntarte, yo he visto que mi pareja, quien es divorciada es extremadamente grosera, insultadora, maltratadora con la ex esposa (de quien se divorció por traición) hasta el día de hoy. Grita a sus hijas cuando no le hacen caso y a sus hermanas igual, alza la voz a su madre y aveces a su padre. Siento que su patrón es contra las mujeres y conmigo ha pasado lo mismo, me alza la voz, me dice que no lo moleste cuando pido ayuda en la casa; cuando saca implementos del refrigerador los deja tirados (a pesar de que yo siempre dejo todo ordenado) y finalmente no es capaz de agradecer cuando le preparo algo de comer. ¿Te suena a maltrato? Yo me quedo callada últimamente por el encierro y hago mi vida como si nada pasara pero cuando me pregunta porqué estoy distante y trato de hacerle entender mi punto, me dice que está harto de mí y que quiere que me vaya. Lo cual es imposible ahora, ya que estamos fuera de nuestro país solos.

    ¿Qué debo hacer? Quiero mantener mi paz pero voy a explotar si sigo tragándome todo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/04/2020

      Hola Emilia,
      Muchas gracias por compartir. Sí, sin ninguna duda me suena a maltrato todo lo que comentas, y lo más frecuente es que eso vaya a más y más. ¿Qué hacer? Por tu propio bien, por tu dignidad y tu autoestima, romper esa relación. No hay otra, este tipo de personas muy muy muy dificilmente cambian.
      Estoy segura de que hay opciones aunque estes sola con esta persona, que tienes a alguien que te ayude.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  15. Elisa 17/04/2020

    Hola Vanessa, muchas gracias por tu respuesta. Para mí el paso definitivo a mi transición a algo mejor empezó con Coaching to be, conseguí las herramientas que necesitaba. La verdad es que también me he puesto triste al leer tu respuesta, porque he entendido definitivamente que no estaba bien con esa gente. Me gustaría preguntarte qué piensas tú de las situaciones que te he descrito. Porque estas dos chicas me dieron muchas cosas buenas. Supongo que cuando se presentan estas situaciones raras, lo mejor es alejarse y ya está.
    También quería preguntarte ¿qué opinas de que alguien no te pregunte de vuelta “tú qué tal” cuando le preguntas tú? Yo lo considero un indicador de que a la otra persona no le interesas.
    En mi caso, creo que el hecho de tener pocos amigos ahora se debe, precisamente, a que ahora tengo más autoestima. Como no sabía qué quería, dejaba entrar a cualquiera y no cultivaba relaciones verdaderas, todas me sabían a poco o no a lo suficiente, y como no me respetaba… pues eso.
    Quiero confiar en que cuanto más me encuentre a mí misma, más mejorará ese tema. Ahora mismo, me es más difícil conocer gente, porque estoy en un periodo de transición -ya no estoy en la universidad y si todo va bien, este verano lo pasaré trabajando fuera-. En lugar de ver a ver qué cae, voy a ir a piñón fijo con cosas que tenía ganas de hacer -deporte, música-, seguro que así, como mínimo, estaré avanzando y descubriendo cosas. 🙂
    Por lo menos siento que estoy a salvo, que toda esa época de malos tratos, faltas de respeto y angustia se ha acabado.
    Muchas gracias y un abrazo,
    Elisa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/04/2020

      Hola Elisa,
      Me alegro muchísimo de que lo que lees en Coaching to Be te esté sirviendo tanto.
      Lo importante no es lo que pienso yo sobre las situaciones que has descrito, sino como te sientes tú en ellas, con esas personas. Y aprender a rodearte siempre de personas con las que te sientas bien y que puedes ser tú misma.
      Si alguien no te pregunta qué tal de vuelta, puede ser por un millón de motivos. No soy nada partidaria de etiquetar en este tipo de situaciones, ni de decir que siempre que alguien hace X significa Y (excepto en casos muy particulares de maltrato). Hay muchas posibilidades y, de nuevo, lo importante es cómo te sientes tú con eso y qué quieres hacer.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  16. Elisa 17/04/2020

    Hola de nuevo, Vanessa, también hay un tema que encuentro complicado y me gustaría preguntarte por tu opinión.
    Supongo que todos tenemos nuestras cosas, y para gustos colores, claro. A veces siento que sólo yo identifico a la gente muy negativa, y no entiendo por qué a los demás les da igual que lo sean; quizá porque no les afecta. También he conocido a gente muy simpática, en principio, pero he estado con ella en situaciones donde las he visto reírse abiertamente de gente con discapacidad mental, o más bien despreciar con burla a gente que mostraba ansiedad (incluso en ambientes donde se supone que lo que prima es el respeto). Aunque esta gente me haya tratado bien y también me haya hecho sentir bien, siento que este “detalle” no se puede pasar por alto.
    Lo que quiero decir es que esto es extrapolable a muchas personas, y me desanimo. No pienso que igual yo sea demasiado exigente, la verdad, sino que hay demasiada gente así. Puede sonar arrogante, pero para mí son mis normas. Y la cuestión es que son normas que en realidad cumple muy poca gente… Por eso me deprimo pensando que quizá llegue a estar muy sola. ¿Cómo voy a tener un círculo nutrido de amigos si tengo tan en cuenta estas cosas? Y al resto de la gente, ¿por qué le da igual que sus amigos traten mal a los demás? Yo pienso que los estándares correctos son los que se alinean con el respeto. Y más que nada, porque si alguien trata mal a los demás, pues es que me puede tratar mal también a mí.
    Por ejemplo, una novia que “consiente” que su novio se ensañe gritando a otras personas… ¿Es una cuestión de amor, de aceptar al otro tal como es, o más bien que para ella es lo normal?
    Una chica me contó cómo un amigo suyo había intentado humillar a otra persona por terceros en público. ¿No es eso grave? ¿Qué tipo de tolerancia es esa? Y pese a ello, el chico parecía muy amigo de esta chica…
    Pienso que hay algo que se me escapa en el hecho de que la gente acepte tantas cosas de los demás. ¿Qué opinas tú?
    Diría que esta gente no ha encontrado “la respuesta”, o más bien que la suya no es la misma que la mía…
    Muchas gracias y un saludo,
    Elisa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/04/2020

      Hola Elisa,
      De nuevo, lo importante no es el motivo por el que los demás son de una forma o se comportan de otra. Lo importante eres tú, que te conozcas y entiendas qué es lo que te limita y lo que te potencia en tus relaciones. Que a través de ese autoconocimiento sepas cómo quieres ser, cuáles son tus valores y con qué personas quieres relacionarte. Y que te sientas segura para distinguir cuándo se trata de aceptar al otro como es y cuándo de poner un límite a lo que no quieres para ti.
      En mi opinión, lo que nos pasa es un espejo de nosotros mismos, y solo desde la conciencia y el autoconocimiento podemos resolverlo para sentirnos bien, con uno mismo y en nuestras relaciones.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  17. isabel 01/06/2020

    Hola. ¿Qué tal esta situación que se vive? Quiero comentar mi caso, por si alguna cosa buena tendrías para decirme. Yo me fui de mi país obligada por la crisis. Y llegué donde un «amigo» que me ayudó bastante, no diré que no. Yo recién salía de una relación de años y este «amigo» decidió conquistarme, supongo que se vio en el derecho por la ayuda que me daba. No quiero hacer el cuento largo, mi ex novio me terminó odiando porque este «amigo» se encargó de ello y al cabo de unos cuantos meses hizo todo lo que describes aquí. Al día de hoy él extraña a su ex novia (aún cuando sé que tuvieron una relación tormentosa) y yo estoy compartiendo apartamento aún con él, ya que a 5 días de iniciar la cuarentena no pude salir de este país. Ha sido un gran sacrificio. Y me está resultando bastante difícil de llevar. Espero poder superar esto pronto y mudarme en cuanto esto termine. Lo aborrezco en todo el sentido de la palabra. Gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/06/2020

      Muchas gracias por compartir, Isabel. Espero que pronto puedas salir de esa situación y que te lleves un aprendizaje que te sirva para que no te vuelva a pasar. De todo podemos aprender, y eso es lo que te servirá siempre.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  18. Natalia 03/07/2020

    Hola, soy nueva aquí y este post ha sido 100% lo que me ha pasado, es la primera vez que encuentro algo y digo «si, es justamente esto lo que me ha pasado»… El proceso ha sido doloroso y me siento tan tonta porque me han manipulado de maneras tan increíbles que me siento mal por mi por haber sido tonta a pesar de que sabía que algo no andaba bien. Es una relación que intenté dejar hace un año por qué SIEMPRE pasaba por situaciones como la que mencionaré más adelante, pero aún estaba con el siendo «amigos» pero hacíamos todo como si aún fuéramos pareja, idea que él incitaba y yo con dudas aceptaba… Y así continuamos haciendo cosas sin compromiso, porque solo éramos «amigos», tal vez si solo hubiera sido tener una relación de amigos liberal no hubiera estado tan mal siempre y cuando nos lleváramos bien (aunque tampoco creo que una relación así sea sana). Peeeero no, peleábamos mucho, él me regañaba por todo, me decía que yo no sabía nada, que era inmadura, y que solo decía estupideces. El era grosero conmigo y no tenía nada de empatía… Habían cosas en las que él era bueno conmigo como un buen amigo, pero cuando sacaba su lado malo me confundía. Fue hace UN PAR DE SEMANAS que se enojó conmigo porque yo le dije que ya no tenía tantas ganas de seguir con esto y el me dijo «ya hemos hablado de esto y ya te dije que está bien, ¿por qué volves a repetirme lo mismo?» y yo le dije «porque siento que te lo digo pero vos seguís siendo un poco insistente» y eso le molestó mucho y me empezó a regañar, se enojó, me dijo groserías, me dijo que era una inmadura, me decía que yo tenía que disculparme y le dije que lo sentía, pero que aún asi había cosas que no me gustaban, entonces se empezó a enojar más porque según él «cuando uno se disculpa no tengo que destacar sus errores también». Entonces siguió regañandome diciendo que yo no pensaba las cosas, que ni sé disculparme, que tengo que madurar, que así no voy a ser buena en la vida, que un niño piensa mejor que yo, que soy necia, majadera, terca, que cada día soy peor persona, y que él siempre soporta mis majaderías. Que ni siquiera porque no somos novios dejo de fastidiar, y que no se puede tener una relación sana conmigo, que él trata de ser mi amigo y ser buenos ex que se llevan bien pero yo no colaboro, solo empeoro las cosas… Y se fastidio mucho y me dijo que si quería que las cosas terminaran mal, a lo que yo no supe responder y entré en shock porque ya estaba súper bombardeada por todos esos minutos de regaños, y me puse a llorar y a reír a la vez, pensando en lo absurda que era la situacion y porque tenía que pasar por esto, y me decía «habla!, ¿querés que terminemos mal?, ¿te da risa esto?». Y yo ni podía hablar no sabía ni que decir, entonces me dice «andate, ya me tenés harto, hoy es el último día que te vuelvo a hablar en toda la vida, sos necia, sos inmadura», me abrió la puerta y me echó… Yo intenté decirle algo antes de irme pero él solo me interrumpía y no me dejaba hablar, entonces me fui.

    Me siento mal porque no entiendo cómo alguien puede ser así de cruel… Me siento tonta, sin autoestima, herida, dolida y confundida. Y lo peor es que situaciones como esas me han pasado varias veces, pero siempre él me busca y yo lo vuelvo a recibir o yo lo busco y él me vuelve a «perdonar» por mis errores y me recibe otra vez.

    Estoy cansada, quiero que esto termine y que no me vuelva a buscar, porque tengo miedo de estúpidamente darle otra oportunidad. Yo siempre quise ayudarlo y ser buena para él, pero siempre termino herida de alguna forma.

    Quisiera que me recomendaras algún otro post dónde me ayudes a comprender también sobre que piensan esta clase de personas, su psicología no la comprendo, y quiero saber quiénes son ellos. Gracias, espero aprender más con usted, muchas gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 03/07/2020

      Hola Natalia,
      Si hubieras sabido hacerlo mejor lo hubieras hecho, ¿a que sí? Todos lo vamos haciendo lo mejor que sabemos, y no sirve de nada mirar atrás y pensar en lo que habrías hecho diferente. Ahora se trata de recuperar tu autoestima y decidir lo que ya NO quieres para ti. Los comportamientos que cuentas de esta persona son maltrato y faltas de respeto, pero no depende de ti que alguien te trate bien, lo único que depende de ti es respetarte y largarte de donde no te están tratando bien. Yo te animaría a que bloquearas su contacto de todas partes e hicieras todo lo posible por que no pueda volver a acercarse a ti.
      Y más que profundizar en entenderle a él, te diría que profundices en quererte a ti. En el post, en la categoría de autoestima y en la de relaciones, encontrarás muchos post que te servirán para comprender por qué te ha pasado lo que te ha pasado, aprender a valorarte y a respetarte, y cambiar lo que necesites para que no se vuelvan a repetir situaciones como ésta.
      Me alegro mucho de que te hayas sentido identificada, hay muchas personas que pasan por situaciones parecidas, no estás sola.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  19. Natalia Cortéz 03/07/2020

    Gracias de todo corazón

    Responder
  20. Victoria 14/07/2020

    Me fue muy útil esta publicación. Me separé de mi pareja hace 10 días. Estuvimos 5 años juntos y un año de convivencia. Él (que me había presionado hace un año atrás para que me mudara con él porque necesitaba compartir gastos) ahora me echó y dice que necesita estar solo para poder mejorar su vida (dice que se siente invadido porque él estaba acostumbrado a vivir solo cuando antes me rogaba y me presionaba para que fuera) y que de acá a un tiempo vemos. Le dije que no, que si yo me iba, ya estaba. No es la primera vez en 5 años de relación que siempre decide él cuando cortar y cuando volver a empezar. Me manipula diciénodme que entonces no lo amo tanto si no quiero volver con él de acá a un tiempo.
    En estos días me di cuenta que no estoy tan mal sin él. El último tiempo lo pasé re mal, de todo se enoja, se irritaba, hasta me daba miedo hacer un ruido a la noche o destaparlo. Antes de que me fuera me dijo cosas muy hirientes y cuando yo lloraba diciéndole que me hacía mal me decía siempre que yo exagero. Además no tenía economía estable y yo tenía que mantener casi todo. Me estaba fundiendo y sin poder progresar en lo personal. La cuarentena y el encierro empeoró todo aún más.
    Me siento muy identificada con muchas cosas del artículo. Como tener que dejar de ser simpática con la gente porque a él le molestaba, muchas veces me guardaba mi opinión. He llegado a proponerme «no me voy a quejar de que se levante al mediodía y no trabaje porque sé que le altera», «voy a cambiarme en la oscuridad para no prenderle la luz y que se moleste». Y la frase «Que un día es encantador y al día siguiente es cruel y agresivo.» Me pasaba siempre. Siempre lo perdonaba porque después mostraba un lado tierno cuando se le pasaba.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/07/2020

      Qué bien, Victoria. Me alegro de que el post te haya servido y de que te des cuenta de que estás mejor sin esa persona. Siempre es así, siempre estamos mejor, pero normalmente hace falta más tiempo para darse cuenta, porque el enganche emocional engaña mucho, así que felicidades por tus avances.
      Vivir con miedo a la reacción del otro es una de las características de estas relaciones de maltrato psicológico. Estar siempre alerta, como pendiente de dónde va a explotar, mientras te vas olvidando de ti misma…
      Ahora cuídate y mímate mucho, y comprende qué ha pasado y dónde están tus límites, para que no te vuelva a pasar.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!