Cuando no eres feliz con tu pareja (pero sigues ahí)

Feliz con tu pareja - hombre y mujer

¿Sientes que no eres feliz con tu pareja? ¿Qué hace tiempo que no estás bien a su lado o que (si lleváis poco) no terminas de sentirte bien con esa persona?

Cada vez me contactan más mujeres por esto: tienen la sensación de que no son felices en su relación de pareja, pero tampoco son capaces de dejarle.

La mayoría, en la primera sesión, me cuentan que unas veces están bien y otras veces no. Que hay momentos en los que tienen claro que eso no tiene solución, porque no les gusta cómo es su pareja, porque no las trata bien o porque saben que eso ya no es amor, y otros momentos en los que creen que se arreglará…

En definitiva, que no son felices con su pareja y qué quieren dejar de sentirse así, pero no saben qué hacer.

Hace dos semanas escribí un post contando por qué en una relación de pareja es FUNDAMENTAL que aceptes al otro tal y como es. Y que si no le aceptas como es, te vayas. Porque si hay algo que para ti es imprescindible que cambie, esa relación nunca va a funcionar.

A raíz de ese post me han escrito muchísimas personas para contarme su caso y pedirme consejo. Como han sido tantísimas personas las que tenían las mismas dudas, he decidido escribir este nuevo post sobre qué es lo que de verdad está pasando cuando no eres feliz con tu pareja pero sigues ahí.

Aquí tienes algunos de los testimonios que he recibido, los que más se repetían:

Me he sentido muy identificada con el post. Eso es lo que me pasa a mí, que no me gusta cómo es mi pareja pero soy incapaz de dejarle. Hay días en los que me doy cuenta de que no estamos bien y me siento fatal, y otros días que pienso que esto puede cambiar, que podemos volver a estar como antes. ¿Qué me recomiendas?”.

Mi respuesta: ¿Crees que si una relación de pareja funciona puede haber días en los que no te sientas bien con esa persona o pienses en dejarle? La respuesta es un rotundo NO. Cuando una relación funciona no hay días en los que estás mal ni en los que te planteas que eso se acabe.

Sé que tengo que aceptarle como es, y cada día me esfuerzo por hacerlo, pero soy incapaz. No me gusta que sea tan pasivo. No tiene proyectos, no tiene interés en crecer, es muy conformista. Y yo no soy así, yo me muevo, quiero avanzar, viajar, hacer cosas… Y tengo la sensación de que tengo que ir tirando de él todo el rato. ¿Qué es lo que me pasa?”.

Mi respuesta: Para que una relación funcione no es necesario que tengáis los mismos hobbies, pero sí que compartáis la mayoría de vuestros valores. Y nuestros valores se reflejan en cómo vivimos y a qué le damos prioridad cada día. Si una persona es muy pasiva y no tiene proyectos ni objetivos y la otra es muy activa y quiere crecer y avanzar, debajo hay un conflicto de valores.

Lo que me ocurre a mí no es exactamente eso que dices en el post. Yo sí le acepto como es. Cuando quiero que cambie no es por mí, es por él, porque no se da cuenta de que lo que le pasa. Los problemas que tiene con la gente son por cómo es él. Entonces no es por mí, a mí me afecta, pero lo hago por él, ¿eso también es querer cambiarle?”.

Mi respuesta: Sí, lo es. Da igual si quieres que cambie por ti o por él. Lo que importa es que quieres que cambie, que no te gusta cómo es. Y la única persona que tiene el poder para cambiar es uno mismo. Si él no tiene la necesidad de cambiar eso, no sirve de nada que tú creas que le iría mejor si fuera de otra forma.

Solo hay un motivo: dependencia emocional

En cualquiera de estos casos, siempre que hay días en los que te das cuenta de que no estás bien con tu pareja, que tienes que esforzarte por aceptarle como es o que quieres que cambie algo porque no te gusta que sea así, pero no te vas de la relación, lo que en realidad está pasando es que tienes dependencia emocional.

¿Qué es la dependencia emocional? Pues la incapacidad de dejar una relación en la que, por el motivo que sea, hay momentos en los que no me siento bien y no soy feliz.

Como te decía, es algo que trabajo muy a menudo en mis programas de Coaching, porque la dependencia emocional tiene mucho que ver con la autoestima.

Si ya no quiero a alguien o siento que esa persona ya no me quiere…

Si siento que no me trata bien, que no es mi amigo, que no me cuida, ni me apoya, ni me siento importante para él…

Si me doy cuenta de que no me gusta cómo es, que no tenemos los mismos valores y que es imprescindible para mí que cambie algo…

Siempre que se da alguna de estas situaciones, pero no me voy, lo que tengo es dependencia emocional. Y lo que me está impidiendo irme es una falta de autoestima. Porque si me quiero y me valoro, quiero lo mejor para mí. Y si no es eso lo que obtengo, me voy.

Por ejemplo, recuerdo a una Coachee a la que sí que le gustaba cómo era su pareja. En todo, excepto en una cosa. “Me trata muy bien, me cuida y me siento muy bien a su lado, pero es verdad que hay algo que echo en falta desde hace mucho y que para mí sí es imprescindible: la pasión. Cuando estoy con él es como si estuviera con mi mejor amigo, y yo creo que la pareja debe ser algo más”.

Este era un caso de dependencia emocional en el que los valores coincidían y sólo había una carencia. El problema es que eso que faltaba era imprescindible para ella. Por eso cuando trabajamos su autoestima se atrevió a soltar a esa pareja y buscar a alguien con quien ya no tuviera esa carencia.

Otro ejemplo: una coachee con la que llevo un mes trabajando. Sale con un chico desde hace dos años. El tiene pavor al compromiso y ella necesita que la relación avance. Así que habían entrado en una especie de tira y afloja en el que ella intentaba que él se comprometiera más y él se resistía. Llevamos pocas sesiones pero ella ya se ha dado cuenta de que si el compromiso es un valor importante para ella, y donde está no lo recibe, tendrá que irse.

La clave para seguir aguantando

¿Qué es lo que hay en común en todos estos ejemplos?

En primer lugar, estar en una relación en la que no te sientes del todo bien.

En segundo lugar, esfuerzo porque la relación funcione o porque el otro cambie (en vez de aceptar que no funciona o que esa persona es como es).

¿Y cómo se sostiene todo esto? Con autoengaño. Engañándote a ti misma y diciéndote que eso va a cambiar, que no estáis tan mal, que hay muchas parejas así, que podéis ir tirando…

Porque si no te engañaras tendrías que dejar la relación. Y como no quieres dejarla (por miedo, principalmente) inconscientemente necesitas engañarte para poder seguir ahí.

Sé de lo que hablo. Tuve dos relaciones con dependencia emocional, y también por eso, porque lo superé y aprendí de ello para que no me volviera a pasar, después me formé en dependencia emocional y es uno de los problemas que más trabajo en mis programas de Coaching.

Y siempre que hay dependencia emocional hay autoengaño.

Te engañas diciéndote que tu caso es diferente, que tu pareja es la excepción, que los que no están bien son los demás.

Te engañas cuando le das más importancia a lo que esa persona te dice que a lo que hace y a cómo te hace sentir con lo que hace. Si te dice que te quiere y que eres la mujer de su vida, pero al día siguiente vuelve a hacer eso que tanto daño te hace y tantas veces le has pedido que no haga, ¡tendrías que olvidarte de lo que te dijo! Lo importante son los hechos, no las palabras.

Te engañas cuando piensas “bueno, es verdad que esto no me gusta, pero tiene muchas cosas buenas” y a los dos días estás otra vez quejándote y sintiéndote mal por lo mismo, ¡porque no reconoces que eso que no te gusta es importante para ti!

Por ejemplo, recuerdo a una coachee con la que trabajé hace tiempo que me decía: “A mi pareja le molesta mucho que a veces tarde en tomar una decisión o que piense una cosa y después no la haga. Se pone muy nervioso, se enfada y a veces hasta me grita. Yo lo paso muy mal y me gustaría que dejara de afectarme que él sea así”.

¿Cuál era aquí el autoengaño? En vez de aceptar que se sentía mal con ese trato por parte de su pareja, lo que quería era esforzarse para conseguir que eso no le afectara. ¿Cómo anulas lo que sientes cuando alguien te trata mal? ¿En serio que el amor consiste en esforzarte para aceptar algo que no te hace sentir bien? No, el amor no es nada de esto. Y nunca te vas a sentir bien con alguien cuya forma de ser no te guste o que no comparta tus valores.

Te engañas cuando piensas que se va a arreglar. Llevas tiempo triste, amargada, sin energía, sin ilusión, tirando del otro, poniendo todo de tu parte, obsesionada con que eso funcione, tan perdida de ti misma que ya no te reconoces… Cada caso es diferente, pero si llevas mucho sintiéndote mal y sigues pensando que eso se va a arreglar, sin duda te estás engañando.

Te engañas cuando te dices que el amor es eso, estar a ratos mal y a ratos bien. Que siempre va a haber algo malo, que no hay parejas perfectas y que todas tienen sus “cosillas”.

Las personas hemos construido una imagen del amor y de la pareja por lo que hemos visto de pequeños, en especial de nuestros padres. Ahí está la raíz de la mayoría de los casos de dependencia emocional. Porque si viste una relación tóxica y aprendiste que el amor era eso, eso mismo será lo que SI o SI termines encontrándote en tus relaciones. Y, mientras sigas creyendo que el amor es eso que tienes ahí delante, seguirás sin irte.

Por ejemplo, una niña que creció viendo a sus padres quejarse, enfadados, discutiendo, echándose las culpas el uno al otro por todo… De adulta puede encontrarse en una relación en la que también haya enfados recurrentes, cosas que no le gustan del otro, que no entiende que él sea así, que necesita explicarle cosas que para ella son «de cajón» para que las cambie… Pero como cree que el amor es eso, porque eso es lo que vio de pequeña, seguirá luchando en esa relación.

(Que por supuesto que en una pareja no todo es perfecto, pero cuando una relación es sana y una pareja funciona, los dos lo sienten así. Se sienten bien al lado del otro y no tienen ninguna duda de ello).

Te engañas cuando te dices que si no te vas es por los hijos. Cuando tienes un enganche en una relación te agarras a cualquier cosa con tal de no irte. Y lo de los hijos es una de las excusas más comunes y socialmente aceptadas, cuando la verdad es que, si hay hijos, la urgencia de irte tendría que ser aún mayor. ¿Por qué? Por lo que te he explicado, porque ellos aprenderán que el amor es lo que están viendo, y reproducirán ese mismo tipo de relación cuando sean adultos. Por eso es mucho mejor que vean a dos padres separados y en paz, a que vean a dos padres juntos y amargados.

Si tus hijos cuando sean mayores están en una relación de pareja en la que no están bien ¿te gustaría que siguieran ahí perdiendo el tiempo, sufriendo y pasándolo mal? ¿O te gustaría que tomaran la decisión de romper esa relación para estar bien?

Te engañas cuando no lo dejas por miedo, por si te arrepientes, por si no conoces a nadie más, por no quedarte sola, por no hacerle daño al otro, o por lo que sea que te estés contando si no estás bien en una relación pero sigues ahí, diciéndote que no estáis tan mal, que esto tiene solución y que el otro va a cambiar.

Como te decía, sé bien de lo que hablo, porque lo trabajo con personas que quieren salir de la dependencia emocional, y porque lo he vivido yo misma.

Diez señales muy claras de que hay dependencia emocional

Según Silvia Congost, experta en dependencia emocional y con quien me formé en esto, son más las parejas que tienen una relación de enganche que las que no. Y estoy de acuerdo.

¿Cuáles son las señales que indican que, sin ninguna duda, hay dependencia emocional en una relación?

1.Cuando no estás bien con esa persona, porque no te sientes apoyada o importante, porque ya no sientes que te quiera, pero tienes miedo a separarte. Quieres romper, pero no te sientes capaz de hacerlo.

2.Cuando al lado de esa persona sientes que no estás siendo tú, que no puedes relajarte ni ser auténtica. Estás triste, apagada, como dormida, como viendo la vida pasar, desconectada y sin energía. Has cambiado tanto que no te reconoces. Pero piensas en separarte y lo pasas mal.

3.Cuando sabes y te reconoces que lo que te aporta esa persona no es lo que tú quieres, que te estás conformando con menos de lo que te gustaría, que esperas mucho más de una relación de pareja. Pero no te vas.

4.Cuando tienes la sensación de que a su lado estás perdiendo el tiempo, de que no haces lo que querrías hacer, de que te estás perdiendo la vida, de que te estás perdiendo a ti misma. Pero no lo dejas.

5.Cuando un día estás bien y tienes claro que quieres seguir ahí y otro día estás mal y tienes claro que te quieres ir. Cuando hay dudas, SIEMPRE es que no.

6.Cuando estás en una de esas relaciones intermitentes de «hoy sí y mañana no». Un día coges fuerzas y lo dejas, y al día siguiente te justificas y te dices que no, que no puedes estar sin él, que esto tiene solución. Y lo dejáis y volvéis una y otra vez.

7.Cuando sabes que no te gusta cómo es esa persona, que no le aceptas como es y que para ti es imprescindible que cambie eso que no te gusta. Porque no te sientes bien a su lado, porque no te gusta cómo te trata o cómo trata a los demás. Pero, aun así, no te vas.

8.Cuando te frustras porque tienes la sensación de que por más que haces no consigues que funcione. Se te pasan las horas pensando en qué hacer para que vaya mejor, para que os entendáis, pero no lo logras. Y sientes que sólo tú te esfuerzas, que eres la única luchando por la relación, que la otra persona no se implica como tú. Y piensas que tendría que ser mucho más fácil, que no puede ser tan complicado. Pero no te vas.

9.Cuando estás siempre esperando a que el otro cambie, a que vuelva a ser como era, a que se le pase esa mala racha, a que todo vuelva a funcionar como antes o a que se convierta en la persona que tú quieres que sea.

10.Cuando te da pánico imaginarte sola, sin esa persona a tu lado. Cuando sientes que te quedas sin aire solo de pensarlo. Y sigues ahí porque mejor mal acompañada que sola.

La dependencia emocional es muy frecuente y MUY dolorosa. Se sufre mucho. Y la única manera de dejar de sufrir es salir de esa relación. Pero para eso lo primero es darte cuenta de lo que te está pasando, identificarlo. Así que si conoces a alguien que esté en una situación parecida, te pido que por favor le compartas este post.

¿Qué me dices? ¿Te has sentido identificada con lo que has leído? ¿Crees que alguna vez has tenido una relación de dependencia emocional? Me gustaría mucho que lo compartieras conmigo en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

50 comentarios

50 comentarios
  1. María José 12/03/2020

    Muy interesante este documento que nos has enviado. Pero no solo existe la dependencia emocional cuando no se deja a la pareja aunque sabes que no funciona. Existe otra importante La dependencia económica. Esta es fundamental. Cuando una mujer ha estado demasiado tiempo fuera del mercado laboral y además no tiene la formación suficiente para trabajar en un empleo que pueda mantenerla y mantener su casa e hijos, a veces esa mujer renuncia al amor. Si no hay malos tratos psicológicos y físicos. Solo la indiferencia, la falta de pasión o de amor. En general, se traga con esto.

    Responder
    • Estrella 13/03/2020

      Hola María José, yo querría animarte pues a mí me pasó algo parecido. Tardé varios años en decidirme del todo. Le dije a mi ex en tres ocasiones que quería separarme y siempre me convencía, hasta que por fin me armé de valor. Llevaba fuera del mercado laboral 12 años, cuidando a mis hijos, pero sabía que, por ellos, tenía que hacerlo. Si te lo propones, encontrarás un trabajo con el que, junto a lo que te tiene que dar su padre para ayudar a mantenerlos, podrás avanzar.
      Confía en ti y lo conseguirás como yo lo he hecho. Mis hijos son ahora unos chicos estupendos y felices que también quieren a su padre.
      Anímate y serás feliz.
      Un abrazo

      Responder
      • Vanessa Carreño Andrés 13/03/2020

        Muchas gracias por compartir tu testimonio, Estrella. Es un maravilloso ejemplo que le servirá a Maria José y a muchas otras personas. Felicidades por tu valentía y por conectar con el amor a ti misma.
        Un abrazo grande,
        Vanessa

        Responder
        • Maru 26/08/2020

          A veces el miedo a la soledad, envejecer sola, o a conseguir algo peor o a no poder sobrellevar la carga de los hijos y la casa, o simplemente para evitar problemas y si no hay una justificación visible. En mi caso no hay agresiones físicas, ni verbales, ante los demás es un buen hombre, y sí, lo es pero ya yo no me siento atraída, me aburre, no lo admiro y creo que desde que lo vi tan conformista se acabó de a poco lo que sentía, tan flojeado, tan mediocre… pero sigo tragando… no sé hasta cuando… mientras sumida en la tristeza creyendo que es mejor no romper el hogar a mis hijas… triste.

          Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/03/2020

      Hola Maria José,
      Sí, existen casos en los que hay una dependencia económica. Lo importante es ser consciente de lo que nos pasa, de por qué estamos ahí, y desde ahí hacernos responsables de nosotros mismos. Creo que siempre hay opciones, personas que pueden ayudarnos. Pero por supuesto no es la misma urgencia cuando hay un maltrato físico o psicológico que cuando no lo hay. Y sea lo que sea lo que decidamos, que seamos conscientes de la situación es lo más importante.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Diana 12/03/2020

    ¿En todos los casos la única solución es dejar la relación? ¿No hay soluciones intermedias como buscar ayudar profesional o hacerle ver a tu pareja que tienes dependencia hacia el?

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/03/2020

      Hola Diana,
      Cuando hay una relación de dependencia emocional esa relación no va a funcionar nunca. ¿Por qué? Pues porque si lo que te mantiene en esa relación es la dependencia, pero no hay amor, no te sientes bien con esa persona, no te aporta lo que necesitas, no te gusta como es, o cualquiera de las otras señales que indico en el post, la relación no tiene solución. Podemos engañarnos más o menos tiempo, y cada persona necesita un tiempo para ser consciente de lo que le ocurre, pero el resultado al final siempre será el mismo: o liberarte dejando la relación o seguir insatisfecha y amargada en ella.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Maru 26/08/2020

        En mi caso lo enfrenté y le dije lo que pensaba acerca de él y lo decepcionada que estaba, no fue fácil, pero lo hice y resultó peor, pues aparentemente aceptó y dijo que buscaría la manera de mejorar pero realmente se volvió un amargado al que mi presencia y todo lo que yo decía le molestaba. Me ignoraba incluso en la cama, busqué ayuda en terapia solo un par de veces por el costo y la terapeuta me indicó que lo había minimizado como hombre, que me pusiera en su lugar… y terminé llorando y suplicándole perdón por aquella conversación y aquí sigo sintiendo un vacío inmenso y muchas ganas de salir corriendo a otra realidad, pero lo suprimo y pienso en el hogar pero no sé hasta cuando lo pueda soportar..

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 28/08/2020

          Muchas gracias por compartir, Maru. Muchas veces el miedo puede más que el amor a nosotras mismas, a nuestros hijos y al otro. Porque cuando alguien no está bien en una relación, cuando ninguna de las dos personas están bien, no se hacen ningún favor permaneciendo juntas. Están eligiendo amargarse la vida, o no vivirla. Y los hijos estás aprendiendo un modelo de pareja que no les servirá en un futuro para construir su propia relación.
          Pero nada será antes ni después. Cada uno ha de dar sus pasos y encontrar su camino, desde la confianza en ti y el amor a la vida.
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
      • Elizabet 29/08/2020

        Estoy en una relación y me identifico con la mayoría de los puntos. A pesar de no tener hijos no me separo porque económicamente no me da para pagar un alquiler y vivir y me da miedo la soledad. Y más pensando q no tengo hijos…

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 15/09/2020

          Hola Elizabet,
          En mi opinión una autoestima sana pasa por saber que te tienes a ti misma, y que desde ahí nunca estarás sola. Una vez que llegas a eso ya es más fácil elegir dónde quieres quedarte y dónde no. Y cuando eliges encuentras el camino y la manera de salir adelante. No digo que sea fácil, pero sí que es posible :-).
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
  3. Pilar 12/03/2020

    Grandioso post Vanessa! Enhorabuena porque todo lo que dices es cierto y me ayuda a ser más consciente.
    Hace casi 2 meses conocí a un hombre que al principio parecía “perfecto”, en comparación con lo que yo había conocido anteriormente.
    Era centrado, culto, sabía lo que quería, había comunicación, sentido del humor. Pero la falta de detalles y pasión, me han hecho desinflarme. Además él me saca 13 años y es verdad que esto desde el principio me echó para atrás pues físicamente aparenta muchos más años y parece mi abuelo. Me siento como con un buen amigo. Cero detalles de conquista. Todo a partes iguales. Nunca me invitó a nada o tuvo un detalle en día meses.
    En mi opinión la generosidad acaba generando resentimiento si no hay nada de vuelta y creo que si aún no le he dejado es,como bien dices, porque mi autoestima está bastante débil, aunque sé que algo me falta: esa chispa e ilusión que debe sentirse en los comienzos y que brilla por su ausencia.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/03/2020

      Hola Pilar,
      Si esa falta de detalles y de pasión es imprescindible para ti, y ni siquiera está al principio, que es cuando «más perfecto» es todo en una relación, te animo a que cojas fuerzas y dejes a esa persona lo antes posible. Porque si das pero sientes que no recibes, esa carencia cada vez irá a más, y si el enganche es cada vez mayor, cuanto más tiempo pase más te costará irte. Si lo necesitas pide ayuda, eso también te servirá para mejorar tu autoestima y aprender de lo que te ha pasado.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  4. Mila 14/03/2020

    Hola Vanessa,
    Tienes razón en todo lo que pones y me identifico con Mª José.
    Pensaba que me casaba con el hombre más bueno del mundo, y cuando nació mi hijo al tener un problema de salud tenía que coger excedencia. Al final perdí el trabajo.
    Trata mal en ocasiones a sus hijos y a mí, pero al no trabajar y no poder mantenerlos no puedo hacer nada.
    Si necesito ropa me la compra mi madre… y así todo.
    Así que no es tan fácil romper algo aunque sea lo que te permitiría vivir en paz y feliz.
    Pero me gusta mucho el post como todo lo que escribes.
    Muchas gracias por estar allí.
    Un abrazo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 16/03/2020

      Hola Mila,
      Muchas gracias por compartir tu situación. Entiendo que haya sido muy duro, y estoy de acuerdo en que hay situaciones en las que no es tan fácil romper. Pero siempre es posible. La diferencia es que si crees que es difícil te resignarás, darás por hecho que ésta es la vida que te corresponde, y no harás nada por buscar salidas. En cambio, si crees que es difícil pero que es posible, estarás atenta a las oportunidades, moviéndote y haciendo algo por ti misma y por tus hijos. Y esto marca una gran diferencia.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  5. Gen 26/05/2020

    Hola a todas chicas, a mi me esta pasando algo bastante grave, me casé con mi pareja aceptando que tenía disfunción eréctil la condición seria que se vería en el médico lo antes posible y lo trataría. Han pasado ya cuatro años y el mes de diciembre del año 2019 es que ha ido al médico después de yo haberlo pedido varias veces. Decidió ir en este mes porque le dije que si no lo hacía tal vez yo podía serle infiel, justo en este tiempo yo iba a un lugar de reuniones donde se conoce gente nueva, me gusta socializar. Esa vez alguien se fijo en mi despues de 4 años, alguien me miró y, lo peor, fue a por mi, solo se me acercó me dejo su teléfono me guiñó el ojo y se fue, yo sentí mil ojos encima, era como si ese papel que me dio con su teléfono era el pecado más grande del mundo… yo no sabía que hacer decía ¿tiro el papel? ¿Guardo su número? ¿Que hago? Pero ni siquiera me gusta… estoy casada … mil cosas pasaban por mi cabeza, después de 5 días decidí escribirle y lo que ha pasado creo que no es necesario contarlo basta con decir que me he sentido viva otra vez con esta persona…

    En cuanto a mi pareja, leyendo este post, pues tengo dependencia emocional, le quiero pero no le amo, hay días que no soy feliz pero digo no pasa nada puedo sacrificarme sexualmente, da igual, otros días estoy bien, otros mal, un día pienso que debo terminar que la relación no tiene futuro, otro día digo sigue intentándolo es un hombre muy bueno, no encontrarás otro igual, otro día me molesta su actitud con la vida es muy negativo y siempre dice que ha tenido mala suerte que solo conmigo no porque yo soy lo mejor que le ha pasado en la vida, siento que he cambiado mi manera de ser, soy lo que el quiere que yo sea, y casi me hace estudiar lo que el quiere, osea diciendo que quiere lo mejor para mi, es como si fuera un padre, a veces actúa así, lo que realmente me hace más infeliz es mi insatisfacción sexual y el no poder ser yo misma libremente sin pensar en el que no le gusta que yo haga algo o no, me siento atrapada y siento que no puedo terminarlo porque el sufriría mucho y ya lo he intentado y se molesta y eso me hace echarme para atrás y al día siguiente pienso en que quiero sexo con otro o que quiero una vida sin él, o que me quiero quedar sola antes que estar con él y así estoy… ayuda…

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/05/2020

      Hola Gen,
      Está bien que el sexo sea algo importante en una relación de pareja y que quieras tener una relación en la que funcione. La primera que ha de ocuparse de ti eres tú. Cada uno ha de ocuparse de hacerse feliz a sí mismo. Tu pareja de él y tú de ti. Tú no eres responsable de nadie más que de ti misma. Y en mi opinión todas esas dudas te indican que no estás bien en esa relación, que te falta algo que es imprescindible para ti. Yo te animaría a que trabajes la autoestima y el amor a ti misma para que te sientas libre de decidir por ti. El también podrá crecer y andar su camino para ser feliz… Pero eso sólo puede darse si uno de los dos se atreve a soltar.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. Vero 29/05/2020

    Hola Vanessa, vivo a 600 km. de mi familia, lo dejé todo por él (cosa de la que no me arrepiento porque aparte mejoré mi economía y me gusta donde vivo) pero desde que me mudé no tenemos relaciones sexuales a penas. Es algo que a mí me frustra porque me hace sentir que ya no le intereso, que no me quiere y no me siento atractiva. A esto se le añade que discutimos mucho porque somos diferentes en muchos aspectos, no tenemos los mismos valores y en las conversaciones que tenemos no siento esa sintonia, no me siento escuchada, pero me da pánico dejarlo, me pregunto si quizás soy demasiado exigente, si me arrepentiría de dejarlo porque tiene muchas cosas que siempre he querido de un hombre y si puedo vivir con ello ya que cuando estamos bien somos muy felices… A veces siento que el problema lo tengo yo y me veo incapaz de empezar de nuevo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 01/06/2020

      Hola Vero,
      Si eso que te falta es imprescindible para ti en una relación, entonces ésta nunca va a funcionar. Y da igual que seas demasiado exigente o poco exigente, ¿qué importa eso? ¿Qué tiene de malo ser exigente con lo que deseas para ti? En mi opinión es señal de que te quieres y quieres lo mejor para ti.
      Cuando hay algo que te falta también suele haber algo que tienes, y a lo que te aferras para no irte de ahí. Es una de las mentiras que conté en este post. Otra es la de que el problema lo tienes tú. Son clásicos del autoengaño, ya sea provocado por la manipulación de la otra parte o no.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  7. Marcela 25/06/2020

    Vanessa,
    Estuve en una relacion de 5 años con mi pareja, el siempre me apoyaba en todo, eramos felices cuando estamos juntos, pero habia algo que siempre me hacia sentirme triste y era que el no queria comprometerse, sus planes de vida son diferentes a los mios, yo pensaba que despues de todo ese tiempo juntos podiamos pensar en vivir juntos y seguir creando sueños y planes a futuros juntos, pero eso no era lo que él queria y por eso despues de pensarlo mucho tiempo decidi terminar la relacion, te confieso que fue una decision muy dificil, y aun lo extraño pero sé que en el fondo tome la decision correcta aunque lo extrañe y tenga que pasar tiempo para dejar de quererlo y extrañarlo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/06/2020

      Muchas gracias por compartir, Marcela. Si el compromiso es importante para ti es lógico que no te sintieras bien en la relación. Y también que fuera una decisión difícil si en otros aspectos la relación funcionaba. Date permiso para hacer ese duelo al ritmo que necesites, pasará. Y recuerda que lo has hecho por amor a ti misma y porque eres consciente de lo que quieres y de lo que no quieres.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Yulieth Bustamante 31/07/2020

    Yo pienso que también a veces es algo peor, a veces la dependencia es con todas las personas, no sólo con la pareja, el miedo a quedarte sola porque no tenes amigos te aterroriza también, ya que la pareja es como tu amigo igual, es como vivir en una cárcel, estar con alguien al que ya no queres y dejaste de querer por rencores del pasado que poco a poco hicieron que el amor se fuera pero ahí seguís, ya sin amor, sólo con costumbre y monotonía, ya solo lo ves como alguien como de tu familia, pero pasión ya no existe y lo peligroso que es tener que involucrarte con otras personas pero aun así no dejarle y tener un pensar tonto de decir, «sé que me voy a encontrar algo mejor y cuando ese mejor llegue suelto a esta persona que no quiero», pero siempre pensando en estar dependiendo de alguien, pienso que la dependencia es uno de los peores sufrimientos de las personas y sólo con ayuda psicológica se puede salir de ahí.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 01/08/2020

      Hola Yulieth,
      Sí, la dependencia afectiva puede ser a la pareja o a otras personas. Y siempre se trabaja igual: con autoestima. Aprendiendo a quererte y a sentirte suficiente contigo misma, a ser tu mejor e incondicional compañera, para que cuando estés con alguien sea desde el amor, y no desde el miedo. Así será como también te darás permiso para que lleguen personas con las que de verdad te sientas bien. Si sólo sueltas a alguien cuando tienes a otra persona, entonces es probable que te siga pasando lo mismo una y otra vez. Por eso en el amor a ti misma es donde siempre encontrarás las respuestas.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  9. Valeria 06/08/2020

    Hola, vivo con mi pareja hace un año y medio pero nos conocimos hace 4. Al principio fui muy reticente a formar pareja, ya que sentía desconfianza por ser un desconocido. Él trabajó duro para la conquista y cuando acepté, entró en confianza y mostró su verdadera faceta: es pedante y crítico y juzga mal a las personas, se vale de su sensibilidad y percepción cómo su fragilidad emocional y grita, se pone histérico y veo también proyecciones de frustración con otras parejas anteriores, complejos de inferioridad, se enoja si uno habla de algo y el no sabe, siempre está compitiendo acerca de temas en los que él sabe más (cuando en realidad no sabe) proyecta eso en el otro diciendo que soy yoista, culposa, perversa etc. Tiende a estar a la defensiva y a atacar, la pasión es casi nula, mi cabeza emite opiniones de el cómo» es insoportable» o «eso es porque te lo mereces» en fin, me siento horrible pensando así de alguien, incluso cuando comete errores, por dentro me alegra ya que me ha tratado irrespetuosamente en tantas ocasiones, pero aún creo que no es justificable mi manera de pensar. Muchas noches no duerme conmigo, se va a un sillón, sufre insomnio, solo que es el único hombre con quien me siento auténtica. Puedo ser verdadera y honesta, porque en el fondo no podría rendirle pleitesía siendo como él es. A veces hay asomo de cariño y protección, es un señor con ganas de hacer proyectos y lee mucho, le interesa la política. Me aburro cuando me habla pero a la vez le quiero. Nuestra dependencia es emocional y económica, fantaseo mucho con vivir solita y mi niño de 10 y un gato y un perrito, porque se apaga la alegría con esta persona, me desgana y se me van las ganas de estar y hacer cosas. Así vivo. No sé si es vida. Trato de hacerme cariños a mi misma, comiendo sano y hacer yoga etc, solo que el insiste en criticar mis creaciones: ideas pensamientos y sueños. Cada vez me recluyó más en mi mundo personal. Pero le quiero. Le quiero, pero no como es, no quiero cambiarlo, pero le quiero a pesar de ser un insoportable. Me da lástima pensar en dejarlo, aunque ya tengo si consiguiera un trabajo, la idea de vivir sin el. Pero le quiero.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 07/08/2020

      Hola Valeria,
      Muchas gracias por compartir. En un amor sano has de sentir que te gusta como es la otra persona, que la admiras y la quieres como es, y que vuestros valores son compartidos. Y, desde luego, que esa persona no te juzga ni perjudica tu autoestima. Todo eso, por supuesto, ha de empezar por el amor a ti misma.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Mercedes 13/08/2020

        Hola Vanessa, muy identificada con todos los puntos que has expuesto. Lo he intentado mil veces con mi marido y tengo 3 años siendo muy infeliz por siempre darle una oportunidad. Pero ha llegado el momento en que he decidido avanzar sola, porque veo que haga lo que haga, tantas veces lo intente no seré feliz con el jamás. Es muy difícil pero no puedo dejar mi vida pasar por miedo a hacerle daño a él y no dejarle. Hay algo muy curioso en él y es que siempre Juega el papel de víctima para que no le deje, pero ya no puedo sentir lástima por él. Aún no he iniciado el proceso de divorcio pero físicamente y mentalmente ya hemos hecho la separación. El próximo paso será firmar. Me gustaría algunos consejos y si pudieses orientarme. Muchas gracias.
        Mercedes.

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 19/08/2020

          Muchas gracias por compartir, Mercedes. Simplemente te diría que te escuches, te cuides y estés muy pendiente de ti misma en estos momentos. Que seas consciente de que una separación es un duelo y es importante que vayas pasando por cada fase, trabajando a la vez tu autoestima y el amor a ti misma, para que salgas de ahí fortalecida y reconectada contigo.
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
  10. Marie 28/08/2020

    Hola!
    Me gustó mucho haber leído este post en este momento de mi vida. Estoy recién saliendo de una relación de dos años, en la que tuve gran dependencia emocional y es algo que si no trabajo me puede pasar con cualquier otra pareja.

    En este caso me gustaría compartir mi experiencia, me terminaron a mi porque ya no se sentía bien en la relación. Yo venía ya sintiendo lo mismo y de hecho ambas nos sentíamos un poco así desde hacía tiempo, nos lo decíamos, pero intentábamos conversarlo para ver si podíamos solucionarlo, nos engañabamos queriendo e intentando que funcionara… Y de momentos estaba súper bien pero volvíamos a caer en un ciclo como alti-bajos.

    Ahora soy un poco más consciente de que realmente tampoco estaba bien ahí, de las cosas que no me gustaban, también reviso lo que yo hacía mal y era que presionaba para que la persona cumpliera cosas que yo quería y bueno, a veces no quería presionar, solo quería comunicarnos y llegar a acuerdos pero al final terminaba cayendo en la demanda y en la presión y la agotaba a ella…ahí es cuando me pregunto y no sé si sepas responderlo: ¿será que el error era mío y yo estaba generando conflictos, porque quería que las cosas fuesen a mi modo? (Me pregunto esto porque obviamente nadie va a hacer tal cual las cosas como yo quisiera) o tal vez ¿realmente no me sentía bien con cosas y más que generar el conflicto lo que debía era terminar? Me pregunto estas cosas porque también yo estoy en un momento en el que esperaba siempre de mi pareja y estaba depositando mi mayor atención ahí y algunos problemas surgieron justamente porque estaba muy pendiente de mi pareja y a diferencia ella estaba más concentrada en otras cosas, (no vivimos juntas) nos comunicabamos pero sentía que era muy poco y como si no tenía mucho interés, ella me expresaba que era solo que quería su espacio…yo no quería que dejara sus cosas pero si quería mayor atención. Creo que mi error era quedarme esperando a que esa atención llegara, es decir, tal vez realmente necesito a alguien más comunicativo, expresivo, que no sea taaan desprendido…pero también mi error está en mi falta de independencia emocional.
    Yo sabía que no podía ser el centro de su atención pero me costaba lidiar con que solo habláramos un ratito al día y a veces quedábamos en hablar y si no le decía se le olvidaba (era de verdad bastante distraída y desprendida), y aunque podía entender su espacio, me hacía falta mayor presencia, lo que no sé, es si es un error mío demandar más presencia y atención a la pareja.

    Responder
  11. Marie 28/08/2020

    Quisiera tener su visión sobre esto:

    Cuando una se da cuenta de que no está siendo feliz en la relación o cuando una relación no te hace bien. Es igual a no amar a esa persona. Si yo termino una relación porque no me siento bien y no me veo como pareja con la persona eso ¿significa que ya no la amo? ¿Puedo extrañar a alguien con quien ya no me sentía a gusto en la relación?
    Me sirven ejemplos de experiencias vividas.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 28/08/2020

      Hola Marie,
      En mi opinión sí, podemos querer a alguien pero que no encaje en lo que deseamos en una pareja, que no cumpla los valores que queremos o que no compartamos un proyecto de vida en común.
      No es culpa de uno o de otro. Cada uno ha de conocerse y satisfacer sus necesidades, para que no dependa de su pareja satisfacerlas. Y después saber elegir a una persona con la que compartir. Para eso hace falta conocerse e ir viendo cómo es el otro, en la relación y en la vida.
      Si tienes dudas respecto a cuánto es tuyo y cuánto se debe a que esa persona no encajaba en lo que tú buscas, puedes hacer un proceso de autoconocimiento. Te servirá para encontrar respuestas, sentirte más segura de ti misma, entender qué ha pasado y qué harías diferente la próxima vez.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  12. Lola 29/08/2020

    Hola,
    La verdad que leer este post me ha ayudado a entender lo que me está pasando actualmente con mi pareja, con la que estoy hace diez años, convivimos hace 8 y la realidad es que siento que de mi parte se apagó todo. Pero tengo mucho miedo de dejarlo y lastimarlo ya que es un hombre muy bueno. También tengo miedo de no volver a encontrar un hombre como él y arrepentirme de haberlo dejado en algún futuro.
    Lo cierto es que hace aproximadamente 5 o 6 años vengo guardando esto y siento una tristeza inmensa en el pecho por no saber qué hacer. Aunque a veces tengo momentos en que me siento bien, la mayoría de mis días son terribles anímicamente pero trato de sobrellevarlo. Sólo vivo imaginando cómo sería mi vida estando sola y tranquila conmigo misma, ni siquiera tengo ganas de estar con otra persona ahora, siento que tengo la necesidad de estar sola y poder sentir paz con mi soledad. Espero que pronto pueda dar el primer paso, creo que me sacaría una gran mochila de encima.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/09/2020

      Muchas gracias por compartir, Lola. Me alegro de que el post te haya servido. Te animaría a trabajar tu autoestima, a construir esas ganas de hacerte feliz a ti misma, esa fuerza que te permita seguir tu camino y esa confianza en que te lo mereces… Desde ahí también comprenderás que el bienestar del otro no depende de ti, y que él también se merece poder encontrar su camino, si no es el mismo que el tuyo.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  13. Yuri 05/10/2020

    Estoy pasando por una dependencia emocional, justo ahora, sé que no soy feliz, sé que me tengo que ir pero no me atrevo a hacerlo. Y estoy sufriendo mucho.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/10/2020

      Hola Yuri,
      Muchas gracias por compartir. Trabaja entonces lo que necesites para ser capaz de dar ese paso, sobre todo la autoestima y el amor a ti misma (si te amas no te quedarás donde estés sufriendo). Muchas veces hace falta cerrar los ojos y darlo, y a partir de ahí resistir, abrazarte fuerte y recordar para qué lo has hecho.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  14. Janie Torres 08/10/2020

    Hola a todas… estoy pasando un mal momento, llevo 12 años con mi pareja y al principio pues todo era bonito pero no del todo, siempre hubo problemas, aunque ahora pensándolo siento que me refugie en él pues en mi familia había muchos problemas y me fui a vivir con él. Hemos tratado de ir bien, de entendernos y nos llevamos bien, yo lo quiero pero siento que ya no es mi cariño de antes, pues siempre ha sido un estira y afloja, eterno! Pero la mayor parte del tiempo siento que la que más da soy yo, él se despreocupa mucho por si me siento bien o no, paso sola mucho tiempo pues a él no le gustan las mismas cosas que a mi, yo soy muy activa y él no, es como si solo le tolerará por costumbre. El pasa la mayor parte del tiempo con su mamá, hasta podría decir que le preocupa mucho más que yo, varias veces le he hecho saber como me siento pero él parece no entenderlo, y yo siento que llegué a un punto donde ya estoy cansada pues la mayor parte del tiempo siento que un día estoy bien y al otro solo quiero irme y dejarlo. Y cuando le dije que me quiero ir, él me dice que me ama demasiado, que no quiere que nunca me aleje, que soy lo mejor que tiene, etc. y me hace sentir mal como si de verdad fuera yo la que no lo entiende y vuelvo a pensar en que puede funcionar, y me aterro al pensar en irme y que él sufra por que es muy buena persona y me empieza a entrar miedo al pensar en que si lo dejo no encontraré alguien tan bueno como él, pero luego todo me molesta, siento que he perdido mi esensia, la energía que ya no soy yo, y así estoy queriendo irme y luego otra vez siento que no es tan malo, que puedo seguir intentando, no se qué hacer 🙁

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/10/2020

      Hola Janie,
      Muchas gracias por compartir. El amor no se demuestra ni se recibe con palabras. El amor lo sientes o no lo sientes, y de poco sirve que alguien te diga que te ama si esa no es la forma en la que tú quieres sentirte amada, o si en el día a día no lo vives así. Cuando amas, amas siempre, no a ratos sí y a ratos no.
      Cuando estamos en una situación de dependencia hay momentos en que tenemos claro que queremos irnos, y otros en que damos un paso atrás y nos contamos que no estamos tan mal. Funciona así, el miedo a dar ese paso se camufla así. Te dejo un post en que hablaba de esto, por si te sirve.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  15. Alejandra 08/10/2020

    Si, me he sentido tan así que me parecía imposible imaginar que luego de tanto esfuerzo, de escucharle decir y hacer tantas cosas bellas por mi, y conmigo, no funcionara. Así que pensaba que yo debía saber a las cosas que me iban afectando, cada vez más. Hasta qué alcohol tomaba para estar «por encima» de todo, parecer contenta
    Hasta que un día al inicio de la pandemia, él me dijo que no estábamos bien y me corrió, con mis hijos y todo.
    Y a sufrir yo, cada día, algunos entendiendo y otros volviendo a llorar porque me parece una pesadilla irreal.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/10/2020

      Hola Alejandra,
      Muchas gracias por compartir. Entiendo que te sientas así. Cuando no estamos bien en una relación y nos empeñamos en que funcione, casi lo mejor que nos puede pasar es que el otro se vaya. Duele, sí, mucho. Pero nos ayuda a hacernos responsables de lo que está pasando y dejar de evitarlo.
      Precisamente cuando hay hijos de por medio es importante enviarles el mensaje de que han de irse de donde no se sientan bien tratados, porque ellos aprenden de lo que ven.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  16. María 09/10/2020

    Yo estoy en esa situación 😣

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/10/2020

      Gracias, María. Entonces espero que el post te haya servido para ser consciente y hacerte responsable de ti y de lo que te mereces.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
    • Lola 14/10/2020

      En mi caso hace años que sé que no soy feliz con mi pareja, y que debería dejarlo cuanto antes, sólo que los años pasan y no soy capaz de hacerlo. Cada vez me molestan más cosas de él y la verdad es que le tengo cariño muy de vez en cuando, la mayor parte del tiempo el sentimiento que me despierta es rencor. El problema es que tengo mucho miedo a estar sola, pienso que en el fondo creo que no sería capaz de arreglármelas por mi misma. Además ahora tengo un hijo pequeño y todavía me siento más atrapada, aúnque obviamente entiendo que lo importante es tener unos padres felices, no unos padres juntos.
      En fin, que espero reunir suficiente valor un día de estos y ser capaz de tomar de una vez las riendas de mi vida.
      Saludos y gracias por el post, me ha ayudado mucho.

      Responder
      • Vanessa Carreño Andrés 16/10/2020

        Muchas gracias, Lola. Me alegro de que te haya servido. Sí, precisamente cuando hay hijos es cuando antes deberíamos salir de una relación en la que no estamos bien, porque ellos aprenden lo que ven. Y en esos casos lo que aprenden es que si no estás bien en una relación tienes que aguantar.
        Te dejo un post sobre el miedo a estar sola, por si te sirve. Pincha aquí para leerlo.
        Un abrazo,
        Vanessa

        Responder
  17. Marcela Diaz 15/10/2020

    Buenas tardes, me quedé leyendo tu publicación y me siento identificada y no quisiera que fuera asi, es tan triste, sabes en este momento tengo una relación que cuando comenzó era de cuento de hadas todo era felicidad y ahora después de dos años mi pareja ya a todo lo que yo le digo me ignora, me dice q no le dé cantaleta, que no lo moleste y no se interesa x lo que a mí me molesta que haga. Yo sé que uno no cambia a las personas pero si sé que cuando uno ama uno se interesa por ser mejor para esa persona y que los dos sean felices, pero él no, simplemente me dice si no eres feliz dímelo y nos separamos sin ni siquiera importarle la manera como me hace sentir, como si yo no fuera nadie en su vida, es muy triste.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 16/10/2020

      Hola Marcela,
      Así es, cuando uno ama se interesa por ser mejor para esa persona, por cuidarla, por escucharla, por que esté bien. Lo suyo es suyo, pero depende de ti que sea una historia triste o que no lo sea. Sé que muchas veces no es fácil terminar una relación, en parte por todo eso que nos contamos de cómo era antes, pero como tú bien dices, las personas no cambian porque el otro quiera que cambien. El cambio siempre está en uno mismo.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  18. Nora 20/10/2020

    Cuando le conocí sentí una atracción muy fuerte hacia él y estaba totalmente enamorada y él me correspondía en la misma medida (en fin, la verdad es que en ese momento me estaba engañando porque estaba con otra persona, pero no me lo dijo, pero al final él la dejó y vino conmigo.)

    Todo esto fue hace cinco años, El vivía en otro país, estuvimos chateando mucho tiempo y haciendo videoconferencias, yo estuve con él viviendo tres meses varías veces y el vino a mi país otros tres meses varías veces y asi pasaron los primeros cuatro años al final decidimos casarnos y vivir en su país de habla inglesa (hace año y medio) pero fue después de casarnos cuando empezó a cambiar todo. Entonces empecé a pensar que la gente cuando se casa cambia y que no hay ninguna pareja feliz. Me sentía muy frustrada y con rabia, él lograba que me enfadara a diario, tenía esa habilidad, y estaba todos los días enfadada. A veces permanecía callado y sin comunicación conmigo durante mucho tiempo y cuando íbamos a comprar al supermercado, por ejemplo, se paraba hablar con alguien que ni siquiera conocía por más de media hora sin compartir lo que estaban hablando ya que estaban hablando en inglés muy rápido y yo no entendía. Esto me molestaba ya que yo le preguntaba de que habían hablado y me decía que se había olvidado. Algunas veces estábamos bien, pero duraba muy poco. Todo esto ha ocurrido durante este último año. Vivimos en una zona rural en su país y no tengo amistades ni puedo hacer actividades a causa del tema del COVID-19. Estaba decidida de abandonarlo y volver a mi país pero cerraron las fronteras y no puedo volver.

    En el transcurso de estos seis meses él ha empezado hacer cosas muy extrañas lo cual me preocupaba y se olvidaba de muchas cosas importantes. Para colmo hemos ido al médico y le han diagnosticado de Alzheimer. Yo no sé si su comportamiento era parte por la enfermedad supongo. Estoy cuidando de él totalmente, porque cada vez él se vuelve más incapaz, no puede conducir, le han prohibido conducir así que tengo que conducir el coche a todos los lados. Realmente estoy tan confundida y tan perdida tan triste por todo lo que me está ocurriendo que a veces pienso que me estoy volviendo loca. El post que has escrito es precioso y me encanta y me he sentido muy identificada. Al comentar el tratamiento de Alzheimer ha cambiado un poco para bien, pero sigue siendo muy difícil. Al tener él esta enfermedad no puedo abandonarle, me siento muy culpable si le abandono. Por favor que alguien me ayude.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/10/2020

      Hola Nora,
      Muchas gracias por compartir. Comprendo cómo te sientes y que puedas sentirte culpable en esta situación, pero su enfermedad no es responsabilidad tuya ni tienes que pagar con tu vida por que él esté enfermo. Si tú no te sientes bien tienes derecho a separarte, el mismo derecho que si no estuviera enfermo, eso no cambia por que lo esté. Es tu vida y eres tú quien ha de decidir qué es lo mejor para ti, lo importante es que lo hagas desde el amor a ti misma, y no desde el miedo o la culpa. Ambos tenéis derecho a vivir con alguien que se sienta feliz y pleno a vuestro lado.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  19. Laura 28/10/2020

    Hola!
    Llevo más de 5 años en una relación tóxica pero apenas me he dado cuenta de todo el daño que esta relación ha provocado en mi, todo este tiempo he vivido auto engañándome e intentando seguir con la relación pensando en que las cosas iban a mejorar. Debo decir que seguramente yo también no he sido la mejor pareja y he cometido muchos errores pero esto por lo que veo es una dependencia emocional mutua, no somos felices pero ninguno se atreve dar el paso de dejar la relación. No me gusta su forma de ser y de actuar, nuestros valores no son los mismos, no me gusta como me trata, me grita, cuando está enojado me dices cosas muy hirientes, me falta al respeto, ha llegado a pegarme e incluso cuando se supone que estamos bien hace bromas o me agrede verbal o físicamente justificándose con que es un juego, que no exagere.
    Nuestros problemas han afectado tanto la relación que incluso yo ya no quiero intimar con él porque no me gusta como lo hace, es agresivo, no se preocupa de mi placer sexual solo busca su propio placer, no le importa para nada si tengo un orgasmo, solo quiere hacer lo que a él le gusta sin importarle si a mi no me gusta o si me siento cómoda haciendo eso, casi siempre que lo hacemos yo solo lo hago por obligación, no disfruto para nada, al contario me duele, me lastima. Yo le he hecho saber mi sentir con la esperanza de que cambie y aunque si lo ha intentado después de un tiempo regresa a lo mismo.
    Comparto esto porque es la única manera que tengo para desahogar un poco lo que me pasa ya que por vergüenza no le cuento esto a nadie ya que no quiero ser juzgada, quedar como una tonta por seguir con esta relación.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/10/2020

      Hola Laura,
      Muchas gracias por compartir. Ni te imaginas la de mujeres que están en la misma situación que tú… No es nada de lo que debas avergonzarte, la dependencia emocional es una adicción más de tantas que hay. Y en los casos en los que los dos sienten esa dependencia y se resisten a dejar la relación, en mi opinión la única solución es pedir ayuda profesional. Ahí sí que podrás salir adelante y recuperar tu autoestima, que es lógico que esté muy dañada después de una relación así.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  20. Almendra 29/10/2020

    Me fui a vivir con el desde muy joven, ya que el es 7 años mayor que yo y tenia esa estabilidad economica para vivir juntos. Al principio yo estaba muy feliz por la decision que habia tomando, sin embargo, ahora pienso que no fue la mejor decision que pude haber hecho.
    En un principio me hacia sentir muy bien, luego comenzaron los engaños de su parte. No sucedio una, ni dos ni tres veces, ya incluso perdi la cuenta. Todo eso durante los primeros 2 años de relacion. Siento que cada momento en que paso, aprendi a quererme un poquitito mas, pero no lo suficiente como para irme. Siempre que me siento mal por ello, lo platico con el, pero el siempre me dice que debo dejarlo atras y que se siente mal de que yo se lo recuerde cada ciertos momentos.
    Agregando a que tiene un problema con el alcohol, no hay un solo dia que no tome «aun que sea una cervecita». No siempre me molesta, nunca se pone violento en el aspecto fisico, pero por alguna razon, casi siempre discutimos.
    Trato de ser la esposa perfecta, a veces ni si quiera digo lo que realmente opino por miedo a que me vaya a discutir algo, aun a pesar de todo mi esfuerzo, el no lo reconoce y me ha dicho en repetidas ocasiones que debo cambiar.
    Tengo a donde ir, y una familia que me quiere mucho y siempre me va apoyar. No se cual es el empujoncito que me hace falta.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/10/2020

      Hola,
      Yo tampoco sé cuál es el empujoncito que te falta, pero que tengas apoyo y gente que te quiere es muy importante. Y que sientas que aún te queda autoestima, también. Vete a tiempo, no dejes que esa relación termine del todo con ella :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!