Veinte claves muy sencillas para sentirte bien cada día

Sentirte bien cada día - Chica tomando cacao

Si le preguntas a alguien qué es lo que quiere en su día a día, cuál es su principal anhelo, su deseo, qué pide cada mañana cuando se levanta, así en términos generales, seguramente la respuesta que más se repita sea “quiero sentirme bien”. Nada más que eso, simplemente “sentirme bien”.

Seguro que a ti también te gustaría sentirte bien cada día… ¿o no?

Pero después, a la hora de la verdad, las horas pasan volando y a lo largo del día hacemos pocas cosas que nos hagan sentir bien. Es como que queremos que el premio nos venga de gratis, sin tan siquiera haber jugado a la lotería. Queremos sentirnos bien pero después no hacemos nada por que eso pase. Y en realidad es algo que depende bastante de nosotros…

No, nuestro estado emocional no es algo que venga condicionado por lo que nos pasa. Por supuesto que eso también influye, pero la última respuesta la tenemos nosotros. Tú y yo, con lo que elegimos pensar y hacer cada día para sentirnos bien.

Así que, si de sentirse bien se trata, aquí tienes veinte claves sencillas para sentirte bien cada día que puedes poner en marcha cualquier día de la semana y que solamente dependen de ti:

1. Piensa en tres cosas que quieres que pasen hoy. Al despertarte por la mañana piensa tres cosas sencillas que quieres que pasen hoy. Por ejemplo, quiero pasármelo bien en el trabajo, quiero tomarme una caña con un amigo y quiero dar un paseo por el parque.

Es decir, deja de pensar en todo lo que no quieres que pase hoy… Si pensando en algo ayudas a tu cerebro a enfocarse en ello, mejor pensar en lo que sí quieres, ¿no?

2. Provoca que pase, al menos, una de esas tres cosas. Puede que algo lo dejes a la improvisación, y está bien que así sea. Pero al final las cosas que te pasan dependen de ti y con la mayoría de ellas tienes que ser tú quien haga que eso pase.

Así que márcate un plan y ponlo en marcha ya. Decide qué necesitas para divertirte hoy en el trabajo, llama ya a alguien para quedar después o planea a qué hora vas a dar ese paseo por el parque. Visualízalo, dale forma en tu mente y después haz lo que sea necesario para hacerlo realidad.

3. Cambia algo en tu rutina diaria. Cualquier cambio que hagas en tu rutina diaria es un estímulo para tu cerebro. Y cualquier estímulo es un refuerzo positivo que te aporta emoción. Por lo tanto, cambiar algo en tu rutina es una forma estupenda de enfocar el día de otra manera.

Y sirve desde desayunar algo diferente, a ir al trabajo por un camino nuevo o cocinar un plato totalmente distinto para comer.

4. Quitarte un “tengo que” y un “debería” cada día. Ambos son chupópteros de energía, así que procura tener tan pocos como sea posible.

Al despertarte toma conciencia de qué te dices que tienes que hacer y qué te dices que deberías hacer y elimina algo de la lista. Verás qué gusto da ;-). Y no, no va a pasar nada horrible…

5. Dile a tu cara cómo te quieres sentir. Nuestro cuerpo responde a lo que le decimos que queremos sentir. Vamos, que no sólo te ríes porque estás alegre, sino que también estás alegre porque te ríes. Así que empieza a forzar una mueca sonriente para transmitirle a tu cerebro que hoy estás de buen rollo.

6. Invierte mejor tu tiempo. Casi todos nos quejamos de la falta de tiempo, pero en realidad todos tenemos el mismo y lo invertimos libremente. Cada uno elige a qué lo dedica y a qué le da prioridad, el problema es que solemos hacerlo sin haber reflexionado antes… Por eso terminamos dedicando mucho tiempo a lo superfluo y muy poco a lo verdaderamente importante.

Si quieres cambiar eso empieza por tomar conciencia de en qué se te van los minutos. Y si para ello tienes que apuntar todo lo que haces a lo largo del día, lo apuntas. Lo importante es que empieces a ser tú quien elige sus tiempos, y no que los tiempos te elijan a ti.

7. Haz, al menos, una cosa que te encante cada día. Algo que te entusiasme, que te apasione, que te recargue las pilas, que te guste mucho, mucho, mucho.

Y aquí cada uno decide qué es lo suyo: mirar un rato por la ventana y ver pasar la gente, tomarte un cacao caliente al llegar a casa o abrazar a tu perro después de cenar. Da igual lo que sea, por tonto que parezca, mientras que a ti te guste.

8. Elige de qué quieres hablar. Nos quejamos, hablamos de lo que va mal o de cosas que ni nos van ni nos vienen. ¡Como si no fuéramos capaces de elegir ni nuestros temas de conversación!

Si quieres sentirte bien, habla de lo que va bien, de lo que te gusta, de lo que disfrutas. Habla de ti, de cómo eres, de lo que sientes… Habla de cosas alegres, si quieres sentirte bien cada día.

Y si te das cuenta de que tienes un cierto “enganche” a hablar de lo que va mal, piensa a qué se puede deber. Yo, por ejemplo, creo que antes prefería hablar de lo que iba mal a mi alrededor porque eso me hacía sentir que yo no estaba tan mal… Pero esa no es la manera de sentirte bien. Eso es simplemente un parche para que no duela, pero la herida sigue debajo…

9. Ayuda a alguien que no te lo ha pedido. Busca un momento para ser generoso sin motivo, sin que sea porque debes un favor o porque alguien espera que hagas algo. Hazlo por el simple placer de mejorar la vida de otros y sin pedir nada a cambio.

Y no, no hace falta invertir dinero o tiempo para ser generoso. Puedes serlo simplemente regalando una sonrisa, siendo amable o deseándole felicidad a alguien, le conozcas o no.

10. Pasa un rato solo. Hay personas que no soportan estar solas, que sienten como que se les viene el mundo encima, que se han acostumbrado a estar siempre rodeadas de gente y no saben qué hacer si no lo están…

Pero todos necesitamos aprender a estar solos. Primero, porque esa es la mejor manera de que la compañía sea una cuestión de elección, y no de necesidad. Y segundo, porque al final, por duro que suene, lo primero y lo último que tienes en esta vida es a ti mismo.  Por eso es tan importante que te conozcas, te escuches y te quieras, igual que lo haces con tu pareja o con cualquier otra persona que sea importante para ti. Exactamente igual.

11. Perdónate una cosa cada día. Trátate con cariño y deja de culparte por lo que no hiciste, no dijiste o no fuiste. Si no cumpliste con tus expectativas en algo no pasa nada. Y la mejor manera de demostrártelo es que cada día te perdones por una cosa.

Por ejemplo, yo hoy me perdono porque he comido con mi madre y he estado un poco puntillosa. Lo acepto y pienso con qué actitud quiero ir mañana para estar diferente.

12. Di una cosa que piensas y sientes y no te estabas atreviendo a decir. Unos más y otros menos, pero todos tenemos piedrecitas de esas en el zapato. Así que, si esta es una de tus áreas de mejora, haz un listado de cosas pendientes por decir y vete tachando una cada día.

13. Toma una pequeña decisión. Otra de esas cosas que nos generan carga emocional sin darnos cuenta son las decisiones pendientes. Hay quien sabe todo lo que tiene que decidir pero nunca decide nada. Quien deja que las cosas vayan pasando y que la vida vaya eligiendo por él.

Y no, eso ni es llevar las riendas de tu vida ni es nada. Así que empieza a tomar pequeñas decisiones, una cada día porque cuando tomas decisiones avanzas, asumes consecuencias y reduces el malestar y la ansiedad. Pruébalo y verás.

14. Elige lo suficientemente bueno. Hay quien, de tanto querer elegir lo mejor, no elige nada o invierte una energía bestial en cada elección, y encima después sigue pensando que tenía que haber escogido lo otro…

Y no, cuando vamos a elegir no hace falta elegir lo mejor. De hecho, lo perfecto es enemigo de la felicidad. Es mucho más beneficioso ser de esas personas que eligen lo suficientemente bueno y no le dan más vueltas.

15. Busca un momento de conexión con alguien. Sentir que pertenecemos, que formamos “parte de”, que compartimos, que colaboramos, que participamos, que aportamos… Sin duda, son ingredientes imprescindibles para sentirte bien cada día.

Así que, cada día, encuentra un momento para conectar con alguien. Ya sea sumando en su vida de alguna forma, siendo una persona que enamora, diciendo “te quiero”, demostrando que esa persona te importa, haciendo una llamada o, sencillamente y no por ello menos efectivo, dando un abrazo. Y mejor si es un abrazo laaaargo…

16. Párate y no hagas nada. Sin más, sin prisas, sin instrucciones…

17. Celebra el error del día. Simplemente porque lo hiciste, porque te atreviste, porque lo intentaste… Aunque no saliera bien, celébralo. Hay quien no hace nada, y a su lado el mérito lo tienes tú. Reconócetelo.

18. Elige algo que quieras relativizar del día que termina. Siempre hay algo a lo que le damos más importancia de la que tiene. ¿Qué puede ser ese «algo» para ti hoy? Venga, elige qué es eso que quieres relativizar y a lo que no quieras seguir dándole vueltas.

Por ejemplo, una mala contestación de alguien, haber perdido un objeto valioso o que se te haya estropeado el coche.

19. Escribe algo que hayas hecho bien o que te haya gustado de ti hoy, como haber llegado puntual a una cita o haber sonreído a alguien que estaba pidiendo en la calle.

O, simplemente, anota un momento alegre del día, o ese instante en que parece que los astros se alinearon a tu favor, como cuando entraste a comprar el pan y justo quedaba una última barra esperándote. Pequeños momentos que lo son todo :-).

20. Dedica un minuto entero a dar las gracias sin parar. Hazlo por todo lo que se te ocurra, no te dejes nada.

Y para muestra, un botón: “Hoy doy las gracias por haber dormido fenomenal y calentita; por haberme duchado con agua caliente y totalmente presente; porque adoro mi trabajo; por la sesión tan divertida por skype esta mañana; por haber estado paseando con una amiga; por jugar con Ariadna, que es genial; por ese pincho de tortilla tan bueno; por mi rato nadando y fluyendo en la piscina; por comer con mi madre; por el puré tan rico que comimos; porque ella siga a mi lado; por compartir esa comida con ella; por la rosquilla tan buena de postre; por volver paseando bajo la lluvia; por todo lo que he aprendido de mi Coachee en la primera sesión de la tarde; porque Muy esté a mis pies mientras escribo esto; por tener la mejor perra del mundo; porque me encanta el vestido que me he puesto hoy; por todo lo que me río con María; por los árboles que veo por la ventana; porque hace frío fuera y yo estoy calentita dentro; por la cena tan especial y en tan buena compañía que compartiré esta noche… “. Y podría seguir, pero creo que ya me he pasado del minuto… Ahora te toca a ti ;-).

¿Por cuál de estos puntos vas a empezar? ¿Cuál es el primero que quieres poner en marcha mañana mismo? Me encantará que lo compartas conmigo en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

13 comentarios

13 comentarios
  1. Ada 22/12/2016

    Un artículo muy bueno. Me acabo de dar cuenta que desde que he vuelto con mi pareja, que es esquizofrénico, no me dedico tipo a mi misma. Solo a él y a sus cosas. Ni siquiera me apetece hacer una cosa diaria. No tengo ganas de nada. Antes me apetecia bailar, salir a dar una vuelta. O simplemente quedarme en casa a ver la television o lo que sea. Pero ahora no tengo ganas. No quiero ni comer ni levantarme de la cama. 8kg me he adelgazado en un mes. Es muy complicado aguantar a una persona a la que no le puedes hablar o no puedes dar tu opinion porque todo es un ataque. Yo lo quiero muchísimo, pero por esto no tengo que dejar de quererme a mí misma. Y me he dado cuenta con este escrito. Gracias Vanesa.
    Hoy me hago una lista y mañana empiezo. Un besooooo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/12/2016

      Ada, si ha sido para bien, si gracias a lo que has leído te has dado cuenta de que no quieres dejar de quererte a ti misma y vas a recuperar los tiempos y los espacios para ti, entonces me alegro muchísimo de que lo hayas leído. Felicidades, disfruta mucho de esa reconciliación contigo misma ;-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Pilar 23/12/2016

    Te deseo que pases unas felices fiestas y un feliz año nuevo 2017. Muchas gracia por tu post

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/12/2016

      Muchas gracias, Pilar. Felices fiestas y feliz 2017 para ti también, que llegue cargado de paz, alegría, amor y todo lo que tú le pidas.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Mary 26/12/2016

    Hola! ? Vanesa, feliz navidad, espero de corazón que reine siempre la paz, el amor y todo eso hermoso en su corazón y en su familia, gracias por compartir sus experiencias, a través de sus post, por escucharnos mediante los comentarios y por dedicarnos tiempo, mil gracias por todo. ?

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/12/2016

      Muchísimas gracias por tus buenos deseos, Mary. Y por acompañarme y seguir siempre ahí. Yo también te deseo toda la paz y el amor del mundo para ti, en estos días de Navidad y en todos los que traerá el 2017.
      Un abrazo cariñoso,
      Vanessa

      Responder
  4. Mary 26/12/2016

    Hola! soy yo otra vez ?. Bueno, quiero decirle que el tema de este post me es muy interesante. La verdad me pasa muy seguido, que cuando me despierto por las mañanas, me levanto con miedo de iniciar un nuevo día, a veces preferiría quedarme en casa y no salir, me siento fea, torpe, etc.. Y este post es exacto lo que buscaba, hay mucho por hacer, tengo esa esperanza de cambiar y mejorar mi estado de ánimo. Muchas gracias, cuidese mucho, hasta pronto ?

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/12/2016

      Hola de nuevo Mary :-),
      Entonces con más motivo aun es importante que te cuides y hagas lo que esté en tu mano para sentirte mejor cuando te despiertas por las mañanas. Prueba con dos o tres de estas claves desde hoy mismo, y cuando las tengas interiorizadas añades alguna nueva. Despacito, sin prisas y con mucho mimo.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  5. Mafe 27/12/2016

    Gracias por tus palabras y tus ánimos Vanessa, que este año venga cargado con más fuerza!. Te deseo muy buenas energías y que sigan fluyendo de esta manera para que sigamos en esta comunidad «CoachingToBe» con las baterías a 100%. Gracias de nuevo por este gran 2016 y todo tu apoyo en los momentos que más lo necesitabamos.
    ¡Abrazos fuertes!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/12/2016

      Muchas gracias de corazón, Mafe. Por Ser, por Estar y por Compartir. Esto sólo tiene sentido con personas como tú en el camino… Yo también te deseo toda la energía, el amor y la paz que te mereces para el año que comenzará en unos días. Que te traiga lo mejor y que tú lo disfrutes con alegría :-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Mafe 28/12/2016

        Gracias Vanessa por TODO! 😀
        Mafe

        Responder
  6. Marta 28/12/2016

    Gracias Vanessa! Este post, como otros, me esta ayundando a vivir más y sentirme más feliz. Lo tengo impreso y colgado en la nevera, xq no quiero olvidarlo. Gracias por tu generosidad. ¡Feliz año!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 30/12/2016

      Qué bien, Marta. Qué buena idea lo de la nevera :-).
      Me alegro mucho de que lo que escribo te sirva, muchas gracias a ti también por tu generosidad al mostrarte y compartirlo.
      Feliz 2017 lleno de Alegría, Paz, Amor y todo lo que tú sueñes para este nuevo año.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!