Dieciséis creencias que te impiden encontrar pareja

¿Te gustaría encontrar pareja pero no lo consigues?

¿No consigues conocer a alguien con quien te sientas bien?

¿Te cansas de conocer a alguien y que al final no funcione?

Pues entonces deberías prestar atención a tus creencias.

Ya te he explicado muchas veces que lo que tú crees sobre ti, sobre los demás, sobre las relaciones y sobre la vida, condiciona lo que consigues.

Por ejemplo, si crees que no eres capaz de conseguir un determinado trabajo, lo más seguro es que no seas capaz.

En cambio, si crees que eres capaz, eso se reflejará en tu actitud y en tu comportamiento. Y así es mucho más probable que seas capaz.

O, si crees que tus opiniones no son importantes, no serán importantes ni para ti ni para los demás. Porque tú lo estás transmitiendo.

Es decir, para bien o para mal, tus creencias crean tu realidad.

Por eso en cualquier proceso de autoconocimiento una de las cosas que se trabaja son las creencias limitantes, para cambiarlas por otras potenciadoras.

Porque lo que crees influye en todos los ámbitos de tu vida.

Y, por supuesto, te influye a la hora de encontrar pareja.

Es algo que observo cada día. Estoy rodeada de mujeres (y algún hombre) de treinta y tantos para arriba que se quejan de que no conocen a nadie que merezca la pena.

Y estoy convencida de que no lo van a conocer hasta que cambien su manera de pensar.

Porque, según lo que creas sobre ti y sobre lo posible o lo imposible que es para ti encontrar una pareja maravillosa, así te comportarás y así será lo que te pase.

Así que, para que lo que crees deje de ser un obstáculo a la hora de encontrar pareja, te invito a que identifiques la creencia que te está limitando.

Aquí tienes dieciséis creencias que te pueden estar impidiendo encontrar pareja:

1.Es difícil conocer a alguien que merezca la pena / tener una buena pareja.

Así que, como es difícil, no te mueves y no haces nada efectivo para encontrar pareja.

Pues no, no es muy difícil. Para muchas personas no lo ha sido porque no creían que lo fuera. Y si para ti lo está siendo, observa qué es lo que está pasando.

Por ejemplo, si una y otra vez te tratan mal, observa cómo crees que te mereces ser tratada, porque tu vida es un espejo y te seguirá pasando lo mismo hasta que no aprendas la lección. Que nadie va a venir a quererte si antes no te quieres tú.

Así que conócete, se la persona que quieres ser, confía en ti, confía en que puedes encontrar pareja, mueve el culo, y la persona que buscas llegará.

2.Nadie podría quererme como soy.

Así que si alguien me quiere creo que me engaña.

O me asusto porque me da miedo decepcionarle si descubre cómo soy, y huyo.

O automáticamente vuelvo a no hacer nada porque, total, nadie podría quererme como soy.

Pues que sepas que si tú crees que vales la pena y que mereces lo mejor, el otro creerá lo mismo.

Y si necesitas estar sola, o solo, hasta que te lo creas, lo estás.

3.Tengo miedo a estar sola/o.

Así que me apego al primero que pasa por delante.

Corro a los brazos del primero que me haga caso, para que me proteja y me alivie…

Como me contaba un día un coachee, “hasta ahora nunca he sabido ser feliz si no tenía a alguien a mi lado. Y ya no quiero seguir dependiendo de tener pareja. Necesito sentirme bien conmigo mismo, aprender a quererme y ser feliz con mi vida”.

Y otra vez lo mismo, que para saber estar acompañado, primero hay que saber estar solo

De hecho, aun estando en pareja, también es muy positivo buscar y disfrutar de momentos de soledad.

4.Esta persona no es lo que yo busco.

Te juzgo, te pongo la cruz y no me doy tiempo a conocerte.

Y así es como, por fijarnos solo en el envoltorio, dejamos escapar a personas maravillosas (lo mismo que, por fijarnos sólo en el envoltorio, acabamos siempre con el mismo tipo de pareja…).

5.No sé lo que busco.

Bueno, claro, es que si no sabes lo que buscas, ¿cómo vas a encontrarlo?

Reflexiona primero sobre lo que estás buscando, y después sal a buscarlo.

6.Tengo que ser como él / ella espera.

Así que no puedo ser yo, no puedo ser natural ni estar relajada ni disfrutarlo, porque tengo que hacer un papel para gustarle.

Y tengo que ser perfecta para que me quieras y nunca me dejes. Aunque me olvide de mi o me traicione a mí misma.

¿De verdad te crees que así va a funcionar algo?

En una relación sana no tengo que agradarte para que me quieras ni que recibir nada más de ti para saber que me quieres, porque con lo que soy ya es suficiente.

Y ojo que esto no pasa solo al principio. Hay personas que después de mucho tiempo con su pareja siguen anulándose y olvidándose de sí mismas cada día…

7.Te quiero, pero te iría mejor si fueras como yo te digo.

Yo te quiero como eres, pero date cuenta de que te vendría mejor ser así, hacer las cosas así… a mi manera.

Ay el ego que tanto perjudica nuestras relaciones…

Si quieres a alguien le quieres completo, con las cosas que te gustan más y las que te gustan menos. Y si algo no te gusta y no eres capaz de aceptarlo, le dejas ir y sigues tu camino.

Porque amar a alguien no significa poseerle, ni controlarle, ni esperar que cumpla tus expectativas. Amar a alguien significa amar a la persona como es.

Es lógico que haya cosas que nos gusten menos, pero se supone que no son tan importantes para que esa persona tenga que cambiarlas (porque si sí lo son, mejor cambia de persona, es más fácil).

8.Al principio hay que darlo todo.

Poner tu mejor cara, esforzarte un montón, darlo todo… Y no decir lo que quieres, y hacer lo que el otro quiere…

Y después, cuando la cosa esté segura, ya puedo relajarme.

Pues no, lo honesto es ser tú desde el primer día, así no estarás engañando a nadie y no te estarás engañando a ti, creyendo que funciona algo que no está siendo real.

9.En la pareja todo tiene que ir bien.

Así que al primer problema me digo que esto no va a funcionar.

Cuando el amor de pareja, aun siendo maravilloso, no es un cuento de hadas.

Igual que la vida tampoco lo es… Y aun así es maravillosa.

10.Si no tengo pareja soy rara.

Y me da igual la edad que tengas, porque esto lo piensan mujeres y hombres de treinta, de cuarenta, de cincuenta y de sesenta.

Y no, no hay ninguna edad a la que sea obligatorio tener pareja, ni en la que vayas a quedar mal ni a parecer inferior por no tenerla.

¡Por favoooooooor! Que presumimos de progreso y nos comportamos igual que nuestros tatarabuelos.

De verdad, hay personas maravillosas que no tienen pareja. Así que no, no vales menos por no tenerla.

11.No confío en la gente, me van a hacer daño.

Porque me lo han hecho, me lo volverán a hacer.

Así que hay que guardarse las espaldas e ir con pies de plomo.

Nada de demostrar demasiado ni darte permiso para ser auténtica, ¡que te la lían!

Y, en caso de duda, salgo corriendo. Así no me hacen daño, porque la que se fue fui yo.

12.Cuando tienes pareja sufres.

Porque hay broncas, discusiones y malos rollos.

Porque me acabo comiendo mucho la cabeza.

Porque me tengo que esforzar mucho para que estemos bien.

Por muchos motivos, pero yo cuando estoy en pareja termino pasándolo mal.

Así que mejor me quedo sola (y este diálogo interno, por supuesto, es inconsciente, porque tú sigues diciéndote que quieres encontrar pareja).

Y, por cierto, que una relación puede ser fácil. Y cuando lo es no hay ni muchas broncas, ni muchas comeduras de cabeza ni mucho esfuerzo para que vaya bien.

Cuando es fácil, fluye y va bien, casi, casi como si anduviera sola.

13.Si alguien no me corresponde es culpa mía.

Porque yo no valgo o no soy lo suficientemente buena.

Y cada vez que alguien me rechaza me convenzo más de ello.

Dudo de mí, pierdo la confianza y dejo de creer que pueda conocer a alguien que me quiera. Porque el problema está en mí.

Como me decía un día una coachee, respecto al chico con el que llevaba unos meses saliendo, “está muy raro, ha cambiado un montón y creo que me va a dejar. Y creo que el problema está en mí. Estoy pensando en todo lo que yo he hecho y no paro de ver todo lo que he hecho mal”.

¿Pero es que a ti te gustan todas las personas que conoces? No lo creo.

Y ninguna de esas personas tiene la culpa de no gustarte, ni vale menos por no gustarte.

14.Mi pareja está aquí para hacerme feliz, para cuidarme, para cubrir mis necesidades y para satisfacer mis expectativas.

¡¿Cuántas personas van por ahí creyendo que necesitan tener una pareja para ser felices?!

Como me decía un día una clienta, “siempre me pasa lo mismo, si mi vida sentimental va bien, yo me siento bien. Y si no va bien me siento fatal y me afecta en la autoestima”.

Error. Porque tu bienestar es tuyo y no depende de nadie más.

Y porque nadie está en este mundo para hacer feliz a nadie.

Yo soy responsable de mi felicidad y tú lo eres de la tuya, así que la mía no va a tambalearse por lo que me pase contigo.

Que por supuesto que puede ser que te apetezca encontrar pareja, tener hijos o comprarte una casa en la montaña. Otra cosa es que creas que eso te va a dar la felicidad que te falta.

Que tener pareja te completará y te hará sentir valiosa.

No. Tú ya eres un ser completo y valioso. Y cuando lo sientas así comenzarás a relacionarte con seres completos, de esos que tampoco esperan que tú les hagas felices.

15.Me va a rechazar / me va a dejar.

Así que distorsiono cada uno de tus comportamientos y pienso que, efectivamente, es la prueba de que me vas a rechazar / me vas a dejar.

¿Cómo crees que te ayuda pensar así?

Lo más probable es que aflore tu inseguridad, que dejes de disfrutar de la relación, que dejes de ser tú y que acabes dominada por el miedo.

En vez de disfrutar de la oportunidad, sólo ves el peligro.

Y así es como acaba pasando lo que tú pronosticabas, la maldita profecía autocumplida

16.Necesito controlarlo todo.

Así que como no sé cómo me va a ir con esta pareja y no sé si esta relación va a funcionar, pues me la cargo. Así tengo yo el control.

¿Te das cuenta de lo retorcidos que somos? Somos capaces de sabotear inconscientemente una relación de pareja porque necesitamos tener el control y saber lo que va a pasar, y en esto no lo estamos teniendo.

Saboteo la relación y provoco que se termine, dejándola yo o haciendo que me dejen, para recuperar esa falsa sensación de control.

¿Qué se esconde detrás de esto? Pues aunque a simple vista no lo parezca, también suele haber un problema de autoestima.

Tanto si te controlo como si me dejo controlar, tanto si soy dominante como sumisa, lo que hay detrás es una profunda sensación de carencia, de deficiencia y de no ser suficiente.

Y hasta aquí la lista de estas dieciséis creencias que te impiden encontrar pareja.

Puede haber muchas más. Puede que la tuya esté entre éstas o que no. En realidad, este post solo pretende ser una llamada de atención para que te des cuenta de que tal vez el motivo por el que no encuentras pareja sean tus creencias.

Si es así, identifica la tuya para que puedas cambiarla.

¿Cómo? Observando tus pensamientos y tus comportamientos.

Pidiendo ayuda si lo necesitas.

Y, cuando la tengas, elige qué quieres creer a partir de ahora para darte el permiso de encontrar pareja.

Porque quien ha de darse ese permiso eres tú.

¿Qué me dices? ¿Cuál crees que es tu creencia limitante? Puedes compartirla conmigo en los comentarios aquí debajo. Prometo responderte.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

19 comentarios

19 comentarios
  1. Fermín 11/04/2019

    Me ha encantado tu post, Vanessa.
    Qué bien te explicas y cuánto conocimiento trasladas.
    Sigue así..!!
    Un abrazo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      ¡¡¡Cuántos ánimos, Fermín!!! Muchas gracias :-). Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  2. Pilar 11/04/2019

    Hola Vanessa!
    Qué maravilla de post! Una a una has dado en el clavo con las creencias. A mis 34 sigo soltera y entera y me he visto reconocida sobre todo en lo del auto sabotaje. «Con lo a gusto que estoy yo sola» me digo …
    Pero y qué pasa si encuentras potenciales parejas con las que sinceramente crees que no podría funcionar, bien por incompatibilidad de caracteres o porque, como me pasa en estos momentos, el chico en cuestión abusó de su hermana cuando eran adolescentes y no confío en él. ¿Es siempre nuestra culpa o es que solo hay ranas en el camino? ¿O bien por el hecho de pensar que no vamos a encontrar nada lo suficientemente bueno es esto precisamente lo que obtenemos?. Algo me dice que es esto…

    Mil gracias por tu ayuda

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      Muchas gracias, Pilar. Así sólo por este comentario no puedo saber cuáles son las creencias que te limitan a ti… Tal vez te fijas en personas diferentes a lo que de verdad quieres, tal vez sea que piensas que no vas a encontrarlo, tal vez eso de creer que se está mejor sola, tal vez otra cosa… Lo importante es que, si quieres conseguirlo y te das cuenta de que hay algo que te puede estar limitando, busques ayuda para cambiarlo. Tú no eres culpable de nada, pero sí eres responsable de ti misma :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  3. Nancy 11/04/2019

    Hola,
    Yo tampoco encuentro pareja y ya tengo 34 años, en mi mente no me puedo imaginar a un hombre que me quiera a mi solamente, sólo lo imagino queriendo a otra y que está conmigo por ratito. Es decir, que no concibo la idea de que a un hombre le pueda gustar o quererme. ¿Será porque nunca he tenido novio? Y es de verdad no lo he tenido, era para que siquiera en mi imaginación lo pudiera visualizar…

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      Nancy,
      Si crees que un hombre no te puede querer a ti solamente y que querrá a otra y sólo estará contigo por ratitos, es probable que eso sea lo que obtengas. Y no es cierto, ¡claro que un hombre puede querete y amarte por ti y por cómo eres! No sé de dónde viene esa creencia, lo importante es que tomes conciencia de ello y que decidas cambiarla. Y esto tiene mucho que ver con quererte, valorarte, respetarte y cuidarte a ti misma.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Flor 11/04/2019

    Me identifico con tu comentario. Yo tengo 28 y nunca tuve novio, no sé lo que es tener una relación de pareja. Y a veces pienso que soy un lastre y que ningún chico se fijaria en mi y mucho más por no tener experiencia. Y la gente que me conoce piensa que soy rara o soy lesbiana porque nunca he tenido novio, y no es así.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      Flor, te digo lo mismo que le he dicho a Nancy. Con nuestras creencias creamos realidades. A mí también me pasaba, cuando creía que nadie podía quererme siendo así, resulta que nadie me quería. Ahora que creo que soy una persona maravillosa y que me merezco todo el amor del mundo, también recibo todo el amor del mundo y me siento querida y valorada. Porque lo que crees lo creas. Y eso que me ha pasado a mí les pasa de la misma manera a muchas personas.
      Hay muchas más personas sin experiencia. Personas altas, bajas, tímidas o extrovertidas, muy educadas o menos educadas… Hay muchas personas diferentes, y todas nos merecemos el mismo amor. Tú también. Valora todo lo que hay en ti para que los demás también puedan verlo y valorarlo.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
      • Flor 14/04/2019

        Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer mi comentario y reponderlo,me sirve de mucho lo que has escrito en el post y por tu consejo😊👍

        Responder
  5. Pam 12/04/2019

    Hola, también me ha encantado el post. Llevo años preguntándome por qué no consigo una pareja que merezca la pena… Llevo 11 años sin pareja estable. Y es cierto lo de las creencias. Ya las tenía localizadas, creo, y en mi caso son más de una!! 1.-Siempre atraigo hombres que no quieren nada serio, sólo salidas sin compromiso y sexo (es cierto que hasta hace poco nunca he tenido claro las características del hombre que quiero): 2.- hombres que son muy orgullosos (más que yo y no conseguimos aclarar las cosas cuando se ha dado un conflicto y se termina) y 3.-Aparece «otra chica» nueva o del pasado que hace que yo dude y piense que él duda… y a veces la cosa termina, él decidiéndose por la otra (o bien los veo o alguien me cuenta…).
    El caso es que por una cosa o por la otra, nunca me cuaja una relación.

    Vanessa, ¿cómo se pueden cambiar estas creencias que ya las tienes localizadas?? Ahora me doy cuenta de que repito las mismas situaciones aunque con hombres diferentes.

    Ahora mismo estoy desinflada y sin ganas de volver a conocer a alquien porque hace poco he terminado «una historia» con un hombre que me ha demostrado que no tiene ningún interés en mí… Me siento metida en un círculo del que no sé cómo salir.

    Gracias Vanessa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      Muchas gracias, Pam. Hay algún post en el blog sobre cómo cambiar nuestras creencias. Es algo profundo, no se hace de un día para otro, y muchas veces hace falta pedir ayuda para que alguien te acompañe a hacerlo. Por mi parte encantada si te animas ;-).
      Respecto a las creencias que comentas, por ayudarte un poco a profundizar… La primera, suele ser complicado que encontremos hombres verdes si siempre vamos mirando a los rojos, esto es bastante habitual :-). ¿Dónde están los verdes? ¿Cómo reconocerlos?
      En segundo lugar, el encontrarte siempre con hombres muy orgullosos, ¿qué te quiere decir de ti? ¿Qué te pasa a ti con que un hombre sea orgulloso?
      Y la tercera, ¿qué te pasa a ti cuando aparece alguien del pasado? ¿Qué te remueve o ha removido? ¿Qué te hace sentir? ¿De qué te habla?
      Y yo te diría que aquí sale una cuarta, la de que «a mi nunca me cuajan las relaciones». ¿Cómo te limita pensar así?
      Pam, del círculo se sale cambiando esas creencias por unas nuevas que te potencien. Y si hay algo más que te esté limitándolo, identificarlo y cambiarlo también.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. María 12/04/2019

    Me ha encantado… Muchas gracias Vanesa, no nos dejes 😘

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/04/2019

      Gracias a ti, María, por estar, comentar y agradecer. Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  7. Ana Onieva 17/04/2019

    Hola Vanessa, gracias por el post. Parece que son esas ideas que tanto nos limitan las que nos impiden vivir el amor en plenitud, estemos solos o acompañados. Siempre tenemos que romper con esas ideas que nos impiden disfrutar de la compañía de otro o de la de nosotros mismos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/04/2019

      Así es, Ana. Y más que que «tengamos que hacerlo», es una elección propia, algo de lo que somos responsables, por nosotros mismos y por nuestro bienestar :-).
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Cristi 23/04/2019

    No puedo estar más de acuerdo con todo lo que has comentado Vanessa, y a la vez me veo muy reflejada en ello.
    En mi caso tengo pareja, desde hace 4 meses, pero vuelvo a dudar de todo y a pensar en dejarle, porque siempre espero más de lo que la otra persona puede dar y a la vez siempre me conformo con menos de lo que yo quiero. Mi mente se debate entre el «tienes que dejarlo porque no va a salir bien» y el «te estás equivocando, no te precipites, que no sea como tú eres o como tú quieres no significa que no sea adecuado para ti «. Y así ya llevo unos cuantos intentos de relación fallidos …
    Me veo constantemente demandando detalles que me confirmen que me quieren, que me necesitan. Y si no recibo esa «dosis» todo se tuerce. Aunque mi parte racional trate de analizarlo y sepa que efectivamente no tiene lógica, mi parte emocional, que es mucho más fuerte en esos casos, me convence de que la relación no va a funcionar, de que esa persona no me quiere tanto como dice, de que me engaña, de que no le importo… y un sinfín de pensamientos más, de creencias absurdas que no me abandonan, a cada una de ellas más negativa…
    Y entonces esa persona ya no es buena para mí, no voy a ser feliz nunca, nadie me va a querer como merezco, nadie me va a dar lo que yo doy, me va a dejar por alguien mejor, etc etc etc… y como no quiero sufrir y todo son dudas, rompo la relación impulsivamente.
    Acabo pensando que quizás no estaré preparada nunca para saber lo que es amar de verdad, sin ataduras, sin dependencias, sin exigencias, aceptando al otro tal y como es y amándome a mi misma tal y como soy.

    El trabajo personal es un camino largo y duro, y no siempre recto. A veces te equivocas de dirección y vuelves a dar al mismo sitio. Así es como veo lo que a mi me pasa. Sé muy bien dónde está el fallo y sé muy bien que es algo que me pertenece y que sólo yo puedo cambiar. Pero qué difícil es resetear y tomar de una vez la dirección correcta. Quiero pensar que tarde o temprano lo conseguiré 😉 .

    Gracias por el post Vanessa. Un abrazo !

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/04/2019

      Cristi,
      Eres muy consciente y te das cuenta de lo que te está pasando. Eso es muy bueno. Lo que no lo es tanto es esa obsesión por analizarlo todo. Lo que cuentas de estar buscando señales de que te quiere o esperar que esa persona cumpla tus expectativas es algo muy común, ni te imaginas la cantidad de personas que se sentirían identificadas con tu comentario. Lo importante es que vayas siendo cada vez más consciente de qué parte es la realidad y qué parte es producto de tus creencias limitantes. Si tú no te sientes merecedora de amor, si crees que te acabarán fallando, si partes desde el miedo en vez de partir desde el amor, si te asusta querer y pasarlo mal… Todo eso que llevamos escrito en nuestra historia nos marca y nos condiciona. Y sí, es una camino largo, pero hace falta andarlo para llegar a donde quieres llegar. Cada paso, aunque hoy te parezca un paso atrás, siempre es un paso adelante. Confía, aprende a quererte y a valorarte, y sigue avanzando ;-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  9. Dácil 23/04/2020

    Hola Vanessa, he leído tu post y me he sentido indetificado con ello. Realmente sé que sufro de baja autoestima y he intentado corregir eso infinidad de veces, pero me vuelvo a hundir. Mi problema es que realmente conozco a un chico bueno y que realmente se interesa por mí, y yo sólo empiezo a ver defectos en él. Mis sentimientos no son claros y a veces no sé si realmente me gusta esa persona o sigo adelante porque me parece buena persona para mí. Lo paso realmente mal porque siempre pienso en el daño que le puedo causar a la otra persona haciéndole ilusiones. Todo es confuso, hay días que estoy ilusionada por tener una persona así en mi vida y otros días sólo le veo defectos.
    He sufrido mucho en la vida en general y me hicieron mucho daño en el amor, y yo imagino que estás son las consecuencias…

    Gracias. Un abrazo!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 24/04/2020

      Hola Dácil,
      Muchas gracias por compartir. Así, sólo por lo que cuentas, yo tampoco puedo saber lo que te pasa, si es que en realidad no te gusta esa persona y sigues adelante por no sentirte suficiente, por no sentirte merecedora, por miedo a estar sola…; si es que te exiges mucho, a ti misma y a los demás; o si es otra cosa… Para comprenderte, para entender qué te está pasando, en mi opinión el camino es hacer un proceso de autoconocimiento, que te sirva para saber quién eres y cómo eres, sanar lo que te ha pasado en el pasado, liberarte de lo que no es tuyo, mejorar tu autoestima y sentirte bien contigo misma.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!