Descárgate GRATIS la guía Cómo Defenderte Cuando Alguien Traspasa tus Límites

SÍ, ¡LA NECESITO!

50 claves para aprender a querer a tu pareja (parte I)

Querer a tu pareja - pareja frente al mar

Y tú, ¿sabes querer a tu pareja?

En mi opinión, querer bien no es tarea fácil.

Porque nadie nos enseña cómo querer.

No nos enseñan a hacerlo con los demás y, mucho menos, nos enseñan a hacerlo con nosotros mismos.

Y así nos va a la mayoría…

Que vamos de chorrada en chorrada y de discusión tonta en discusión tonta, aliñado todo ello con un poco de egoísmo y cabezonería…

Pero nunca es tarde para aprender.

En este blog suelo hablarte de cómo aprender a quererte a ti mismo.

Hoy, en cambio, la lección va sobre aprender a querer a tu pareja.

Estas reflexiones forman parte del libro “Como amar”, del maestro zen Thich Nhat Hanh. De todas las que él da, he extraído las cincuenta que más me resonaban a mí, ya sea porque se entendían mejor o porque eran más fáciles de llevar a la práctica.

Tengas una relación de pareja, la hayas tenido o desees tenerla, estoy segura de que te servirán para aprender a querer y a quererte como te mereces.

Porque sí, porque esto, como todo, también va de sentirte merecedor

No me enrollo más. Ahí van las primeras veinticinco claves:

1. Expande tu corazón. Si echas un puñado de sal en un vaso de agua, ésta se vuelve imbebible. En cambio, si lo echas en un río, podrás seguir usando su agua.

Con el amor pasa lo mismo, que cuanto más grande sea tu corazón más capacidad de dar comprensión, compasión y amor tendrá. En cambio, un corazón pequeño no será capaz de aceptar al otro como es y siempre se empeñará en cambiarle.

2. Alimenta ese amor. El amor también necesita alimento para vivir y para no marchitarse. Y uno de los principales nutrientes del amor es tu felicidad. Porque cuando apoyas tu propia felicidad, también estás nutriendo tu habilidad para amar.

3. Comprende. Comprender el sufrimiento del otro es el mejor regalo que puedes hacerle a alguien. Porque el amor es comprensión. Así que si no eres capaz de comprender, no serás capaz de amar.

4. El amor es esto. El amor verdadero es belleza, frescura, libertad y paz… El verdadero amor supone un sentimiento de alegría profunda por estar vivos. Si no nos sentimos así cuando amamos, entonces no es amor verdadero.

5. Trata a tu pareja con el mismo respeto que le brindarías a un invitado. Incluso si lleváis juntos mucho tiempo, tu pareja se merece tu total respeto. Reverenciar al otro, como lo harías con un huésped, es la naturaleza del amor.

6. El verdadero amor siempre está creciendo. Como un árbol, si un día deja de crecer, empieza a morir.

7. Primero contigo. A menudo nos enamoramos de alguien, no porque realmente le amemos y comprendamos, sino para distraernos de nuestro sufrimiento. Por eso, primero hemos de aprender a comprendernos, amarnos y sentir compasión por nosotros mismos. Sólo así podremos amar y comprender verdaderamente a otra persona.

8. Los cuatro elementos del verdadero amor. Un amor que tenga bondad amorosa, compasión, alegría y ecuanimidad será sanador y transformador. Porque el amor verdadero tiene el poder de sanar y transformar cualquier situación y de dar un profundo significado a la vida.

9. Respeto y confianza. Junto a esos cuatro elementos del verdadero amor, éste también incluye respeto y confianza.

Un amor sin confianza no es amor, pero para llegar ahí primero has de tener confianza, respeto y seguridad en ti. Es decir, confiar en que tu naturaleza es buena y compasiva para poder confiar en que la del otro también lo es. Porque el verdadero amor no puede existir sin confianza y respeto, por uno mismo y por el otro.

10. Ya eres una flor. Cada ser en el jardín de la humanidad es una flor, cada flor es diferente a las demás, y cada flor es perfecta tal cual es. Así que no te hace falta añadirte o quitarte nada. No necesitas comprar eso, aparentar aquello o conseguir lo otro. Ya está bien así, como eres. No necesitas ser alguien diferente.

11. Tú compañero también es una flor, y tú puedes regarla. Cuenta Thich Nhat Hanh que una vez, durante una charla en Francia, una mujer sentada en la primera fila se pasó toda la conferencia llorando si parar. Al acabar el monje se acercó a ella y, al ver que estaba con su pareja, le dijo al hombre: “Querido amigo, tu flor necesitas algo de agua”. El hombre comprendió y durante hora y media comenzó a decirle a su mujer todas las cosas que apreciaba de ella. El resultado fue que al llegar a casa los hijos de la pareja vieron a sus padres más felices que nunca.

12. Practica la meditación del abrazo. Aprende a abrazar de verdad, y no sólo en apariencia, a la persona que tienes entre tus brazos.

Respira conscientemente mientras das ese abrazo con todo tu cuerpo, espíritu y corazón. Si lo haces así, la energía de tus cuidados y tu aprecio penetrarán en esa persona.

13. Amar a alguien no significa decirle que sí a todo lo que esa persona quiera. Para poder amar a otro, primero has de conocerte a ti y saber lo que tú necesitas. Es muy importante que amar al otro no tenga prioridad sobre escucharte a ti.

14. Para mantener el compromiso con nuestra pareja y enfrentar las tormentas más difíciles, necesitamos raíces fuertes. Es decir, no se trata de esperar a que surjan los problemas para fortalecer la relación, sino de construir esas raíces fuertes antes.

Hay árboles que parecen fuertes, pero una leve brisa puede derribarlos. En cambio otros pueden soportar las tormentas más violentas porque sus raíces son profundas y firmes. Y, en el caso del amor, las tres raíces de una relación duradera son la plena consciencia, la escucha profunda y el habla amorosa.

15. Cuando tu pareja y tú compartís la misma aspiración, los dos os convertís en un solo. Cuando tenéis las mismas preocupaciones, los mismos deseos y el mismo futuro, vuestra unión es fiel a esa aspiración. Lo compartís todo, pero a la vez mantenéis vuestra libertad individual intacta. Porque el amor nunca ha de ser una prisión.

16. Para saber cómo amar a alguien primero has de comprenderlo. Y para comprenderlo has de escucharlo.

Por eso es importante que le preguntes. “¿Crees que te entiendo lo suficiente? Cuéntame tus dificultades y tus deseos”. Así le das a esa persona la oportunidad de abrir su corazón.

17. Respira antes de discutir. Todos sabemos que discutir y culpar al otro no es útil, pero muchas veces lo olvidamos. Por eso, antes de decir o hacer algo de lo que después te arrepientas, detente y respira. Aprende a respirar de forma consciente cuando las cosas vayan bien y sabrás hacerlo cuando las cosas se pongan difíciles.

18. Escucha con paciencia. Deja hablar al otro libremente. Si dice algo que te sorprende, porque no es así como tú ves las cosas, no le interrumpas ni critiques sus palabras.

Cuando escuchas así, con el corazón, durante al menos diez minutos, empiezas a ver al otro y a comprenderle mejor. Tal vez más tarde le des la información que tú tienes, pero ahora simplemente escucha.

19. El amor cura. Si no te da alegría, no es amor verdadero. Y si te hace llorar, tampoco es amor verdadero.

Sólo cuando conoces las necesidades del otro y sabes lo que le hace feliz, puedes generar un sentimiento de alegría. Porque cualquier momento, ya sea conducir, hacer el desayuno o poner la lavadora, puede ser un momento de alegría si le pones compasión y amor.

20. Puedes aprender a nutrirte de alegría, a ti y al otro. Piensa: ¿eres capaz de hacer que sonría? ¿Puedes hacer que crezca su confianza? A veces una palabra amable es suficiente, recuerda que lo más importante son las pequeñas cosas.

21. El amor verdadero incluye un sentido de responsabilidad y aceptación del otro como es, con sus fortalezas y debilidades. Si sólo te gusta lo bueno de esa persona, eso no es amor. Si eres paciente y comprensivo con sus debilidades, tu amor se habrá construido sobre una base de protección y seguridad.

22. La felicidad del otro es tu felicidad, y tu felicidad es la suya. Del mismo modo, su sufrimiento es el tuyo, y el tuyo es el suyo. No hay diferencia ni discriminación, así que no puedes decir “ese es tu problema”.
Es decir, ninguno es más importante que el otro, ninguno sabe más que el otro y ninguno está por encima del otro.

23. Los enfados, cuanto antes mejor. Si estás demasiado alterado para hablar, escribe una nota a la otra persona. Puedes decirle algo como “estoy enfadada, estoy sufriendo y quiero que lo sepas. Estoy haciendo las cosas lo mejor que puedo. Por favor, ayúdame”.

24. Las acciones del otro también son consecuencia de su sufrimiento, y no de que quiera hacerte daño. Tenemos muchas percepciones equivocadas en nuestra vida diaria. Por eso es importante que siempre que percibas algo te preguntes si tu percepción es correcta. Recuerda que nadie es causante de tu sufrimiento más que tú mismo.

25. En el amor verdadero no hay lugar para el orgullo. A menudo nuestro orgullo se interpone en nuestro camino y nos impide pedir ayuda.

Pero amarse el uno al otro significa confiar el uno en el otro. Y si no le dices a alguien que estás sufriendo, significa que no le amas lo suficiente como para confiar en él. Si éste es tu caso, necesitas darte cuenta de que la persona a la que amas es la que más puede ayudarte.

Y hasta aquí la primera parte de las cincuenta claves para aprender a amar. Deja tiempo y espacio para digerirlas, y en un próximo post te contaré las otras veinticinco.

¿Qué te parecen? ¿Hay alguna que te haya llamado la atención? Si quieres puedes compartirlo conmigo en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

13 comentarios

13 comentarios
  1. Elizabeth 28/06/2018

    Hola Vanessa, no sabes cuánto te agradezco tus Post, son súper buenos. Créeme que hace tiempo que leo y trabajo en mi crecimiento personal y encuentro tú trabajo SENSACIONAL.
    GRACIAS, GRACIAS….. 🙏💖😊

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/06/2018

      Muchas gracias, Elizabeth. Me alegro muchísimo de que lo sientas así. Gracias por decirme.
      Un abrazo cariñoso,
      Vanessa

      Responder
  2. María del Mar 29/06/2018

    Buenos días, ya estoy suscrita a tu página…. Y he comenzado a leer los libros que recomiendas de autoestima, asertividad… Hace muy poquito, pero me estoy dando cuenta de que tengo que cambiar actitudes, y lo estoy intentando. Gracias por tus post y tus consejos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/06/2018

      Qué bien, Maria del Mar. Parece que estás enfocada y comprometida con mejorarte, estoy segura de que eso será una gran baza a ti favor. Sigue así.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 01/07/2018

      Muchas gracias, Maria del Mar. Se comienza por ahí, por “darse cuenta” y querer cambiar lo que no nos sirve, así que enhorabuena. Poco a poco, confía y persevera siempre :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  3. Marta 01/07/2018

    Como siempre Vanessa, un post maravilloso, lleno de sabiduría. Me ayudas mucho. Mil gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 01/07/2018

      Me alegro mucho, Marta. Mil gracias a ti también, encantada de compartir tu camino.
      Un abrazo de corazón,
      Vanessa

      Responder
  4. Mari 02/07/2018

    Hola Vanesa, soy Mari.
    Quiero darte las gracias por tus post, me ayudan mucho. Realmente he pasado muchísimas dificultades en mi vida, y estoy ahora aprendiendo a quererme a mí misma, a cuidarme a mí misma y a respetarme a mí misma para poder querer y respetar a los demás. Te doy las gracias por tus e-mails, y por lo que aprendo todos los días de ellos.
    1000 gracias de verdad, no sabes lo agradecida que me siento de haberme suscrito a tu página.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 03/07/2018

      Muchas gracias, Mari. Encantada de acompañarte en ese camino a quererte, cuidarte y respetarte, para ti y para los demás.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Fernanda 01/09/2018

    Yo quiero saber si es normal ver a mi novio como mi mejor amigo. Es mi primera relación seria y me da mucho miedo verlo solo como un amigo, me gusta mucho físicamente, es increíble como cada día me parece más bonito y dulce, pero viene a mi mente la idea de verle con alguien mejor porque no siento que pueda quererlo y eso me duele.
    Él es maravilloso, no sé si es baja autoestima o que no sé cómo querer.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 05/09/2018

      Fernanda,
      No me gusta hablar de normal / anormal, porque creo que cada persona es diferente y que todo puede darse. Es decir, que si alguien lo siente así los demás no somos quien para decir si es normal o no.
      Te diría que te conozcas y que aprendas a quererte y a sentirte merecedora de lo mejor… Desde ahí, trabajando tus creencias limitantes y mejorando tu autoestima, estarás preparada para querer y también para saber quién es la persona a que quieres.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. Mónica 11/02/2019

    Hola Vanessa, en primer lugar muchísimas felicidades por tu blog. La verdad es que todo lo que escribes me encanta e intento poner en práctica tus consejos. Pero tengo una reflexión, ¿qué pasa si nosotros trabajamos por cambiar nuestras actitudes pero nuestra pareja sigue igual? Es decir, me esfuerzo por tener empatía, por aprender a controlar mis emociones, por dejar de lado las cosas ‘tontas’, pero ese camino que me ayuda a mejorar día a día de repente se desmorona porque mi pareja no hace nada por cambiar su actitud y creo que una persona sola no puede hacerlo. ¿Tú cómo lo ves? ¿Esto es tarea de dos o el cambio de uno se supone que repercute en el otro? Gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 18/02/2019

      Hola Mónica,
      Creo que depende de quién sienta la necesidad de ese cambio. Si ambos estáis de acuerdo en cambiar para que mejore la relación de pareja, entonces es tarea de dos. Entiendo que es eso a lo que te refieres, porque si sólo tú sientes esa necesidad es diferente. Cuando el cambio de uno es suficiente para que la pareja mejore, entonces sí que repercute en los dos. Pero creo que no es lo habitual, que normalmente no hay uno que lo haga todo bien y otro todo mal, que ambos han de cambiar para entenderse mejor.
      Siendo los dos los que queréis mejorar la relación, creo que se trata de ir pidiendo, negociando y cediendo lo que uno y el otro necesita para que la relación vaya mejor, en cada momento, y priorizando siempre la relación. Si aun así sientes que tú te comprometes en ese cambio más que tu pareja, me viene la reflexión de siempre, la de que las personas no cambian si no quieren hacerlo, y muchas veces elegimos a alguien y queremos que cambie x cosas, en vez de elegir a una persona que ya sea como nosotros queremos (obviamente nadie será perfecto para nadie, me refiero que encaje en los aspectos que sean más importantes).
      Espero haberte aclarado :-).
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!