Esta es la creencia más dañina para tu autoestima

La creencia más dañina para tu autoestima

¿Qué crees que te mereces?

Sí, dime, ¿qué te mereces en tu vida?

¿No lo sabes? Pues en la respuesta a esta pregunta está una de las claves para ver cómo anda tu autoestima.

Todos cargamos con un montón de creencias limitantes –y también alguna potenciadora, menos mal :-)- desde nuestra infancia.

Están basadas en lo que nos dijeron, en lo que vivimos, en lo que interpretamos, en cómo nos trataron, en cómo nos sentimos tratados… Y la suma de todo ello fue dando forma a lo que creemos de nosotros mismos.

Puede haber muchas creencias limitantes en las personas con baja autoestima: no valgo, no puedo, no soy capaz, soy una inútil, valgo menos que los demás, todo me sale mal….

Estas son las típicas, las que todo el mundo conoce.

Pero hay una mucho menos consciente a pesar de lo extendida que está y de lo mucho que aparece en las personas que no se valoran lo suficiente.

Esta es, en mi opinión, la creencia más dañina para tu autoestima.

¿Sabes cuál es? La de “no merezco”.

No me merezco un trabajo mejor.

No me merezco una pareja que me haga feliz.

No me merezco unos amigos con los que lo pase bien.

No me merezco llevar una vida tranquila.

No me merezco descansar y no hacer nada.

No me merezco disfrutar de mi tiempo libre.

Y así con todo lo que se te ocurra que una persona puede querer, pero en el fondo sentir que no se merece.

Es tan sutil que lo normal es que, si la tienes, ni siquiera te hayas dado cuenta.

Las consecuencias de creer que no mereces

¿Cómo crees que va a actuar alguien que no se siente merecedor? Pues, lógicamente, saboteándose todo el tiempo, no luchando por lo que quiere y conformándose con lo que la vida le da. Sin más.

Por ejemplo, si no me siento merecedora de que me quieran como yo quiero que me quieran, me conformaré con amores “de pacotilla”.

O si no me siento merecedora de gustarle a alguien, estaré siempre dudando de que sus palabras sean honestas y sinceras.

O si no me siento merecedora de destacar en mi trabajo, estaré siempre dando un poco menos de lo que puedo dar o dudando de mis capacidades.

Es decir, proyectaré en mi vida lo que creo de mí. Que no me quiero lo suficiente, que no me valoro y que no me siento merecedora.

Y me criticaré y me hablaré fatal, porque pienso que no me merezco hablarme bien.

Y dejaré que los demás me hablen y me traten fatal, porque pienso que no me merezco ser tratada de otra forma.

Y tendré que estar siempre haciendo algo y siendo productiva, porque pienso que no me merezco parar, disfrutar y darme placer si no hay un motivo especial para ello.

Y me quedaré siempre para el final de la lista, porque pienso que no me merezco pensar en mí y darme prioridad.

Y me resignaré a que “así es mi vida”, porque pienso que no me merezco luchar por lo que quiero y perseguir mis sueños.

Y así con todo. Porque en el fondo no creo que me merezca que me vayan bien las cosas, ni hacer lo que quiero hacer, ni ser como me dé la gana ser.

Es como que, de tanto no sentirte merecedora, llegas incluso a castigarte y a vivir en una especie de penitencia continua, en la que cualquier deseo es inmediatamente castrado por esa sensación tan interiorizada de no merecer…

¿Te suena?

Por los errores que has cometido, por lo que sientes que deberías haber hecho mejor, por todas las veces que crees que no te has esforzado lo suficiente o por todo aquello de lo que no fuiste capaz… Así es como, poco a poco, puedes haberte convencido de que no mereces.

Lo bueno de no sentirte merecedora

¿En qué medida crees que no sentirte merecedora puede estar condicionando tu vida?

Veamos…

Piensa en alguien a quien valores mucho, en quien creas y a quien admires de verdad. ¿Lo tienes?

Ahora imagínate que esa persona, en el fondo de sí misma, no se sintiera merecedora. Que creyera que no vale lo suficiente y que no se merece nada bueno.

¿Cómo crees que ese “no sentirse merecedora” influiría en su comportamiento y en sus decisiones? Pues ya te lo digo yo: como una especie de muro que le sabotea y le impide avanzar hacia la vida que quiere.

Y, ¿para qué le estaría sirviendo a alguien creer algo así? Pues a esto también te voy a responder. Porque toda creencia, por muy limitante que haya sido, ha tenido que tener algo positivo. Si no, no se habría mantenido en el tiempo.

Fíjate, esto es lo que suelen decir las personas con las que trabajo cuando toman conciencia de que no se sentían merecedoras:

No sentirme merecedora me servía para no salir de mi zona de confort.

Para no arriesgarme.

Para no sentirme un fraude y una fracasada.

Para no darme batacazos.

Para no tener que superar mis miedos.

Para no parecer engreída o prepotente.

Para que los demás no esperaran mucho de mí y así no decepcionarles.

Etc, etc.

Así que sí, sentirte merecedora también tiene sus contras…

Por eso, eres tú quien ha de decidir si merece la pena asumir el riesgo, salir de tu zona de confort, superar tus miedos y superarte a ti.

En definitiva, si merece la pena empezar a creer y a sentir que te mereces todo lo bueno y lo mejor, a pesar de lo que eso te pueda suponer a partir de ahora…

Empezando a creerte todo lo que te mereces

Como te puedes imaginar, esto de sentirte merecedora empieza por dentro, cambiando la creencia tan profunda que te hace pensar así.

Y después, cuando esa creencia vaya cambiando, empezará a proyectarse hacia afuera, en tu actitud, en tu comportamiento y en los resultados que obtienes en tu vida.

En que eres capaz de reconocer y de decir lo que te mereces.

En que sabes que mereces todo aquello que quieres y que no hay nada que quieras y que no merezcas.

Y en que te diriges hacia la vida que sabes que te mereces.

¿Te das cuenta?

Ahora tal vez esperes una serie de pasos o de claves para cambiar esa creencia y sentirte merecedora. Pero no, esta vez sólo hay un paso :-).

Consiste en que tomes conciencia de que te mereces lo mejor. Y punto.

Sin condicionantes. Sin tener en cuenta tus logros o tus triunfos. Sin hacer recuento de tus éxitos o de lo que has conseguido.

Simplemente por existir, te mereces lo mejor.

Así que repite conmigo: Me merezco lo mejor.

Sí, me merezco todo lo bueno que la vida pueda darme.

Porque soy persona.

Porque soy digna.

Porque lo hago lo mejor que puedo

Porque soy igual de válida que los demás.

Y porque sí.

Y, dicho esto, empieza a comportarte en consecuencia.

¿Qué harías diferente si supieras que te mereces lo mejor?

¿Qué te concederías?

¿Para qué te darías permiso?

¿Qué te regalarías?

¿A qué le dirías que sí?

¿A qué le dirías que no?

¿Qué sería lo primero que cambiarías en tu vida, hoy mismo, si supieras que te mereces lo mejor?

Este es tu momento. Responde a estar preguntas y verás como, poco a poco, empiezas a creerte que te mereces lo mejor…

Así que dime, ¿qué harías ahora mismo si creyeras de verdad que te lo mereces? ¿Un viaje? ¿Decirle que no a alguien? ¿Tirarte en la hierba y no hacer nada? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios aquí debajo ;-).

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

42 comentarios

42 comentarios
  1. Rocío 09/03/2017

    Magnífico artículo!, gracias Vanesa, estoy trabajándome esto precisamente, y voy a seguir trabajándolo con todas mis fuerzas hasta que me sienta merecedora en cada una de mis células, hasta que lo sienta en mis entrañas… Un abrazo desde Sevilla..

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/03/2017

      Muy bien dicho, Rocío. Todos deberíamos sentirnos merecedores en cada una de nuestras células y en nuestras entrañas :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Carmen 09/03/2017

    Excelente articulo. Sería bueno que empezara a quererme y creer que me merezco todo lo bueno que me pasa. Aunque yo sé que el arriesgarme no es facil. Creo que no he estado mucho tiempo en un sitio fijo. Igual por eso no me arriesgo tanto.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/03/2017

      Muchas gracias, Carmen. Sentirte merecedora hará que te resulte más fácil arriesgarte, porque sabes que te mereces eso que quieres conseguir. Pero, obviamente, con sentirte merecedora no es suficiente. También hace falta tener fuerza de voluntad, saber lo que vas a ganar con ese cambio, tener claro para qué lo haces… Y que todo eso sea mayor que el coste de ese cambio.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Eduardo 01/09/2020

        Conocí a esta maravillosa chica, pero ella tiene un mes de haber terminado una relación tóxica dónde su novio la hacia sentir menos, en pocas palabras, una basura. Ella vive en otra ciudad y ella me confesó que yo le gustaba y hablábamos de planes juntos. Pero ella me pidió tiempo para sanar y yo se lo di. Hasta que un día se me hizo poder viajar y conocerla. Ahí comenzó todo, después de unos días ella acepto ser mi novia y yo le pregunté si estaba lista y si sentía presionada que no me aceptará aún pero ella dijo que si y estábamos bien, con besos y agarrados de las manos. Pues mi estadía terminó y yo tuve que regresar a mi ciudad. Al cabo de unos días ella empezó a dudar de si había tomado la decisión correcta y que tal vez si sintió presión al aceptarme. Ella me dice que no me merece porque no me quiere lastimar pero yo le digo que ella tiene un enorme corazón y que a pesar del daño que le hicieron ella sería incapaz de hacérmelo a mi. Le digo que ella se merece lo que yo le ofrezco y hasta más. Pero ella no se siente merecedora de nada y no sabe realmente lo que quiere. Yo quiero ayudarla y decirle que conmigo no va a pasar lo mismo que pasó, yo la quiero de verdad. Por favor ayúdeme doctora. Yo quiero que ella esté bien consigo misma y que aprenda que ella merece lo mejor.

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 15/09/2020

          Hola Eduardo,
          El camino de esa chica es de ella, es ella quien ha de andarlo, no depende de ti ni está en tu mano que lo ande. Cuando un corazón está muy lastimado no suele ser buen momento para empezar una nueva relación, porque muchas veces puede hacerse desde la añoranza o el dolor de la anterior, y se termina sufriendo más y haciendo sufrir a la nueva persona. De cualquier forma eso es algo que ha de decirte ella, y tú sólo podrás aceptarlo y respetarlo, porque no depende de ti. Si ha de ser, será, que no te quepa duda.
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
  3. B 09/03/2017

    Estupendo post. Cuando necesito una ayudita leo tu página.
    Me cuesta reservar un poco de tiempo para mi, como si no fuera mio!. Te suena?.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/03/2017

      Sí, es muy habitual esa sensación de que «mi tiempo no es mío y no dispongo de él». Pero ser consciente de ello ya es un gran paso, ahora toca ir dando pasitos más pequeños :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  4. B 09/03/2017

    Nos hemos acostumbrado a «evaluar» a los demás, y a q nos evaluen: padres, hermanos, amigos, profesores, vecinos, desconocidos.

    Es un problema cuando nos convencen de que no somos suficientemente buenos en…
    Y, como dices en el post, somos merecedores porque sí.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/03/2017

      Pues sí, y es un trabajo de todos evaluar menos y aceptar más. La evaluación que debe contar es la que uno hace consigo mismo, en el camino a sentirse satisfecho de quién es y de cómo es…
      Un abrazo

      Responder
  5. Lenis 09/03/2017

    Hola. Me ha encantado el artículo ya que me siento muy identificada con todos los puntos que se tocaron. No me creo merecedora de nada, me siento inferior a todos, soy súper insegura y creo que nunca nadie se fijara en mí por mi color de piel y por qué me siento menos. Es algo duro que siempre atravieso y me cuesta perder salir de ese pensamiento, aunque lo intento.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/03/2017

      Lenis,
      Lo primero, hay muchas personas que se sienten como tú, no creas que estás sola.
      Y que cuando tú te aceptes y te quieras como eres, sin compararte con los demás ni sentirte inferior, los demás también lo notarán. Es algo que se proyecta. Así que hazlo por ti y para ti, trabaja esos pensamientos y esas creencias limitantes, y verás como poco a poco todo cambia :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  6. BEATRIZ 11/03/2017

    ¡Que buen artículo! :). Me ha encantado. Muchas GRACIAS. Soy soy merecedora. Me merezco lo mejor :). Claro que sí. Me ha aportado claridad. GRACIAS.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 13/03/2017

      Muchas gracias, Beatriz. Me alegro mucho de que te haya aportado claridad y, sobre todo, de que te sientas merecedora :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  7. Encarnación 14/03/2017

    Me encanta este post, no entiendo porque nos tenemos que sentir culpables de ser como somos y siempre tener el miedo a lo que piensen los demas de nosotros. Y eso mismo nos hace ponernos límites en el día a día dejando de actuar o de ser nosotros mismos por miedo a que nos critiquen o juzguen. A mí es lo que más me pesa y leyendo tus artículos me doy cuenta de que hay que cambiar en todos los sentidos para valorarnos más a nosotros mismos, que eso es lo más importante para poder ser feliz. Muchas Gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/03/2017

      Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, Encarnación. Y yo muchas veces tampoco lo entiendo… ¿Por qué todos sin darnos permiso a ser como somos y con el mismo miedo a lo que piensen los demás? Desde luego, el camino para cambiar eso comienza dentro de cada uno, en valorarte, en ser tú misma y en hacer lo que necesites para ser feliz. Yo también estoy en ello ;-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  8. Charo 14/03/2017

    Gracias por el post Vanessa, es muy bueno, como todos los tuyos.
    A mi lo que me pasa es que en mi trabajo me siento muy insegura y que no encajo con nada ni con nadie. Es esa sensación la que me hace sentirme pequeña y a disgusto con todo. ¿Tu crees que es normal que un trabajo te pueda hacer sentir asi?. Me siento desubicada, no me gusta ni el trabajo ni la gente y me deprimo mucho.
    Y estar todos los días mal al final te pasa factura y lo extiendo al resto de mi vida. Necesito tu consejo.
    Gracias por tus artículos, son maravillosos y un alivio.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/03/2017

      Hola Charo,
      Creo que no existe lo normal ni lo anormal, que son etiquetas que ponemos y que lo que importa es que aceptes como te sientes sin juzgarte. ¿Qué necesitarías para sentirte segura en tu trabajo y sentir que encajas allí? Si te haces preguntas y crees en ti encontrarás respuestas y se abrirán caminos que no imaginabas, ya lo verás. Y si eso no pasa busca a alguien que te ayude a conseguirlo.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  9. Chelo Fernández 15/03/2017

    Gracias Vanessa. Me ha llegado tu artículo en el momento justo y necesario. Causalidades!

    ¡Manos a la obra!

    Un gran saludo!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 16/03/2017

      Me alegro mucho, Chelo. Sí, esas mágicas causalidades :-). Que vaya fenomenal.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  10. Neila 18/03/2017

    Lo que haría ahora mismo al pensar que merezco lo mejor seria dejar de preocuparme por lo que puede pasar en mi futuro y dejar de preocuparme por las decisiones que debo tomar.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/03/2017

      Muchas gracias, Neila. El siguiente paso sería llevarlo a la práctica. ¿Qué vas a hacer para dejar de preocuparte por tu futuro y por las decisiones que debes tomar? Piénsalo :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  11. ROCIO RANGEL 24/03/2017

    Gracias por tu estupendo artículo.
    Iniciaría creyéndome capaz de tener un mejor puesto en la empresa por el simple hecho de ser eficiente y proactiva.

    Saludos

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 24/03/2017

      Muy buena respuesta, Rocío. Ahora toca que te lo creas y que cada día te sientas completamente merecedora de ese puesto.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  12. Teresa 03/08/2017

    Muy bueno tu post! No lo había leído hasta ahora y tengo que decir que me está sirviendo para dejar de pensar tanto en el pasado y retomar mi vida hoy. Tengo que leerme todo lo que envías ya que me hace mucho bien. Saludos y gracias!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/08/2017

      Muchas gracias, Teresa. Me alegro de que te sirva. Recuerda que tu vida es hacia adelante, no hacia atrás ;-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  13. Isabel 26/01/2018

    Muchas gracias por cada uno de tus post. Me siento muy identificada con muchas de las cosas que explicas, lo de sentirme inferior, lo de compararme, lo de no sentirme merecedora…. Me cuesta mucho aceptar que no necesito demostrar a cada paso mi validez para ser querida… Estoy trabajando en ello. He empezado por tener actitudes de autoestima a ver si así poco a poco voy creyendo en mí misma… Fue una gran suerte encontrarte.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/01/2018

      Muchas gracias, Isabel. Vete poco a poco, con paciencia y cariño. Si lo haces sola el proceso será más lento que si pides ayuda. Sea como sea, hazlo por ti y no te rindas, porque seguro que puedes conseguirlo.
      Un abrazo cariñoso,
      Vanessa

      Responder
  14. Anna 20/09/2018

    Muchas gracias. Yo viviría tranquila al relacionarme con las personas y ver que no son más que yo. Me merecería aceptar mi imagen, mi aspecto, y lucirlo. Poder opinar sin miedo, y sobre todo estar tranquila siendo quien soy.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/09/2018

      Muy bien, Anna. Entonces trabaja esas creencias: soy válida, me acepto completa, mi opinión es válida, soy maravillosa como soy, merezco lo mejor… Si sabes lo que quieres creer, ahora toca empezar a construirlo.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  15. Miroslava 22/01/2019

    ¡Gracias! Necesitaba leer esto. Unos años atrás no entendería el texto. Hoy lo tomo como propio.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/01/2019

      Me alegro mucho, siéntelo para ti :-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  16. Mel 25/03/2019

    He llorado leyendo este articulo porque he descubierto de donde nace mi problema. Es duro y triste entender que no crees que mereces algo porque te estuvieron diciendo eso durante toda tu vida, y que esa persona que te ha venido repitiendo eso es tu propia madre .

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/03/2019

      Mel, entiendo lo que dices, y me alegro de que el post te haya ayudado a darte cuenta de esa creencia limitante. Ahora empieza andar el camino para cambiarla, para darte cuenta de que tú también te mereces lo mejor, y para hacer que esa creencia se refleje en tu vida y en lo que consigues.
      Cada persona que nos encontramos está librando su propia batalla. Muchos porque no se sienten válidos, merecedores, queridos, dignos… Porque no han tenido la oportunidad de aprender a sentirse así, porque nadie les enseñó, porque lo que escuchaban de pequeños era justo lo contrario, «tú no puedes», «no lo haces bien», «eso es muy difícil». Y quien no se quiere a sí mismo no puede enseñar a que otros se quieran a sí mismos. Comprende que tu madre seguramente lo hizo lo mejor que pudo y que supo desde lo que ella había recibido cuando era una niña. Comprende eso, para poder perdonar, y trabaja para sentirte merecedora tú, por ti.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  17. Ana 05/08/2019

    ¡Gracias por el artículo! Me ha encantado. También estoy trabajando en sentirme merecedora de todo lo que la vida me ofrece. Y lo primero que me gustaría hacer es darme más mimos, masajes, peluquería , viajes… Tu artículo me ha llevado a pensar que lo que ofrezco a la vida es único por ser quién soy. Así que dejaré de mirar tanto los logros externos porque me da la sensación de que nunca es suficiente. Gracias y ánimos a tod@s en este maravilloso camino. Abrazo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 07/08/2019

      Qué buena reflexión, Ana. Muchas gracias por compartirla. Así es, tú eres única y lo que le ofreces a la vida también. Disfruta de esos mimos y de mirar hacia dentro, porque dentro de ti ya eres suficiente.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  18. Erik Vera 04/05/2020

    Buenas noches. Un gusto, me llamo Erik Vera, gracias a su artículo estoy mejorando bastante. Mi caso era que mi falta de merecimiento hacía elegir situaciones de sufrimiento y finales de fracaso. Ahora conscientemente elijo situaciones agradables y con finales exitosos. Gracias milenarias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 04/05/2020

      Qué bien, Erik. Me alegro mucho de que estés siendo tan consciente de ti mismo, maravilloso trabajo. Felicidades.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  19. Tania 04/06/2020

    Hola! Me ha gustado mucho tu artículo ya que estoy en un momento así. ¿Puede ser que busquemos parejas imposibles por pensar que no merecemos alago real? ¿Cómo podemos trabajarnos esto? Creo que no es solo cuidarse físicamente, es un trabajo mucho más profundo, ¿creerse por ejemplo merecedora de un amor de otra persona que parece imposible, o que te dicen cosas bonitas pero no te las crees?
    Gracias, Vanessa.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 05/06/2020

      Hola Tania,
      Así es, si no nos sentimos merecedores lo reflejaremos en todos los aspectos de nuestra vida, también en la pareja que elijamos y en cómo nos relacionamos con ella. Por eso para sanarlo se trata de comprender de dónde viene esa falta de merecimiento y empezar a amarte y a sentirte merecedora de lo mejor, porque lo eres, todos lo somos. En eso consiste el camino del amor hacia ti misma.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  20. Isabel Turrado Almanza 15/06/2020

    Muchas gracias por tus artículos Vanessa. Son muy útiles, ¡saco mucha enseñanza de ellos! Me gusta también como lo cuentas, tan práctico, cercano… es muy fácil de asimilar. Cuando escribes: «Si Has Disfrutado Con Este Post, Aquí Tienes Otros Similares» realmente sé que llega un regalo de información.
    GRACIAS

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/06/2020

      Me alegro mucho, Isabel. Muchas gracias por compartirlo conmigo :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!