Las doce ideas sobre la vida que te están haciendo infeliz

Doce ideas vida infeliz - chica en el mar

Construimos nuestra realidad en base a lo que creemos, así que reconocer qué creencias nos limitan y ser capaces de cambiarlas es un paso imprescindible para ser quien queramos ser y para vivir la vida que queramos vivir. Esa que en el fondo de ti sabes que es la que te gustaría, aunque vivas ahogado entre miedos al qué dirán, a que no te quieran los demás o a lo que pueda pasar.

Por eso nunca me cansaré de hablar de nuestras creencias (aquí, aquí, aquí o aquí), porque realmente pienso que cambiar lo que crees sobre ti y sobre cómo tienen que ser las cosas es la clave que te permitirá ser más libre para elegir.

Así que hoy quiero contarte cuáles son nuestras doce creencias limitantes más habituales, las que se esconden detrás de la mayoría de tus miedos:

1.Es necesario que los demás te quieran y te acepten. Tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo…. Todos tienen que aprobarte, así que cállate lo que piensas para evitar un conflicto, haz lo que los demás esperan de ti y conviértete en siervo de sus vidas.

Reflexión: la mayoría de las veces los demás te critican más en tu mente que en la realidad. Y, aunque así fuera, no puedes gustarle a todo el mundo. A unos les gustarás más y a otros menos, igual que te pasa a ti.

Es agotador vivir tu vida pensando en satisfacer a los demás. No se trata de que te dé igual que los demás te acepten, sino de que deje de ser algo necesario para ti.

Haz lo que gustes y lo que desees y si a alguien le molesta ya tendrás tiempo de escucharle, razonar sus argumentos y decidir si quieres cambiar o quedarte cómo estás. Que para eso es tu vida.

Empieza a preguntarte “¿qué quiero en mi vida?”, en vez de “¿qué les gustaría a los demás que hiciera?”.

2.Tienes que hacerlo todo bien, tener solución para todo y no cometer ningún error. Vaya, que tienes que ser perfecto. Así que si en algo crees que no lo vas a ser lo evitas. Lo importante es no meter la pata.

Reflexión: Vivir así supone una presión insoportable que hará que nunca disfrutes. Da igual lo que te dijeran de pequeño, no tienes que hacerlo todo bien.

No vales más o menor porque hagas las cosas mejor o peor. Vales por lo que eres, por lo que das, por lo que compartes, por lo que te esfuerzas…

Si siempre temes fracasar nunca conseguirás nada, porque el que avanza es el que se arriesga a meter la pata. ¿Cuándo fue la última vez que te arriesgaste a no saber?

Hacer todo bien es imposible. Disfruta mientras lo haces, enfócate en hacerlo lo suficientemente bien y, sobre todo, hazlo.

3.Hay personas malas que merecen un castigo. Caemos en esta creencia cuando pensamos que todos tienen que tratarnos bien, de una forma educada, justa y respetuosa, y si no lo hacen merecen un castigo. También cuando criticamos a los demás por lo que hacen o lo que dicen y somos incapaces de entender los motivos que pueden tener para ello. O cuando dividimos el mundo en personas buenas y personas malas.

Reflexión: que una persona haya dicho una mentira no significa que sea un mentiroso. Y que alguien haya incumplido un compromiso no significa que no puedas confiar en esa persona. Porque las personas no somos, las personas nos comportamos. Y eso son sólo comportamientos concretos.

No por que piense que algo está mal significa que esté realmente mal. Ni porque alguien me moleste significa que sea una mala persona. Lo que yo creo u opino no es absoluto, es sólo como yo lo veo. Y yo no tengo derecho a juzgar lo que alguien merece.

4.Es horrible cuando las cosas no salen como a ti te gustaría o como habías planeado. Así que si tienes que cambiar de planes te enfadas. Y si alguien cambia de opinión y eso te afecta te enfadas.

Reflexión: ¿quién te dijo que todo fuera a salir bien? En la vida las cosas no siempre salen bien y no pasa nada, no es necesario.

Lo útil no es quejarte o maldecir a alguien. Lo útil es adaptarte a lo que ha sucedido y buscarle una solución. Incluso, aunque no pudieras cambiarlo, enfadarte sigue sin arreglar nada.

Lo peor nunca es lo que ha pasado, sino lo que tú te dices al respecto y que lo interpretes como algo horrible. Cambia el “¡qué horror! ¡No puedo soportarlo!” por “no pasa nada, seguro que hay otra alternativa”.

5.Tu vida es consecuencia de lo que pasa a tu alrededor y por eso mismo tú tienes muy pocas posibilidades de controlar cómo te sientes. Y como no controlas lo que pasa no puedes ser feliz.

Reflexión: Es cierto que no controlas lo que hagan los demás ni lo que sucede a tu alrededor, pero eso no te impide ser feliz. Echar balones fuera sólo es una forma de evitar enfrentarte a la realidad: que tu actitud y tus sentimientos sí los puedes controlar. Y eso es lo que te hará feliz.

6.Cuando algo es o podría ser peligroso hay que preocuparse mucho y sentir miedo por lo que podría pasar. Caso típico del que se preocupa por todo y vive siempre estresado (somatizando en el cuerpo la mayor parte de las veces).

Reflexión: en nuestra vida real hay pocas cosas verdaderamente peligrosas y la incertidumbre no es una de ellas. La mayoría de las cosas que temes nunca van a suceder, a no ser que consigas atraerlas de tanto pensar en ellas ;-).

7.Es más fácil evitar los problemas y las dificultades que hacerles frente. Esta creencia se manifiesta cuando lo dejas todo para mañana, cuando no hablas con alguien por no poner peor las cosas o cuando sigues haciendo algo que no te gusta por lo que pueda pasar.

Reflexión: cuando confías en ti no evitas las cosas, sino que las haces porque sabes que quieres solucionar eso y que será mejor para ti. Ese es el auténtico camino a la felicidad.

8.Para que te vaya bien necesitas contar con la ayuda de alguien más sabio y fuerte que tú. Total que siempre dependes de alguien que te ayude a tomar decisiones o a decidir qué es lo mejor para ti. Y así cada vez eres menos tú mismo y tienes menos control sobre tu vida.

Reflexión: cada persona tiene que elegir su propio camino y atreverse a cometer sus propios errores. Y te aseguro que es mucho más satisfactorio que vivir la vida de otros por miedo a tomar las riendas de la tuya.

9.Tu pasado condiciona tu presente y no puedes escapar de él.

Reflexión: lo que pasó o que las cosas siempre hayan sido de una forma no significa nada. ¿Sabes una cosa? No es que los demás hayan tenido un pasado ideal, sino que han decidido que deje de limitarles.

Vale, no puedes cambiar tu pasado, pero sí puedes aprender de él para soltarlo y empezar a vivir un presente que te permita construir el futuro que deseas. Así que deja de usar lo que pasó como la excusa perfecta para no cambiar.

10.Debes preocuparte mucho por los problemas y comportamientos de los demás. Preocuparnos por cómo son o se comportan los demás no va a hacer que ellos cambien, pero sí nos va a hacer a nosotros infelices por algo que no está en nuestras manos.

Reflexión: el cambio es una puerta que se abre hacia dentro, en tu caso y también en el de los demás. No podemos obligar a alguien a que cambie. Lo único que podemos hacer es decirle cómo nos sentimos con su comportamiento y aceptar si elige no cambiar.

11.Hay una solución perfecta para cada problema y tienes que encontrarla. Así que acumulas ansiedad y malestar en busca de una verdad absoluta que no existe. Además de que el perfeccionismo es una de las maneras más seguras de ser infeliz.

Reflexión: la solución ideal hoy puede ser una y mañana tal vez sea otra. En cada momento elegirás lo que creas que es mejor, sabiendo que fue la mejor opción en ese momento y que no sirve de nada mirar atrás y pensar en lo que pudo haber sido. Y recuerda que si cometes un error no pasa nada, que tu valor está más en las veces que lo intentas que en las veces que te equivocas.

12.Cuanto menos haces, más feliz eres. Vamos, que la felicidad aumenta con la inactividad y el ocio indefinido.

Reflexión: Puede parecer tentador, pero no es cierto. Es una felicidad pasajera porque la forma máxima de felicidad es la autorrealización. Y esta llega cuando estamos haciendo algo que nos gusta, cuando el tiempo vuela, cuando nos sentimos útiles para otros, cuando nos esforzamos por conseguir nuestros objetivos… Vaya, que en la tumbona de la piscina se está de lujo, pero eso no te va a traer la felicidad.

¿Te suena alguna de estas creencias? ¿Con cuál te identificas más?

Todas, excepto la última, están basadas en las ideas irracionales del psicólogo Albert Ellis, que él llamó así porque no tienen ninguna lógica ni son objetivas. Es decir, nadie necesita que le quieran ni hacerlo todo bien para sobrevivir.

Ni tampoco tiene ningún sentido hablar en términos absolutos y categóricos, porque siempre hay excepciones. Por eso es más sano y beneficioso un “quiero” o un “me gustaría” que un «hay que» o “tengo que”.

¿Qué opinas? ¿Quieres cambiar tus creencias y ser quien quieras ser? Descubre cómo en esta guía de regalo con los diez pasos clave. Puedes descargarla pinchando aquí.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

10 comentarios

10 comentarios
  1. Andrés Merlino 16/04/2015

    Vanessa, mi opinión es que eres de lo mejor que hay en la profesión. Con afecto de tu colega Andrés Merlino

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/04/2015

      Muchísimas gracias, Andrés. Te agradezco mucho tus palabras.
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder
  2. Lorenina 17/04/2015

    Me encanta el artículo, y en mi casó las creencias más limitantes son el 1, 2 y el 4. Seguiré trabajando en ellas.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/04/2015

      Muchas gracias, Lorena. Lo tienes muy pillado :-).
      La primera es una de las más habituales y la segunda tampoco se queda corta, la interiorizamos desde pequeños en casa y en el cole.
      En la cuarta puede servirte pensar que en realidad sólo hay un cambio en la vida por el que merezca la pena preocuparse… Y también darnos cuenta de que todo pasa para algo y que lo que hoy parece un contratiempo tal vez mañana sea lo mejor que te pudo pasar ;-).
      Un besazo

      Responder
  3. patty 21/04/2015

    Gracias vanessa por tan buenisimos pots me han ayudado mucho en mi crecimiento personal eres muy acertiva en cada una de las reflexiones. te mando un abrazo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/04/2015

      Mil gracias, Patricia. Encantada de que me comentes si hay algo sobre lo que te gustaría que hablara.
      Te mando un fuerte abrazo rumbo a México.

      Responder
  4. Héctor Medina 04/04/2016

    Mil gracias Vanessa por el don de servicio que tienes. Realmente tus pots son maravillosos y ayudan a pulir nuestro ser. Que el Todopoderoso le de muchísima sabiduría para que continúes con esta loable labor.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 05/04/2016

      Mil gracias, Héctor. Son muy hermosas tus palabras.
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!