Cómo dejar de ser tan exigente contigo misma

Cómo dejar de ser tan exigente - chica feliz

¿Alguna vez te has sentido exigida por alguien?

Sí, la típica persona que siempre te pide más y más, que nunca está satisfecho con lo que haces y que nada le parece suficiente.

Es muy probable que sí, que hayas tenido unos padres exigentes, un jefe exigente o un profesor exigente.

¿Cómo te hacía sentir? Triste, frustrada, desmotivada, enfadada, insegura, tonta, con miedo a fallar…

Sea como sea, seguro que no te hacía sentir nada agradable.

Pues así es como, ahora, te haces sentir a ti misma cuando te exiges demasiado.

Ahora eres tú quien te hace sentir triste, insegura, frustrada, desmotivada… ¡Con tu maldita exigencia!

Siempre mirando a tus carencias, a tus errores, a todo lo que deberías hacer y no haces, a todo lo que deberías ser y no eres

¿Te suena? ¿Quieres saber cómo dejar de ser tan exigente contigo misma?

A menudo, en una primera sesión de Coaching, escucho cosas como “no me gusta nada de mí”, “tendría que ser capaz de hacer mucho más” o “todo lo hago mal”.

¡Madre mía! ¿Cómo puede alguien ser tan duro consigo mismo? Porque ya te digo yo que seguro que hay muchas cosas buenas en ti y que seguro que tienes muchos motivos de los que sentirte orgullosa.

Pero con tanta exigencia, ¡no los puedes ver!

En el post anterior te conté cómo son las personas demasiado exigentes consigo mismas y por qué ser así es tan dañino para su bienestar.

Y en éste quiero contarte cómo salir de ese castigo que te impones cada día con tu manera de tratarte.

Sea quien sea de quien hayas aprendido a tratarte así de mal, o aunque un día tratarte así te sirviera para algo (por ejemplo, para obtener el reconocimiento de los demás), ya es hora de que dejes de hacerte tanto daño.

Ya es hora de que aprendas a quererte, a tratarte bien, a darte permiso para hacer lo que te apetece, a disfrutar de la vida y a premiarte por ello.

¿Te apuntas? Pues empezamos.

Doce claves para acabar con la autoexigencia.

1.Toma conciencia.

No puedes cambiar algo de lo que no eres consciente, así que lo primero para dejar de ser tan exigente contigo misma es que te des cuenta de que lo eres.

Por eso al final del último post te propuse observar tu dialogo interno durante una semana para darte cuenta de si estabas siendo demasiado crítica y exigente contigo misma.

Si estás aquí supongo que sí lo eres, así que sigamos…

2.Observa cómo te hace sentir eso que te dices.

Y date cuenta de que eres tú quien se está haciendo sentir así. De que ese malestar, ¡te lo provocas tú!

Cuando una persona se escucha a sí misma y se da cuenta del daño que se hace con cómo se está tratando, es como que una luz se encendiera delante de ella. Como si de repente se hiciera la dueña de su bienestar.

Esa toma de conciencia es lo que te permitirá cultivar el amor a ti misma y empezar a tratarte con cariño.

3.Acepta lo que sientes, ¡porque tienes derecho a sentirlo!

Si sientes envidia, miedo, odio, rabia, tristeza o lo que sea… ¡está bien! ¡No pasa nada! Todas las emociones están ahí para algo, todas son igual de sanas y de necesarias, ¡no las rechaces ni te rechaces a ti por sentirte así!

Por ejemplo, un día, después de una discusión con mi pareja, empecé a sentirme insegura y al momento empecé a criticarme y a juzgarme por sentirme así. Hacía mucho que no me hablaba así de mal a mí misma y me sentí fatal. ¿Solución? Dejar de exigirme sentirme segura, aceptar lo que estaba sintiendo y ser compasiva conmigo.

Porque, y esto es de cajón, si alguien se siente inseguro, ¿cómo va a dejar de sentirse así si no es capaz de comprenderse?

Así que, lo que sea que sientas, deja de juzgarlo, deja de juzgarte por sentir eso, deja de repetirte que no deberías sentirte así y aprende a ser compasiva contigo misma. Porque solo así podrás empezar a sentirte bien.

Por ejemplo, si estás agotada, ¿cómo vas a descansar si no dejas de exigirte más y más?

O si estás desmotivada, ¿cómo vas a motivarte desde la exigencia?

O si tienes miedo, ¿cómo vas a superarlo si no eres capaz de tratarte con amor?

De verdad que no te mereces tratarte así, ¡nadie se lo merece!

Y hasta que no lo entiendas y empieces a tratarte con amor y compasión, como tratarías a alguien a quien quieres mucho, no vas a sentirte bien.

4.Comprende qué hay detrás de tanta exigencia.

¿Qué necesidad pretendes satisfacer exigiéndote tanto? Tal vez sea para conseguir la admiración de los demás, tal vez para sentirte válida, tal vez para tener una falsa sensación de autoestima, tal vez para no decepcionarles

¿Y qué creencias te llevan a exigirte así? Por ejemplo, “tengo que ser la mejor”, “tengo que dar el máximo”, “tengo que hacer lo que se espera de mí”, “tengo que hacerlo lo mejor que pueda”, “debería ser más xx”.

Reconoce tus creencias limitantes y decide por cuáles quieres cambiarlas. Por ejemplo, “me merezco disfrutar”, “elijo lo que me hace sentir bien”, “tengo derecho a hacer lo que me haga feliz”, “me merezco hacer lo que me apetezca”, “soy estupenda como soy”.

En cuanto cambies la creencia sobre la que se sostiene tu autoexigencia, cambiará tu manera de tratarte. Ipso facto.

5.¡Déjate en paz de una vez! ¡Déjate vivir!

¿Ves cuando le dices a alguien “déjame en paz”? Pues eso mismo, ¡pero tú contigo!

Deja de castigarte tanto, de ser tan dura y exigente, de ser tan estricta y de machacarte tanto.

Empieza a hablarte con todo el cariño del mundo, aunque al principio te parezca forzado. Imagínate que se lo estás diciendo a alguien a quien quieres mucho y que sabes que se merece lo mejor.

Es decir, si quieres quererte, empieza por hablarte como si ya te quisieras.

Y si de repente te das cuenta de que tu parte exigente ha vuelto a coger las riendas, ¡te pones seria y le dices que te deje en paz! Como lo harías, espero, con cualquiera que te lleve tiempo tocando las narices ;-).

6.Convéncete de que te lo mereces.

¿Por qué será que somos mucho más duros con nosotros mismos de lo que lo somos con los demás? Por ejemplo, hay quien se exige saberlo todo y saber de todo, pero no piensa nada malo porque otra persona no sepa algo o no sepa de algo.

¿Por qué no nos tratamos igual que a los demás? ¿Será porque no nos sentimos igual de merecedores?

Bueno, pues sí, esto bien alto te lo digo yo: ¡TE MERECES LO MISMO QUE LOS DEMÁS! ¡TE MERECES LO MEJOR! ¡TE MERECES QUERERTE Y DISFRUTARTE COMO ERES!

Lee despacito y toma conciencia de todo lo que te mereces: te mereces decir que no si no te sientes bien con algo, te mereces priorizarte y pensar en ti, te mereces hacer lo que te apetezca en cada momento, te mereces hacerlo a tu ritmo y te mereces disfrutarlo (y muchas cosas más que ahora no vienen a cuento).

7.Escúchate y reconoce lo que quieres, lo que deseas y lo que necesitas.

Y si no encaja con lo que crees que debería ser, ¡da lo mismo! Valida lo que quieres y lo que deseas por el simple hecho de que es tuyo, de que es tu deseo y tienes derecho a satisfacerlo.

Si no quieres hacer deporte, si no te apetece ir a esas comidas tan aburridas, si no tienes ganas de hacer ese examen para ascender en tu trabajo, si no te apetece arreglarte tanto como las otras mamás del cole…, ¿qué tiene esto de malo?

¿Qué crees que resuelves con exigirte hacer algo que no te apetece, porque crees que deberías hacerlo? ¿No sería mucho más sencillo aceptar y reconocer tu necesidad, para que después puedas responder en base a ella?

8.Date permiso para ser como eres, ¡aunque no seas perfecta!

¿Cómo dejar de ser tan exigente contigo misma si no te das permiso para ser como DE VERDAD eres?

Permiso para ser tú, como te de la gana, y para dejar de querer ser la mejor, de hacerlo todo muy bien y de impresionar a todo el mundo. ¡No necesitas nada de eso para sentirte bien!

Que estamos aquí para ser felices, no para ser superinteligentes, ni megaextrovertidos ni hipertalentosos.

De verdad que creo que cada persona debería vivir como si hoy fuera el último día de su vida. ¡Cuánto cambiarían las cosas! Estoy segura de que entonces priorizaríamos lo importante y nos dejaríamos de tantas exigencias y tantas chorradas.

Que por supuesto que hay obligaciones y hay cosas que nos toca hacer cada día aunque no nos apetezca. Pero eso también puedes aprender a hacerlo sin exigirte. Animándote, tratándote bien, relajándote y dejándote fluir en cada cosa. ¡Hasta donde llegues!

9.Diferencia cuándo es momento de exigirte más y cuándo no.

No creo que la exigencia, tal y como la hemos aprendido, sea buena nunca. No creo que sea bueno estar siempre pensando en lo que te falta, pidiéndote más y más y diciéndote una y otra vez “esto podría hacerlo mejor”.

Pero es cierto que cuando tenemos confianza en nosotros mismos y estamos de buen humor nos apetece ponernos retos que nos hagan superarnos. ¡Es como que te sale solo! Y ahí sí, ahí sí merece la pena que te exijas. O, mejor dicho, que te comprometas.

Es decir, si las cosas te van bien y te sientes bien sí es momento de pedirte y comprometerte a dar un poco más, en lo que sea.

Pero si no te sientes bien, si las cosas no están siendo fáciles para ti o si te falta confianza en ti NO es momento de ponértelo más difícil. Al revés, es momento de ponértelo fácil. Tan fácil como seas capaz, ¡facilísimo!, mientras resuelves eso que te pasa, aprendes a sentirte bien y recuperas la confianza en ti.

10.Esfuérzate cada día por priorizar tu propia Voz Interior.

Esa voz compasiva, amorosa y disfrutona que, estoy segura, todos tenemos deseando salir en nuestro interior.

El problema es que hay muchas personas que la han sepultado para dejar paso a todas esas voces, la mayoría aprendidas, que les dicen que las cosas se hacen así, que lo correcto es asá, que lo que está bien es esto y que aquello está fatal…

Personas que jamás se han preguntado lo que de verdad piensan, sienten o quieren sobre algo, como si su propia voz quedara anulada una y otra vez por la de todos los demás.

Pues que sepas que tu auténtica voz interior tiene sus propios criterios sobre lo que está bien y lo que está mal, lo que es correcto o incorrecto, lo que es justo o injusto, moral e inmoral. Y no le importa ir a contracorriente, ¡porque se siente segura, auténtica, grande y poderosa!

Por ejemplo, tal vez tu voz interior te anime a ser compasiva contigo en momentos en los que hasta ahora creías que tenías que ser firme.

O te puede animar a poner límites en momentos en los que antes habías aprendido a callarte.

O a reconocer lo que vales en momentos en los que te habían enseñado a ser humilde.

Ella conoce tus valores, lo que de verdad es importante para ti…

Y cuando la estés escuchando lo sabrás porque sentirás una especie de liberación y de paz interior que no habías sentido antes.

11.Date permiso para disfrutar.

Nos han enseñado a hablarnos con reproches, como si tuviéramos que castigarnos por lo que no hacemos “perfecto” según nuestros parámetros. ¿Qué es perfecto? No es lo mismo para ti o para mí. De hecho, cada uno elige donde pone el listón.

Además de que lo perfecto aburre, ¡de que la perfección no te va a hacer feliz!

Lo que te hará feliz es aprender a ser flexible, a dejar a un lado las normas y los “debería” y a disfrutar todo lo que puedas de cada instante de tu vida.

Y lo que te hará sentirte bien es hablarte y tratarte con toda la compasión y el amor del mundo. ¡Tanto como seas capaz!

Date permiso para elegir tus normas, para ser flexible, para hablarte con cariño, para ser compasiva, para tomar una decisión sin que tenga que ser la mejor, para comprenderte, para hacer lo que en este momento te apetece, para priorizarte y pensar en ti, para decir que no, para hacer lo que te haga sentir bien, para equivocarte y dejarlo estar, para disfrutar de cada cosa que hagas, para valorar lo bueno, para hacerlo y disfrutarlo tantas veces como quieras…

Para creerte y recordarte que lo estás haciendo bien, que todo va a ir bien y que puedes confiar en ti.

En resumen, ¡date permiso para sentirte bien!

12.Dales permiso a los demás.

Para lo mismo, para que disfruten, para que hagan lo que les haga sentir bien, para que sean flexibles y compasivos consigo mismos…

Porque el que se exige a sí mismo también suele exigir a los demás. Tal vez no siempre o no con la misma dureza, pero de alguna manera acaba haciéndolo.

Tres ideas para poner en práctica ahora mismo

De verdad que nunca, nunca, nunca, vas a ser demasiado permisiva contigo. Te lo garantizo. Y también te garantizo que cuanto más lo seas mejor te sentirás, más ganas tendrás de hacer cosas, más te querrás y más feliz serás.

Así que, aquí y ahora, decide por qué palabra quieres cambiar la exigencia. Elige una palabra que te guíe y que te sirva de faro en este nuevo camino… Por ejemplo, disfrute, flexibilidad, ilusión, fluir…

Después aprende a cuidarte y a disfrutar. ¿Cómo? Póntelo fácil. Muy fácil. Tan fácil como puedas, en todo lo que puedas. Ten siempre un plan B, date permiso para no hacerlo bien y no condiciones el que te salga algo a lo que tú vales o lo que mereces. ¡No tiene nada que ver!

Y, por último, aprende a disfrutar de la vida. Recuerda que ya te lo mereces, que no necesitas hacer nada para ganarte ese derecho, que ya te mereces divertirte y ser feliz por el simple hecho de existir. ¡Y diviértete!

¿Qué me dices? ¿Te gustaría disfrutar más de tu vida? ¿De qué área especialmente? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

16 comentarios

16 comentarios
  1. Penélope 04/04/2019

    Increíble. Me dejas sin aliento. Necesito interiorizarlo todo, del punto 1 al 12. Cuanta energía y sufrimiento esteril. Mil gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      Qué bien, Penélope. Disfrútalo mucho :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Cristina 04/04/2019

    Amé!!! Lo leí en el momento justo, gracias! 💖

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      ¡Genial! Me alegro mucho.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Gaby 04/04/2019

    Me encantó!! Qué buena forma de explicar para qué estamos en esta vida!!!
    Gracias!!!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      Me alegro mucho de que te haya gustado :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Natalia 05/04/2019

    Gracias, lo he recibido en el momento exacto.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      Qué bien, Natalia, me alegro mucho.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Io Vanka 05/04/2019

    Ayyyyy… No sé cómo lo haces, pero después de una semana de altibajos, este post me ha venido requetebién 😃
    Muchas gracias!! 🤗🤗

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      ¡Cómo me alegro! :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  6. Mónica 05/04/2019

    Gracias Vanessa, por explicarlo tan bien. Qué buena y qué generosa eres ayudándonos. Eres un regalo…
    Qué ganas de grabarme esto en mi cabeza, y escribirlo para que no se me olvide 🙂
    Creo que la exigencia es el origen de la mayoría de mi malestar, y si sanamos en el origen todo fluirá, seguro.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      Muchas gracias, Mónica. Sí, la exigencia es el origen de muchos malestares… Relee el post tantas veces como lo necesites, y disfruta dejándote en paz :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  7. Ana Onieva 06/04/2019

    Hola, gracias por este magnifico post, es cierto que nos deberíamos de dar más permiso a nosotras mismas para disfrutar y también nos tendríamos que permitir ser imperfectas, porque después de todo es en la imperfección donde se encuentra la magia y es una forma de que nos relajemos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/04/2019

      Exacto, Ana. No necesitamos ser perfectos para ser felices, necesitamos ser felices para ser perfectos. Cuando te das cuenta de eso, se abren multitud de posibilidades ante ti. Ahí está la magia :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Nelly 21/05/2019

    Gracias Vanessa por este estupendo post; mucho de estos puntos es verme a mi misma; y es verdad que exigirse mucho al final no conduce a nada; pensamos mas en el qué dirán, dejamos pasar el presente; voy a fortalecerme más en darme permiso y ver que a la única que importa es a mi misma.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 24/05/2019

      Qué bien, Nelly. Celebro tu decisión, disfruta mucho de ese darte permiso.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!