ÚLTIMOS DÍAS para apuntarte a LÍMITES con el precio súper reducido del 40%

Lo siento, no voy a desearte un feliz año

Feliz año

Feliz año, feliz año, feliz año.

¿Te has fijado en que estos días todo el mundo va por ahí repitiendo lo mismo?

Unos a otros, nos repetimos la misma coletilla todos los años.

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que en realidad le estás deseando al otro?

Puede ser que le estés deseando que este año le toque felicidad, como quien te desea que te toque la lotería…

…Como si le desearas que el azar le traiga un buen año.

…Como si, por el hecho de desearnoslo unos a otros como papagallos, fuésemos a cambiar algo.

Pero, ¿esto de verdad tiene sentido?

¿Tiene sentido desear algo si no haces nada para conseguirlo?

¿Tiene sentido desearle un feliz año a alguien si no le animas a plantearse qué va a hacer para que su año sea feliz?

Si no le preguntas qué va a hacer para que su año esté lleno de alegrías compartidas, de logros alcanzados y de instantes celebrados…

De esta reflexión surgió la idea de este post.

Y cuanto más lo pienso más claro tengo que yo no voy a volver a desearle a nadie un feliz año.

Porque en este caso, si lo que le estamos deseando a alguien es felicidad en el año que comienza, ¿dónde está esa felicidad?

¿Está en el año? No, la felicidad no está en el año, ni en los meses, ni en las semanas.

Porque no se puede estar feliz las 24 horas del día, los 365 días del año.

Y, sobre todo, porque la felicidad está dentro de uno mismo, no en el nuevo año.

Porque si tú no haces nada para ser feliz, da igual todo lo que los demás te deseen.

Podría venir el mundo entero a desearte un feliz año, que como tú no te lo curres, ni felices ni perdices.

Porque la vida no es de color de rosa. Ni es siempre justa. Ni va a pasar siempre lo que quieres que pase.

Por eso tu felicidad no depende de cómo sea tu año, sino de cómo seas tú.

Porque te caerás mil veces. Te caerás o te tirarán.

Te pasarán cosas buenas y otras no tan buenas.

Y eso no vas a poder remediarlo (y tampoco te lo recomiendo, porque sólo en las adversidades tienes la oportunidad de convertirte en tu mejor versión…).

Pero ahí en el suelo, de nuevo volverás a ser tú quien elija qué hacer.

Quien elija si levantarse y seguir adelante construyendo su propia felicidad de una manera proactiva, o quedarse ahí sentado, esperando a que el azar le regale la utopía de ese feliz año.

Por eso este año no voy a desearte feliz año.

Porque la felicidad no está en el año, sino en lo que tú te propones para ese año.

En la persona que tú decides ser y en lo que te propones conseguir.

En saber que te has esforzado para lograrlo, mucho más que en haberlo conseguido.

Pero, obviamente, todavía mejor si lo consigues.

La felicidad está en creer para crear y en mirar para encontrar.

En darle la vuelta a la tortilla a lo que la vida te traiga, las veces que haga falta.

Y en saber que has sido honesto contigo mismo y fiel a tus valores, no a los de nadie más.

 

Por eso este año no voy a desearte feliz año.

 

Sí voy a desearte…

Que valores lo que tienes.

Que celebres lo que eres.

Y que lo agradezcas cada día.

 

Sí voy a desearte que sepas lo que quieres.

Que sientas que te lo mereces.

Y que pongas todo tu empeño, tu constancia y tus ganas en conseguirlo.

 

Sí voy a desearte que estés presente en los momentos.

Y que seas consciente de cada día.

Para que no se te vuelva a pasar otro año sin que te des cuenta…

 

Sí voy a desearte que celebres tus éxitos y que aprendas de ellos.

Que celebres tus errores, porque si quieres también aprenderás de ellos.

Y que, unos y otros, los vivas consciente de tu fortaleza y de tu fragilidad, porque ambas forman parte de ti y una no podría ser sin la otra.

 

Sí voy a desearte que abraces y te dejes abrazar.

Que ayudes y te dejes ayudar.

Que seas generoso contigo y con los demás.

 

Que te arriesgues.

Que tomes decisiones.

Y que no te quedes con las ganas.

 

Que respetes a los demás y que dejes que cada uno sea como quiera ser.

Que te aceptes y te dejes ser como quieras ser.

Y que confíes en ti y en la vida, con alegría e ilusión.

 

Sí voy a desearte que entre el Amor y el Miedo siempre elijas el primero.

Que ames y te amen.

Y que si no sabes amar, que aprendas a hacerlo, porque a esto todos estamos aprendiendo…

 

En definitiva, esta vez no quiero desearte un feliz año.

Esta vez quiero preguntarte si estás dispuesta o dispuesto a hacer lo que necesites hacer para tener un feliz año.

Eso, ¡sí que te lo deseo!

 

¿Qué me dices? ¿Lo estás? Me gustaría mucho que compartieras conmigo, en los comentarios aquí debajo, lo que te ha inspirado este post.

Compártelo en tus redes

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

16 comentarios

16 comentarios
  1. Patricia Llamazares Martin 27/12/2018

    Gracias Vanesa por lo mucho que me aportas. Namasté

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      A ti, Patricia, por estar abierta para recibirlo y agradecerlo. Namasté.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Io 27/12/2018

    Hola Vanessa,
    Como siempre has dado en el clavo ☺️ .
    Todo lo que expones en el post me lo llevo planteando desde octubre; siiii, desde octubre porque cada año la Navidad parece que llega antes 😅 .
    Tengo que decir que no es mi época favorita del año. Desde pequeña no me ha gustado nada, son unas fiestas muy superficiales donde parece que de repente tod@s nos volvemos buen@s y maravillos@s y que somos los más felices del mundo y después todo el consumismo que lo rodea, es algo que me repatea mucho… Como si todo lo malo fuese a desaparecer de repente y reinase la alegría perpetua; es mi opinión personal pero respeto a quiénes disfrutan estas fiestas, yo también las disfruto a mi manera aunque cada vez más sea más Grinch 😃.
    La felicidad está ahí fuera y hay que ir a por ella, trabajar y perseverar para lograr tus sueños, hacer todo lo posible para ser quien quieras ser y estar a gusto con un@ mism@, caerte y levantarte y volver a la carga una y otra vez, aprender y desaprender. En definitiva, evolucionar hasta conseguir estar a gusto con lo que eres, ser feliz con tu manera de ser y siempre hacia delante 😃 😃.
    Un abrazo muy fuerte 🤗

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Muchas gracias, Io, me ha gustado mucho tu reflexión y ese darte permiso para sentir respetando como sienten los demás. En mi opinión, si estas fiestas sirven para tomar conciencia, para estar más cerca de los que nos rodean, para sentirnos más agradecidos y en paz con nosotros mismos, bienvenidas sean. Y si eso que suponen somos capaces de extenderlo a todo el año, mejor todavía. Buscar esa felicidad y ese estar a gusto con nosotros mismos y con los que nos rodean en cada día del año, aunque necesitemos estas fechas para recordarlo. Y siempre hacia adelante, sí.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Luis LLontop 28/12/2018

    Gracias por esta reflexión, es correcto y estoy dispuesto a hacerlo bendiciones.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Muchas gracias, Luis. Me alegro de que te haya servido.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  4. Lucía 28/12/2018

    Gracias Vanessa por desearme a mí y a todos tanto…, también es mi deseo para ti.
    Comienza un Nuevo Año lleno de oportunidades, momentos y amor y no voy a dejarlo pasar sin estar presente todos los días con aceptación, generosidad y gratitud.
    Un abrazo y gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Qué bonito, Lucía. Me alegro mucho de que lo sientas así, son maravillosos tus proósitos para el nuevo año. Disfrútalos y disfrútate.
      Y muchas gracias por tus buenos deseos para mí.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  5. María José 28/12/2018

    ¡¡¡¡¡¡ Genial !!!!!!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Muchas gracias, Maria Jose.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  6. Anyeli 30/12/2018

    Vanessa, excelente post, ¡a ponerlo en practica pues!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Muchas gracias, Anyeli. Disfrútalo :-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  7. Laura 31/12/2018

    Muchas gracias Vanessa por compartir tus reflexiones!! ^^
    Tienes razón, muchas veces deseamos feliz año sólo pensando en la suerte. Pero ¡lo que hagamos por nosotros mismos es muy importante!
    ¡Os deseo a todos que lo tengamos presente cada día! Y desde ese sentimiento feliz año para ti también Vanessa, creo que he entendido lo que querías trasmitir… Un abrazo!! 🙂

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Muchas gracias, Laura. Así es, lo que hagamos nosotros para tener un año feliz es muy importante, lo más importante :-).
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Laura 31/12/2018

    Jeje, bueno, a lo mejor te entran ganas de estrangularme porque has dicho una y mil veces que no nos vas a desear un feliz año! Jajaja… perdón, ¡¡me refería a que te deseaba lo mismo que nos has dicho para que sea bueno de verdad!! Y que nos sigas escribiendo.
    Un beso

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 02/01/2019

      Claro, te había entendido :-). Y no pasa nada por desear feliz año, el post es simplemente una reflexión para ser conscientes de que cómo sea nuestro año depende en gran parte de nosotros, pero podemos seguir deseando un feliz año a los que nos rodean :-).
      Un beso,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Vanessa Coaching to Be

Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA