Descárgate GRATIS la guía Cómo Defenderte Cuando Alguien Traspasa tus Límites

SÍ, ¡LA NECESITO!

Y tú, ¿qué es lo que te resistes a soltar?

Lo que te resistes a soltar - águila volando cielo azul

¿Qué es eso que te resistes a soltar en tu vida?

¿Qué es lo que no estás dejando ir?

Puede ser algo material, una relación que no funciona, una emoción recurrente, un pensamiento al que te has quedado enganchada, alguien que ya se fue

Puede ser una batalla perdida que te llena de resentimiento

Puede ser la necesidad de tener razón o de que alguien cambie

Puede ser el esfuerzo, la exigencia o el empeño en gustar a todo el mundo

Cualquier cosa a la que te aferres, porque te estás contando que de eso depende tu bienestar…

En realidad, si lo piensas bien, seguro que cada momento de tu vida en el que creciste en algún sentido, en el que avanzaste hacia un lugar mejor, implicó soltar algo…

En mi caso, desde luego que así ha sido.

Confieso que soltar es una de mis asignaturas pendientes.

Que todavía sigo aprendiendo a dejar ir…

Aprendiendo que, cuando te resistes a soltar porque has invertido mucho en algo, en realidad sigues invirtiendo y perdiendo… Y, cuanto más te resistes, más pierdes

Aprendiendo que mi seguridad nunca ha dependido de eso que no quería soltar…

Aprendiendo que no seré menos sin eso, porque todo lo que soy no depende de nada que esté fuera de mí…

Aprendiendo que la vida no va de agarrarse a algo con miedo…

Va de aceptar lo que es, de seguir el curso de la corriente y de fluir con ella…

Cuando estás conectada con eso que es la Vida, cuando no te resistes, cuando sueltas lo que te pesa, cuando te desapegas de lo que NO es, sientes que vas cuesta abajo, que es fácil, porque no hay resistencia…

Cuando no lo sientes así, cuando algo te genera mucho estrés, mucha tensión, mucha frustración, mucho sufrimiento, es porque hay algo que te resistes a soltar, algo a lo que te aferras…

¿El qué? Eso que te pesa, eso que te supone un lastre, eso que te aleja de ti… Eso, has de escucharlo tú.

Un día, mientras un águila volaba sobre el campo, vio a un pez aflorar en la superficie del agua de un estanque. Rápidamente se lanzó en picado y, con extraordinaria destreza, logró capturar al pez. Luego volvió a levantar vuelo llevando al pez en su pico.

En ese momento una banda de cuervos que había sido testigo de la escena, se precipitó sobre el águila para intentar arrebatarle su presa. Normalmente el águila no teme a los cuervos, pero esta vez eran muchos y sus graznidos eran retumbantes. Además, a los primeros cuervos se sumaron otros.

El águila intentaba remontar el vuelo para escapar, pero los cuervos se lo impedían. La atacaban sin tregua. En cierto momento, el águila se dio cuenta de que todo se debía al hecho de que seguía aferrada al pescado. Entonces, abrió el pico y lo dejó caer.

Los cuervos se precipitaron detrás del pez y el águila, finalmente, pudo remontar el vuelo. Ahora podía volar con ligereza y libertad. Siempre más alto. Sin nada que la detuviese. En paz.

Y a ti, ¿qué es eso que te impide volar con ligereza y libertad, sin que nada te detenga?

¿Qué es eso que, a pesar de que sabes que te resta y no te deja vivir en paz, tú te cuentas lo contrario?

A mí, hay una pregunta que me funciona muy bien cuando no sé qué es o cuando sí lo sé, pero me resisto a dejarlo ir.

Me pregunto qué es lo que no estoy aceptando.

¿Qué es lo que no estás aceptando?

Espero que ahí encuentres la respuesta.

Como siempre, me encantara que compartas tus reflexiones conmigo, en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

12 comentarios

12 comentarios
  1. Antonela Pannone 08/07/2021

    Cuánta razón tenes siempre, parece que me hablaras directamente a mi… Me vienen prometiendo un ascenso en el trabajo hace años. Siempre que están a punto de dármelo se lo dan a otro. Tal vez sea hora de soltar esa posibilidad y poner mi esfuerzo y tiempo en un trabajo que me haga feliz.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/07/2021

      Muchas gracias, Antonela. Cuando algo se repite en nuestra vida, suele ser porque la Vida nos está pidiendo hacer un cambio que no estamos haciendo. Un cambio que suele nacer de dentro, y después se proyecta fuera. Espero que encuentres el camino al tuyo :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Debbie 08/07/2021

    En este momento creo que me está costando aceptar que tengo miedo a dar mi opinión y trato de evitar el conflicto, sé que debo seguir trabajando en eso, en mi seguridad, y en saber que tengo derecho a opinar incluso si ello supone no agradarle a alguien.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/07/2021

      Hola Debbie,
      Por supuesto que tienes ese derecho, lo tenemos todas las personas, viene de serie en nosotros, y lo tienes tú exactamente igual que las personas a las que escuchas dar su opinión.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Silvia 08/07/2021

    A mí me cuesta trabajo aceptar los defectos de los demás, por ejemplo, mis suegros eran personas muy tóxicas. Él era narcisista, agresivo, machista; y ella era manipuladora, inmadura rayando en infantil, codependiente, envidiosa, etc. A mi esposo siempre le impusieron sus ideas y como yo no me dejé, a pesar de que me casé muy joven, siempre me atacaron. Aunque fallecieron hace tiempo, todavía me duele recordar que permití que me provocaran depresión, ansiedad y padecer enfermedades psicosomáticas causadas por el estrés agudo que me causaban, por una parte su actitud y por la otra la falta de empatía de mi esposo. Actualmente me doy cuenta que no debo permanecer enganchada al pasado y que tengo que aceptar que por alguna razón ellos se comportaron de ésa manera y que no me corresponde ni averiguar porqué lo hicieron ni “perdonarlos”; sino aprovechar esa experiencia y no hacerle lo mismo a mis nueras.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/07/2021

      Hola Silvia,
      El rencor no suele ser buen compañero de viaje. Cuando te quedas enganchada a las expectativas hacia alguien que no fue como esperabas, la única que sufre eres tú, al otro ni le va ni le viene, y es posible que tenga que ver con que tampoco te perdonas a ti misma. Es un trabajo muy bonito para hacer y poder cerrar esas heridas, te dejo aquí un post en el que hablaba de eso, hay bastantes en el apartado de relaciones personales.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Silvia 15/07/2021

    Tienes razón Vanessa, tengo que seguir trabajando en perdonarme a mí misma, como dice el dicho “nadie puede hacerte daño, si tú no se lo permites”. Gracias mil por tu respuesta y por tu blog.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2021

      Gracias a ti, Silvia.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Nikol 19/07/2021

    Como siempre, me encantan tus artículos y cuando los acabo con los ojos humedecidos, sé que algo dentro mío se está removiendo.
    Hace un par de meses que me ha vuelto el miedo a que se acabe la relación con mi pareja. No es miedo a estar sola, es tristeza de saber que nada dura para siempre, que las relaciones hoy en día son muy pasajeras y que si la relación se rompe, pierdo todo lo bueno que me aporta a nivel de experiencias (escapadas, aventura, viajes en furgo, etc.)

    Lo que me cuesta soltar, o mejor dicho aceptar, es que las relaciones duran lo que duran y que por mucho que intente aferrarme a ella, algún día quizás se acabe.

    Un abrazo y enhorabuena de nuevo por tus espléndidos artículos!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2021

      Hola Nikol,
      Muchas gracias por tus palabras. Pues te parecerá curioso, pero en mi opinión precisamente el aceptar que una relación se pueda terminar es lo que hace que podamos estar a gusto y sentirnos libres en ella, sin generar toxicidad ni esos enganches que nacen del miedo a perder al otro. Quiero decir que desde el desapego es mucho más probable que una relación funcione.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. Martha 19/07/2021

    Muchas gracias, Vanessa, por siempre enviar esos interesantes post, lo que hago es imprimirlos y luego leerlos tranquilamente y reflexivamente, me encanta leer mucho, aprendo de ello y luego puedo ayudar a alguien más que necesite, gracias a tu gran ayuda y gentileza. Dios te bendiga mi querida Vanessa, eres una mujer excepcional. Cuídate, abrazos, desde honduras.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2021

      Muchas gracias, Martha. Por tus palabras y por el mimo y el cariño que pones al leer lo que escribo. Gracias de corazón.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!