Descárgate GRATIS la guía Cómo Defenderte cuando Alguien Traspasa tus Límites

¿Sabes dejar ir lo que no es para ti?

Dejar ir - pajaro volando

¿Sabes dejar ir?

¿Sabes cerrar una etapa?

¿Sabes soltar lo que ya no tiene lugar en tu vida?

Estos días recordaba este maravilloso texto de Paulo Coelho que hoy me gustaría compartir contigo.

Porque todos, en algún momento de nuestra vida, necesitamos pasar página y seguir avanzando.

Porque nada es imprescindible, porque nada es necesario, porque sólo te necesitas a ti para ser tú…

Para que, cuando así lo sientas, tú también te atrevas a cerrar esa puerta, ese círculo, ese lugar…

CERRANDO CIRCULOS

Es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer más allá del tiempo necesario, perderás la alegría y el sentido de todo lo demás.
Cerrando círculos, cerrando puertas o cerrando capítulos.
Como quieras llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos.
Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿La amistad se acabó?
Puedes pasar mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, en regresar la cinta y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos destinados a ir cerrando capítulos.
A pasar la hoja.
A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué.
Lo que pasó, pasó.
Y hay que soltarlo, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
No.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, dar presentes, cambiar de casa.
Romper papeles, tirar documentos, vender o regalar libros.
Los cambios externos pueden simbolizar procesos internos de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.
Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.
El pasado ya pasó.
No esperes a que te devuelvan, no esperes a que te reconozcan, no esperes a que “alguna vez se den cuenta de quién soy yo”.
Suelta el resentimiento; al prender tu “televisor” personal para ver y volver a ver el asunto, lo único que consigues es dañarte mentalmente, envenenarte, amargarte.
La vida camina hacia adelante, nunca hacia atrás.
Porque si andas por la vida dejando puertas abiertas, “por si acaso”, nunca podrás desprenderte ni vivir el hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no terminan, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que te invadieron.
Si puedes enfrentarlos ya y ahora… ¡Hazlo! Si no, déjalos ir, cierra capítulos. Di para ti mismo que no, que no volverá.
Pero no por orgullo ni por soberbia, sino porque tú ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio… Ya no eres el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.
Cierra la puerta, pasa la hoja, cierra el círculo.
Ni tú serás el mismo ni el entorno al que regreses será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por ti mismo, desprenderte de lo que ya no está en tu vida.
Recuerda que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir, porque cuando viniste a este mundo llegaste sin ese accesorio. Por lo tanto, se ha vuelto una costumbre vivir pegado a él y, es un trabajo personal aprender a vivir sin ese accesorio humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, repito, nada ni nadie nos es indispensable. Se trata de costumbre, apego, necesidad.
Pero… cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude, suelta.
Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir hacia adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

Paulo Coelho

¿Qué me dices? ¿Te das cuenta de algún círculo que necesites cerrar en este momento? Si te apetece puedes compartirlo conmigo en los comentarios aquí debajo. Estaré encantada de responderte.

Compártelo en tus redes

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

38 comentarios

38 comentarios
  1. Carmen 18/07/2019

    El post me ha venido al pelo. Estoy en estos momentos dejando ir una amistad que me perjudicaba .

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/07/2019

      Qué bien, Carmen. Me alegro mucho de esta sincronicidad :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Jesi 18/07/2019

    Con el padre de mi hija, nunca dijimos “esto es definitivo” a nuestra relacion. Yo más que él… él no lo sabe y asi lleva un año. No es sana para mi su forma de llevar esto, yo cada vez estoy más lejos… voy soltando… pero el sentimiento sigue ahi… la esperanza… tenemos un hijo en comun y es duro. Es como que el compartir un hijo no te deja soltar del todo… hay miedos que yo misma quiero soltar… pero me cuesta… gracias Vanesa.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/07/2019

      Hola Jesi,
      Poquito a poco. Muchas veces necesitamos un tiempo para ir soltando, no es algo que pase de un día para otro. Se comprensiva contigo misma en cada paso, a la vez que te recuerdas lo que quieres y pones el foco en lo que deseas para ti. Tranquila y con confianza, que cuando la manzana está madura cae por su propio peso.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Nancy 18/07/2019

    Tuve una relación que duró 4 años entre idas y vueltas. En esta última el cómo siempre se alejó sin explicación, hablé después de una semana que desapareció y me dijo que tiene problemas y no quiere dañarme. Ahora estoy aprendiendo a soltar y cerrar ese círculo que me dañaba porque esa relacion no avanzaba y me sentía insegura y llena de miedo de que en algún momento me dejara, lo cual terminó haciendo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/07/2019

      Hola Nancy,
      Muy bien, vete poco a poco. Si esa relación no avanzaba y no te hacía sentir bien, ahora tienes la oportunidad de caminar hacia algo mejor para ti. Hazlo con mimo, con paciencia y con cariño. Confía en la vida y confía en ti.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  4. Rubi 18/07/2019

    Me cuesta mucho cerrar vínculos sentimentales. Desde mi primer novio a los 16 hasta la última persona con la que he estado ayer. Fui yo la que se dio cuenta que esa relación me haría sufrir, pero soy yo la que está pasándolo mal hoy porque a la vez me martirizo pensando en qué me pasa para no saber encontrar un compañero adecuado…. Y a la vez pienso en por qué lo dejé si por lo menos así tenía algo, aunque en realidad sé que no tenía nada… en fin. No sé si me explico. Sé que tienes razón, sé que hay que cerrar puertas para encarar el presente. Pero no sé cómo lo hago que siempre quedan entornadas.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Muchas gracias por compartir, Rubi. Cuando hay algo que se repite en nosotros, cuando parece que siempre nos pasa lo mismo, suele ayudar hacer una terapia para comprender qué es eso que nos está pasando y darnos permiso para que dejes de pasarnos. Eso también ayudará a que te sientas merecedora de lo mejor y puedas cerrar puertas para abrir otras que de verdad te hagan feliz.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Verónica Davalos 23/09/2023

        Llevo 21 años con mi marido pero estos 3 últimos han sido un calvario realmente, nos separamos y volvemos, vivimos juntos pero no me atrevo a la ruptura definitiva porque me da pena abandonarle y saber que va a tener una calidad de vida mala, o así me hace sentir. He puesto de pretexto a nuestro hijo menor que lo adora pero simplemente nuestra relación ya caducó y en mi mente y mi corazón sé que es lo mejor para toda la familia, simplemente no me atrevo a dar el paso definitivo ya que él siempre termina haciéndose la víctima. Pero le quiero y me quiero yo más para saber que ya no se debe posponer la separación. También estaba la incertidumbre de no tener su apoyo económico como hasta ahora, pero estando juntos el dinero sigue esfumándose rápidamente. Parece que estoy en un espiral sin fin.

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 25/09/2023

          Hola Verónica,
          Muchas gracias por compartir. Parece que en lo racional lo tienes claro, pero hay algún bloqueo emocional que te está impidiendo dar ese paso. No pasa nada, simplemente se trata de que pidas ayuda para poder resolverlo. Por ti, porque el tiempo pasa y ya no vuelve y porque estar en un sitio que no es nos va dañando poco a poco. Y también por tu hijo, porque como padres es mucho más importante darles el ejemplo de que pueden irse de donde no están bien, que el de estar juntos como pareja.
          Un abrazo,
          Vanessa

          Responder
  5. Seyram 18/07/2019

    Hola Vanessa.
    Gracias por el post, prometo aplicarlo hoy mismo, gracias por compartir tus secretos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Gracias a ti por comentar y compartir :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  6. 👋🏻 18/07/2019

    Si, de hecho tuve una amistad que por alguna razón me marcó. Fue difícil para mi separarme de ella porque cuando la conocí había sentido que habia encontrado un lugar donde ser yo de nuevo. Yo había tenido un cambio de escuela anteriormente y desde que había llegado a la nueva escuela no me sentía tan comoda ni tan yo como cuando la conocí. La persona se fue a otra escuela y se puede decir que se olvidó de mi totalmente y creo que nunca le importé tanto como ella a mi. Se me es dificil abrir mis sentimientos y expresarlos y con ella lo hice, incluso siento que di lo mejor de mi porque ella se portó realmente bien el tiempo que estuvo conmigo y de alguna manera me hizo sentir que podía creer en la amistad. Pero ya no está, tiene nuevos amigos y siempre ha demostrado cierta indiferencia desde que se fue. Me ha dolido bastante porque pasamos de charlar un día entero a no volver a hablar nunca. Sé que la culpa no es de ella, las cosas cambian y debemos cambiar con ellas pero no sé siento que dentro de mí algo siempre quiso recuperar la amistad y aferrarse a ella. Incluso ella no es una persona de escribir primero (cosa que sé desde que la conocí ) pero yo tampoco y siento que destruí un poco mi orgullo por hablar con ella y contarle mis días. Ya ha pasado más de un año y aunque he superado un poco en la parte de no volverle a escribir y borrar fotos, me sigue doliendo y quisiera que me extrañara y valorara como yo lo hice pero sé que nunca lo hará. Es la unica persona por la cual he sentido ese apego porque la pasé realmente bien y como dije anteriormente me entendía muy bien. No sé como superar eso y dejarlo atrás, sería muy bonito. Es difícil escribir esto porque solo se lo dije a una persona una vez y no creo que haya entendido el problema como lo que es, un apego inncesario.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Muchas gracias por compartir. Entiendo lo que dices. Que ahora estéis distanciadas no significa que esa persona no te valore o que no hayas sido importante para ella. Muchas veces las personas seguimos caminos diferentes y aun así recordamos con cariño a las personas con las que hemos compartido momentos inolvidables. No pasa nada porque tengas ese bonito recuerdo o a veces la eches de menos, es natural y es sano. Simplemente recuerda que lo que buscas en ella está dentro de ti, que la primera que ha de quererse y amarse incondicionalmente eres tú, y que hay muchas personas maravillosas con las que puedes seguir compartiendo tu camino.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  7. Mari Carmen 19/07/2019

    Hola Vanessa! Ha llegado a mi en el momento en que me preguntaba si tengo aceptar el distanciamiento con mi hija o seguir luchando. Ella ha sido adicta y yo asumí la responsabilidad de mi nieta linda (tiene 15 años). Cuando tenemos acercamiento siempre acaba haciendome daño, me culpa a mí de todo. Ahora mi nieta, por cómo se porta con ella, no quiere verla, y claro, me sigue culpando. Nunca ha reconocido el esfuerzo a todos los niveles que hago en casa. Hemos sufrido ataques verbales de ella y desprecios cuando venía a ver a la niña. Me duele mucho tener una hija que claramente no me quiere.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Hola Mari Carmen,
      Comprendo tu dolor, entiendo que ha de ser muy duro vivir algo así con una hija. Entiendo que te sientas muy dolida por su comportamiento, porque te culpe a ti de todo, por los desprecios y los ataques, por cómo trata a tu nieta, porque no reconozca tu esfuerzo… Pero eso no significa que no te quiera. Probablemente ella no esté bien, probablemente no sepa hacerlo mejor, probablemente no se crea capaz… No sé lo que le ocurre ni soy quien para decirte si distanciarte o seguir luchando. Sólo tú puedes saber eso y lo que hagas y lo que sientas estará bien. Tan sólo recuerda que si tu hija no es capaz de darse amor a sí misma, tampoco puede dárselo a los demás.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Concha 19/07/2019

    Hola Vanessa!, Como siempre agradecida por tu aportación a nuestra mejora psíquica.
    Personalmente me ayudan mucho, y este post en concreto me viene como anillo al dedo. Justo estoy en ese proceso, en ese camino, de cerrar una etapa de 32 años de duración. Difícil de concluir, por todo lo que ha conllevado vivirla, recuerdos, porqués, sentido de culpabilidad…,etc. Este último basado en el descubrimiento de que mi pareja padece Asperger. Por un lado he encontrado respuesta a muchos interrogantes, pero empiezo a sentir lástima.
    Esto es un duelo, que aunque tomes distancia, e intentes cerrar círculos, lleva su tiempo. Nada fácil de digerir.
    Gracias de nuevo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Hola Concha,
      Gracias a ti por compartir. Claro, una separación es un duelo, requiere su tiempo de reposo, de silencio, de ternura, de amor infinito a ti y a eso que se termina… Poco a poco, aceptando, digiriendo, dándote permiso para lo que vayas necesitando y cuidándote más que nunca. Busca lo que alivie ese sentimiento que culpa, que no suma, sino que resta. Nos inculcan demasiado que hay que ser de una determinada forma, y lo importante es que seas tú, coherente contigo y con tus valores. No hay nada correcto o incorrecto, y eres tú la primera que ha de respetarse y comprenderse siempre.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  9. Meli 19/07/2019

    Hola, tengo 24 años, y una hija… Hace dos años me separé del papá de mi hija, mi primer amor… A veces siento que voy bien, no lo pienso, no necesito compartir mis vivencias ni saber de él, pero de noche, de día su recuerdo vuelve… Ya casi 10 años sin poder superarlo en distintas etapas de mi vida. Pero hace unos días supe que le gusta otra persona, y las pesadillas, la tristeza, el llenar mi cabeza de cosas que me hieren… No me hace bien, quiero dejar ir.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Hola Meli,
      Muchas gracias por compartir. Te comprendo, a muchas personas les pasa lo que cuentas. Si ves que es algo que se está estancando y que te impide avanzar te animo que hagas alguna terapia que te ayude a soltar, a volver a ti y a mirar hacia adelante. Por ti y para ti, siempre.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  10. Io 20/07/2019

    Hola,

    Ir soltando todo aquello que no te conviene es lo mejor que se puede hacer. Lo estoy comprobando desde hace una temporada ☺️ y no digamos ya para la salud mental de cada cual 😃

    Desprenderse de lo malo y centrarse en lo bueno que sea mejor para cada uno… Creo que sería el resumen y como dices, “poner el foco en aquello que queremos”.

    Muchas gracias por el post, Vanessa… Tan acertado como siempre 😃

    Un abrazo 🤗

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Qué bien, me alegro mucho de que te haya gustado y de que ya estés en ello. Gracias por compartir tus reflexiones :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  11. Ana 21/07/2019

    Gracias por tus artículos.

    He intentado dejar algún comentario sobre mí, pero ando tan perdida que no sé por dónde empezar….. aunque puedo reconocer que siento algo de paz y luz al leerlos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Muchas gracias por comentar, Ana. Me alegro mucho de esa paz y esa luz.
      Todos nos sentimos perdidos a veces, no pasa nada, lo importante es que pongas luz para encontrarte… Empezar por lo que sientes es un buen lugar para empezar… por ti, siempre por ti y para ti.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  12. Guayedra 21/07/2019

    No sé hacerlo, siempre pienso que la equivocada soy yo y me da miedo pensar que la otra persona no lo supere y que yo tampoco.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2019

      Hola Guayedra,
      ¿Y si te dieras permiso para demostrarte que eres capaz? ¿Y si le dieras permiso al otro para demostrarse que es capaz? Todos somos capaces de soltar, nos cueste más o menos. Porque lo único imprescindible está dentro de nosotros, en nuestro Ser, y desde ahí compartirlo con otros.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  13. Natalia 23/07/2019

    Estoy viviendo eso. Llevo 3 años enamorada de alguien que no lo está de mí. Tenemos una hija y queria intentarlo por ella, pero la indiferencia de él en todos los sentidos me tortura, solo que no sé cómo alejarme, cómo dejar ir. El ya me demostró que no le interesa rescatar nada, yo en el fondo creo que no quiere pero puede más su orgullo. Me hace responsable total de esta ruptura. Y yo por eso tambien no sé cómo decir adios, siento que es mi culpa y que debo pagar por lo que le hice :(. Tuve un pasado antes de él que no le conté y dice que mentí. Pero él me engañó, tuvo varias aventuras y hace ver que me merecía todo. Es un hombre duro que en su momento me demostró que sí le importaba, por eso siento que aun hay algo que rescatar, pero ¡también una parte de mí dice que ya no hay nada! :(.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/07/2019

      Hola Natalia,
      A veces hay una parte de nosotros que quiere soltar y otra que se resiste, que se cuenta historias, que se pone excusas para no hacerlo… Es importante que en ese proceso reconcilies a ambas partes y decidas lo que quieres para ti. Sea lo que sea, estará bien. De todas formas el amor no se construye desde el “tú me hiciste esto, entonces yo ahora puedo hacerte lo otro”. Entiendo que tener un pasado y ocultarlo a tu pareja es un derecho, que no estabas obligada a compartirlo, y que el hecho de que lo ocultaras no le da derecho a él a engañarte. Al menos así lo veo yo.
      Tú eres quien decide lo que quieres para ti y lo que te mereces. No eres culpable de nada, tan solo responsable de ti misma y de tu bienestar.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  14. María 28/07/2019

    Una de las cosas que menos me ha gustado de mi es mi falta de voluntad para dejar aquello que empiezo si ya no me reporta nada o no me encaja. Me identifico desde lo más pequeño, no soy capaz de dejar un libro que me aburre o no me gusta o una película que empiezo a ver con la que a lo mejor más que entretenerme o aportarme estoy pasando un mal rato o me esta desagradando, e igual me ha pasado con ciertas amistades o actividades que emprenda. Tanto me cuesta retroceder o soltar que le doy muchas vueltas a la hora de tomar decisiones porque siento como que después me va a ser más difícil deshacer que el haber hecho, si por cualquier circunstancia siento que cambio de parecer o que no era lo que en verdad quería. Es algo contra lo que lucho constantemente, mi educación me ha influenciado un poco en que para ser consecuente tienes que acabar siempre aquello que empiezas o no empezarlo aunque también forma mucha parte de mi carácter, a veces un tanto compulsivo, y lo que realmente he sentido es que no he sido consecuente conmigo misma y únicamente cuando lo consigo, cuando antepongo mi voluntad aunque eso signifique desandar lo andado o dar carpetazo, me siento bien conmigo misma. Gracias Vanessa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/07/2019

      Muchas gracias por compartir, María. Lo tienes claro, sabes bien lo que te pasa y lo que te limita. Y si cuando antepones tu voluntad aunque eso implique desandar lo andado es cuando te sientes bien contigo misma, entonces ya sólo de trata de irte atreviendo y empezar a creer que eso también es ser consecuente. De hecho, cuanto más honesta seas contigo misma, más consecuente serás.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  15. Jessica 29/07/2019

    Me ha quedado como anillo al dedo este post, pues soy de las personas que no deja ir ni soltar los sucesos y a las personas. Constantemente me martirizo con cosas del pasado que pienso hice mal y que quisiera cambiar, además las pienso y les doy muchas vueltas en mi cabeza, esto incluye a familia y relaciones pasadas.

    Muchas gracias, Vanessa, por este post.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/07/2019

      Hola Jessica,
      Me alegro mucho de que el post te haya servido. El pasado no se puede aprender, y no sirve de nada martirizarse por él. Sirve disfrutar del presente, quererte mucho y aprender de la vida, para construir un futuro mejor.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  16. Kadian Viek 08/08/2019

    Recientemente terminé una relación en la que era todo era bonito, lleno de “romanticismo” si yo hacía todo para no generarle dudas a esta persona (no hablar con ciertas personas, enseñarle mensajes, llamadas y un sin fin de “pruebas” para que me creyera). Cuando todo empezó a aumentar en magnitud de situaciones (se enojó porque asistí a un lugar donde estaría el esposo de ni hermana, el cual aborrece pues me afirma que hay algo entre él y yo) decidí alejarme, fue tan difícil y doloroso. Hablamos nuevamente y me habló de la “deshonestidad” que yo di a la relación, acepté que había cosas que oculté, algunos sentimientos y pensamientos pero jamás hubo una traición o intención de dañarlo a lo cual él me respondió que quería volver siempre y cuando yo fuera honesta con él, que le dijera la verdad. Estoy segura de que no existe algo más que decirle que todo este tiempo generé dependencia hacia él, pero me habla de “mi deshonestidad” con tanta seguridad que me pone a dudar. Hoy estoy trabajando en ello y he de comentar que es una gran labor convertirse nuevamente en una mujer independiente.
    Gracias, de gran apoyo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 09/08/2019

      Hola Kadian,
      A veces cuando estamos en una situación de dependencia es habitual dudar de nosotras mismas, por ese miedo a perder a la otra persona y por una falta de autoestima y de autoconfianza. Cuando te pase eso vuelve a ti, a lo que tú sientes. Date permiso para confiar en ti, en lo que piensas y en lo que sientes. Estás en el camino de ser esa mujere independiente, no lo dudes.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  17. Mareta 11/08/2019

    Hola Vanessa. Tengo una relación con un chico de amistad + intimidad y la verdad que estoy pasándolo mal porqué yo estoy teniendo sentimientos, aunque tampoco quiero una relación clásica de pareja o novios de estar siempre juntos, convivir y estar con familia pero no llevo bien que pueda estar con otras chicas o quw tenga ganas de ligar (sufro y me pongo triste). A mí no me apetece conocer a más chicos. La cuestión es que me estoy dando cuenta que estamos en distintos niveles, él no tiene sentimientos y yo sí. Intento controlar mis emociones y entender que le apetezca estar con más chicas y que tenga conmigo una relación superficial y aceptar así la relación, pero no controlo, siempre termino triste y sufriendo. Entonces pienso que lo mejor sería soltar y dejar ir y buscar una persona que tenga sentimientos por mí cuando yo tenga por él. Pero me cuesta mucho, me atrae el chico, cuando estoy con él estoy a gusto y no puedo pasar página, no puedo dejar de quedar con él, tengo como dependencia, no sé.
    Gracias por escucharme.
    Bss

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/08/2019

      Hola Mareta,
      Tal vez lo ideal sería que fueras capaz de soltar, si esa persona no te está dando lo que tú necesitas. Pero creo que no sirve de nada obligarnos a soltar si aún no es el momento, y eso sólo lo puedes saber tú. Sólo tú puedes sentir cuando es el momento de irte. Siempre y cuando no te haga daño, date permiso para ir poco a poco, cultivando dentro de ti el amor a ti misma y el respeto que te permitan ir hacia lo que de verdad quieres y te mereces.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  18. Celia 07/11/2019

    He conocido a un chico hace dos meses y me estoy empezando a ilusionar. Lo peor es que no veo la misma reacción por su parte. Él sigue hablando conmigo, pero ni avanza, ni me deja ir, es como si estuviera estancado siguiendo su vida como estaba haciendo hasta antes de conocerme, y ha llegado un punto en el que esta situación me empieza a volver loca. No sé si lo mejor sería dejarlo aquí o intentarlo hasta ver si él da el paso ya, aunque eso me cueste volverme loca pensando.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 12/11/2019

      Hola Celia,
      ¿Qué puedes hacer tú para sentirte mejor? ¿Y si hablas con él? ¿Y si le explicas lo que sientes y lo que necesitas por su parte? Podemos elegir confiar y tener paciencia, pero eso no está reñido con hacer lo que esté en nuestra mano para conseguir lo que queremos. Y poder pasar página si nos damos cuenta de que no es así.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Vanessa Coaching to Be

Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA