Cómo superar el miedo a la soledad (y disfrutarla)

Miedo a la soledad - Mujer frente al agua

¿Qué es para ti la soledad? ¿Es algo que te da miedo? ¿O disfrutas de ella?

Hay personas que están tan rodeadas de gente, que no tienen un minuto a solas. Y aun así, se sienten solas.

Hay otras que, después de romper una relación de pareja, cuando de pronto tienen que enfrentarse a estar consigo mismas, con sus miedos y sus pensamientos, no soportan esa sensación de vacío.

Hay personas que incluso estando en pareja o con familia se sienten solas.

Pero, ¿qué es la soledad? En mi opinión, es un estado que puede ser muy positivo, pero al que algunas personas le tienen miedo por la interpretación que hacen de lo que significa estar solo.

Porque estar verdaderamente solo, aislado y sin nadie a quien recurrir, es muy difícil. Siempre hay personas a nuestro alrededor.

Lo que sí es posible es que nos sintamos solos. Por ejemplo, si nuestra pareja nos deja y en nuestro entorno parece que todo el mundo tiene pareja, que “yo soy la única en esa situación”. En ese caso es posible que me sienta sola, aunque no lo esté.

Por eso creo que el miedo a la soledad es algo más “pensado” que real. Pero, incluso aunque fuera real, siempre estaría en mi mano moverme para que deje de serlo, para conocer gente nueva y tener relaciones auténticas con las que me sienta bien, en vez de quedarme lamentándome como una víctima desvalida.

Últimamente he practicado mucho la soledad. Hace un año y medio murió mi madre, no tengo (casi) familia y hace unos meses lo dejé con mi pareja. Por eso sé de lo que hablo.

Siempre he pasado mucho tiempo sola, desde pequeña. En parte por ser hija única y también porque durante muchos años la única persona con la que me sentía a salvo era conmigo misma. Y ahora la vida me ha vuelto a traer esa soledad, pero de una forma muy diferente. En parte impuesta por las circunstancias, y en parte elegida, porque me siento mucho mejor conmigo misma de lo que nunca me había sentido.

La soledad no es un cáncer, ni una enfermedad ni algo de lo que haya que escapar. ¡Al contrario! Estar solo es estar contigo mismo es estar con la persona más importante de tu vida, y eso debería ser un placer, algo que disfrutes, que incluso desees y busques de forma consciente.

Y a pesar de que todos necesitamos ese tiempo de desconexión para conectar con nosotros mismos, a pesar de eso, muchos lo viven con pánico.

¿Cómo vas a conocerte si no te atreves a estar contigo? ¿Cómo vas a escucharte si no te das tiempo para hacerlo?

Atreverte a estar sola te permite reflexionar sobre tu vida y ser tu propio guía, en vez de dejar que lo sean otros o de vivir en piloto automático.

Te permite saber quién eres, saber si te sientes bien contigo o necesitas cambiar algo, saber hacia dónde te diriges y si vas por el camino correcto…

Te permite sentirte, sentir tu cuerpo, tomar conciencia de ti, de tus deseos y necesidades, cuidarte, valorarte y tomar decisiones.

Te permite pensar en lo que vas a hacer, en lo que quieres conseguir, marcarte objetivos, planear, desarrollar tu creatividad y saber lo que funciona y lo que no funciona en tu vida.

Te permite saber lo que te pasa, lo que piensas y lo que sientes, lo que te gusta y lo que no, lo que te hace sentir bien y lo que no… ¿Cómo vas a saberlo si no te escuchas, si nunca estas contigo?

¿Cómo vas a hacer todo esto si siempre hay ruido y gente a tu alrededor?

¿Cómo vas a sentirte fuerte y a confiar en ti, si no te gusta estar a solas contigo?

Además de que la soledad te permite relacionarte con otras personas desde un sentimiento de plenitud, no de necesidad. Porque si yo ya soy una persona completa por mí misma, no necesitaré que otros me completen. Y entonces es mucho más probable que sepa elegir a quién quiero a mi lado y a quién YA no quiero a mi lado. Porque no le necesito, porque sé estar sola y disfruto de ello.

Para conocerte y sabe quién eres y cómo eres, saber qué valoras en la vida y cómo es la sangre que corre por tus venas, es fundamental saber estar solo. Solo te puedes reconocer a ti mismo cuando estás en soledad.

Entonces, ¿cómo puede ser que haya personas que prefieran ignorarse a sí mismas, o incluso tenerse miedo? ¿Cómo puede ser que haya personas que se sientan mal cuando nada les distrae de sí mismas? ¿Qué sentido tiene tener miedo de uno mismo?

Ninguno, no tiene ningún sentido.

La mala fama de la soledad

¿De dónde viene la mala fama de la soledad? ¿Por qué le tenemos tanto miedo?

La soledad es un miedo irracional, porque estar solo, verdaderamente solo, es imposible. En serio, es muy difícil estar aislado, abandonado y completamente solo.

Pero estar solo, en silencio y en calma, sin nadie a tu alrededor en ese momento, esas horas, ese día, esa semana… es sumamente enriquecedor y beneficioso.

Entonces, ¿qué creencias irracionales alimentan ese miedo a la soledad? Aquí tienes las diez más habituales:

1.Estar sin pareja es horrible.

Estar sin pareja no es estar solo en el mundo, ni mucho menos. Siempre habrá amigos, familia, personas con las que compartir…

Cuando se acercaban las navidades pasadas empecé a sentir mucho miedo a cómo fueran a ser. Eran las primeras sin mi madre y sin pareja. Y ya te he dicho que tengo muy poca familia… Pero sí tengo muchos y muy buenos amigos. Cuando todavía faltaban semanas para la navidad ya tenía muchas más invitaciones para ir a casa de alguien que días festivos había. Pues eso, que nunca estamos solos, es imposible estar verdaderamente solos.

Y el peligro NO es no tener pareja, el peligro es tenerla por miedo a la soledad. Sí, el miedo a la soledad es un estupendo casamentero, porque es el que mantiene a muchas parejas juntas.

Del mismo modo que es el que hace que una persona encadene una relación con otra, con tal de no estar sola. Y ahí es cuando tienes todas las papeletas de encadenar fracaso tras fracaso, porque cuando no sabes estar solo no eliges ni descartas, sino que te quedas con lo que viene.

Pues mira, no es que crea que más vale estar sola que mal acompañada. Es que de verdad que se está fenomenal sola, mucho mejor que con algunas personas.

¿Te das cuenta del absurdo? Vivir aferrados a alguien para no estar solos, cuando la única manera de estar bien en pareja, con alguien con quien de verdad estés bien, es que deje de darte miedo estar sola.

2.Si estás solo es que te pasa algo malo.

¿Qué dice la gente cuando ve a alguien solo? Sobre todo si es una mujer…

“Ay pobrecita”, “qué pena, ¿qué le pasará?”, “no le cuadra ninguno, algo malo debe tener”…

Lo mismo que hay quien piensa que si llevas mucho sin pareja no eres una persona digna o deseable, que alguna tara debes tener….

Por favor, vale ya de un pensamiento tan antiguo como que estar solo es fracasar y estar en pareja es que te vaya bien. O que si estás solo es que tienes algo malo y si estás en pareja es que eres estupendo. O que no se puede tener una vida feliz sin familia o sin pareja.

A día de hoy hay personas que eligen vivir en pareja y otras que prefieren estar solas. Hay personas que han tenido pareja y ahora mismo no quieren tenerla. Hay personas que quieren tener pareja y mientras eso llega están bien solas.

Y esto es lo sano, estar bien solo y saber que eso no significa que te pase algo malo. Eso es lo que hará que dejes a tu pareja si no estás bien o que sepas estar sola sin desesperarte por encontrar pareja (que, dicho sea de paso, esa desesperación no suele dar muy buenos resultados ;-).

3.Estar solo es un castigo.

¡No! Al revés, estar sola es un regalo. Cuando descubres que puedes estar bien contigo, que te sientes bien y que puedes disfrutarlo, ¡es algo maravilloso!

Hay personas que lo viven como un castigo porque eso les conecta con su niño interior, con ese niño que fueron y que en algún momento se sintió solo, abandonado, triste… Por eso ahora sienten que estar solo es como estar castigado, como si te pusieran de cara a la pared.

Pero, si este es tu caso, ahora ya eres una adulta. Ya no eres esa niña abandonada, pero es posible que necesites la soledad para hacer las paces con ella.

4.Yo es que no sé estar sola, lo paso fatal.

Claro, cuando estás distraída no te enteras de ti. En cambio, cuando te quedas sola es como estar desnuda contigo misma, con tus miedos, tus inseguridades, tus dificultades y todo lo que no te gusta de ti.

A quien tiene un crítico interior de esos verdaderamente insoportables le suele dar mucho miedo estar solo, porque no se siente bien consigo mismo, porque no se gusta, porque no le gusta lo que se dice, porque se trata fatal… ¿Quién querría estar con alguien que te trata fatal? Ese es el motivo de que muchas personas no quieran estar consigo mismas.

Por eso hay quien, cuando se queda solo, va corriendo a coger el móvil o a encender la televisión, para huir de esa sensación de vacío.

Como me decía una coachee el otro día, “cuando me quedo sola me pongo nerviosa, me aburro, no sé qué hacer… Es como si hubiera huido tanto de mi misma que ahora no sé qué hacer cuando estoy conmigo”.

Sí, es verdad que cuando te has abandonado durante mucho tiempo no sabes por dónde empezar para volver a estar contigo, para escucharte, para sentirte, para oírte sin interferencias, y enfrentarte por fin a tus miedos y a tu vulnerabilidad.

Y precisamente ahí es cuando aun eres más valiente por atreverte a estar sola. Porque la capacidad de estar solos y de disfrutarlo la tenemos todos. ¡Todos!

Pero, ojo, que esto de saber estar sola y disfrutarlo no es solo para cuando te quedas sin pareja y no tienes otro remedio. ¡No, no! Pasar tiempo sola tiene los mismos beneficios tengas pareja o no la tengas. Porque si disfrutas de tiempos para ti, a solas, cuando tienes pareja, el miedo a estar sola ya no será un problema si un día no la tienes. Aunque sientas un cierto vértigo al principio, ya habrás comprobado que puedes estar bien sola y que te gusta estar contigo.

5.Necesito a los demás para sentirme bien.

Una de nuestras necesidades fundamentales es la necesidad de amor y de pertenencia. Si no tuviéramos contacto con nadie, si estuviéramos aislados o no recibiéramos cariño o no habláramos con otras personas, nos deprimiríamos.

Todos necesitamos estar con gente, sentirnos queridos y compartir momentos. Hasta ahí, de acuerdo. Pero la necesidad de pertenencia y de amor no se cubre solo con la pareja. No necesitas tener pareja para cubrirla, de hecho puedes tenerla sin cubrir aun teniendo pareja, que esto también es bastante frecuente…

Y aunque sí necesitemos a otras personas para cubrir esa necesidad, nos las necesitamos todos los días y a todas horas. Con querer y sentirnos queridos y saber que tenemos gente cerca, que importamos y nos importan, es suficiente.

Cuando esa necesidad de amor está cubierta y a la vez tú disfrutas de ti, y te sientes bien contigo, y por fin te haces cargo de ti y confías en ti a solas, guaaau, ahí sí que te vuelves muuuuy poderosa. Porque cuanto más autónoma seas más confiarás en ti y más capaz te sentirás.

Además de que así es como alcanzas la libertad de saber que si estás con alguien es porque te sientes mejor al lado de esa persona, y que si dejas de sentirte bien puedes dejarle y te seguirás teniendo a ti. Esta sí es una libertad auténtica, y de aquí sí nacen relaciones sanas.

6.Estoy completamente sola, no tengo a nadie.

De verdad que esto me parece muy difícil, por no decir imposible. Vivimos en un mundo en que es muy complicado estar solos… Llamas a alguien, hablas con alguien por la calle, saludas a alguien, te apuntas a algo, buscas lugares donde conocer gente parecida a ti y hacer amigos… Siempre hay opciones para relacionarnos con otras personas.

Otra cosa es sentirte solo, que hay personas que se sienten así aun teniendo padres, hermanos, hijos, pareja y amigos… En ese caso habría que ver si hay un problema de comunicación, de inseguridad, de la calidad de las relaciones…

7.Si me quedo sola es que nadie me quiere.

No, mira, si tenías pareja y ya no la tienes es que esa relación no ha funcionado. Simplemente eso. No tiene nada que ver con que no te merezcas que te quieran, con que todo el mundo te abandone, con que todos se porten mal contigo, con que tarde o temprano todo el mundo te de la patada ni con que no seas valiosa o importante… ¡Nada que ver con esto! Y si lo dudas es que te hace falta quererte más tú, a ti misma.

Por cierto, a más miedo tengamos a que no nos quieran mayor será nuestra dependencia de los demás y más probabilidades habrá de que generemos relaciones tóxicas.

8.Lo que yo soy depende de los demás.

Hace unos años escribí un post sobre esto. Hay personas a las que cuando les preguntas “¿quién eres?”, te responden “la hija de”, “la mujer de”, “la madre de”…

Y no, tú no existes en función de tu relación con los demás. Muy por encima de ser novia, esposa, amiga, madre, hija, hermana o compañera de trabajo, ¡tú eres TÚ!

Si reduces todas tus opciones de ser a lo que se materializa en tus relaciones con los demás te olvidas de ti, y entonces tiene todo el sentido del mundo que te de miedo estar a solas contigo…

9.Valgo más si tengo pareja.

¿En serio crees que una persona con pareja vale más que una que no la tiene? Parece exagerado, pero hay personas que tiene miedo a lo que los demás piensen de ellas por no tener pareja, o que creen que gustarían más si la tuvieran.

¿Perdona? Mira, lo que uno vale no tiene nada que ver con tener pareja o no tenerla. Y las personas que piensan que vales más por tener pareja son justamente las que son infelices en sus relaciones. Pero, como así valen más, pues se quedan donde no están bien :-(.

10.Sola no puedo hacer las mismas cosas.

Ni te imaginas la cantidad de coachees que me cuentan que dejan de hacer muchas cosas por no hacerlas solos, porque no tienen con quien hacerlas. Y siempre respondo lo mismo: ¿ah, pero no te tienes a ti? ¿Quieres decir que te has abandonado?

En serio, se puede hacer lo mismo o casi lo mismo. Yo salgo a comer sola, me voy al cine sola, viajo sola, me voy a la montaña sola, paseo sola… Y de verdad que me lo paso de maravilla conmigo misma.

Así que para terminar te propongo que hagas un plan con la persona más importante de tu vida: TÚ. Que hagas algo sola, o solo. Lo que sea que te sirva para trascender un poquito ese miedo o esa pereza a la soledad y descubrir que te gusta estar contigo.

Busca un momento para ti, para conectar contigo y disfrutar de esa soledad tan sanadora… Si nunca estás unas horas sola, pues unas horas. Si nunca estás una tarde sola, pues una tarde. Si nunca estás un fin de semana, pues un fin de semana.

Lo que sea, que lo hagas, lo disfrutes, y después si te apetece que lo compartas conmigo en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

24 comentarios

24 comentarios
  1. Carmen 20/02/2020

    Hace 10 años murió mi marido, la persona más importante de mi vida. Desde entonces estoy sin pareja y he rechazado a varias personas. Tengo muy claro que prefiero estar sola a con alguien que no me llene. A veces es difícil pero me compensa. He conocido gente muy maja y hago actividades que me gustan.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/02/2020

      Muchas gracias, Carmen. Has dado un ejemplo maravilloso de estar bien en soledad, de disfrutarla y seguir viviendo contigo misma y con la gente que te vas encontrando en el camino.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Seyram 20/02/2020

    Este post me hizo el día muy feliz. Gracias.
    Tengo 19 años y nunca tuve novio, pero es como dices, aun así uno no se siente solo y es que siempre se está rodeado de personas.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/02/2020

      Muchas gracias, Seyram. Me alegro mucho de que el post te haya gustado. Felicidades por tu actitud.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Mila 21/02/2020

    Hola Vanessa, ¡impresionante el post como siempre!Y sí, tienes toda la razón, estoy casada y me siento sola, sin apoyo, con miedo y con ganas de escapar.
    Necesito estar sola, vivir en paz y alegre conmigo misma y disfrutar el día a día sin reproches ni miedos a reacciones.
    En mi caso más vale estar sola que….
    Enhorabuena, un fuerte abrazo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/02/2020

      Hola Mila,
      Felicidades por darte cuenta de lo que necesitas. Recuerda que si no estás bien eres tú misma quien ha de hacerse responsable de darte eso que necesitas.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Antonio 21/02/2020

    Hola, muy atinado el post, encantador diría yo. Hoy es mi cumpleaños y este fue un gran regalo. Muchas gracias por compartir tu conocimiento.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/02/2020

      Muchas gracias, Antonio. Y felicidades, aunque sea con un poco de retraso.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Julia 23/02/2020

    ¿Por qué la sociedad es cada vez más prejuiciosa y competitiva? Parece que todos seguimos el mismo patrón de conducta. A veces hay gente que te pregunta una y otra vez lo mismo o intentan quitarte las ganas hasta de vivir. Esa es la sociedad en la que vivimos y me pregunto qué educación han recibido esas personas…

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2020

      Hola Julia,
      Bueno, no podemos saber la educación ni las experiencias de otras personas si no estamos en sus zapatos, no podemos sentir sus miedos ni sus creencias limitantes si no somos ellos… Y tampoco hace falta… Creo que la mejor forma de contribuir a la sociedad en la que vivimos es estar en ella con conciencia y desde nuestros valores, cada uno aportando lo que sienta que puede hacer un poco mejor este maravilloso regalo que es la Vida :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  6. David 24/02/2020

    Hola,
    Yo hay una cosa que diferenciaría, ¿cuando hablamos de soledad a qué nos referimos? Si nos referimos a hablar de pasada, a tener conversaciones superficiales, desde luego que es muy complicado estar sólo. El problema viene cuando necesitas a alguien con quien conectar, con quién tener verdaderas conversaciones donde puedas ser tú. Ahí es donde creo que cada vez nos sentimos más solos, por eso hay gente acompañada todo el rato que se siente sola.
    Un saludo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2020

      Hola David,
      Totalmente de acuerdo. Es lo que comentaba en el punto 6, que cuando lo que te pasa es que estás rodeado de gente y aun así te sientes solo, habría que ver si hay un problema de inseguridad, de comunicación, de mala calidad de esas relaciones o de otra cosa… Porque si esa necesidad de tener conversaciones profundas y cercanas no está siendo satisfecha es probable que uno se sienta solo. Lo que dices: «tener verdaderas conversaciones donde puedas ser tú» es, en mi opinión, algo imprescindible para nuestro bienestar personal.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  7. Raúl 24/02/2020

    Muy buen post, amiga Vanessa, como todos los tuyos que he tenido el placer de leer.
    Me ha provocado una especie de revulsivo en el sentido de que, habiendo pasado casi toda mi vida de adulto en pareja/s, pues apenas recuerdo tiempos en soledad, sin pareja.
    He de remontarme muy atrás en mis recuerdos para reencontrar aquel joven que vivía el día a día con independencia emocional, sin compartir con alguien sus vivencias, sus experiencias y sus anhelos.
    Comparando con el resto de los recuerdos, con las otras mujeres que compartieron, algunas poco y otras mucho, pues he de confesar lo acostumbrado que estoy a día de hoy a eso, a no estar solo, y me da un poco de vértigo pensar si no sabría estar así.
    En fin, un buen tema y motivo para reflexionar y replantearse lo que hacemos, pensamos y sentimos… felicidades!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2020

      Hola Raúl,
      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Recuerda que estando en pareja también se puede aprender a estar solo, que nunca es tarde y que siempre es útil.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Mariana 24/02/2020

    Hola Vanessa, me haces recordar lo que ya sé pero no quiero ver, que estoy sola aún estando en compañía, con una persona con la que no puedo compartir lo que siento porque ve las cosas de otra manera, pero como he leido en otros post tuyos a lo mejor me está enseñando algo que necesito aprender. Gracias como siempre, me haces reflexionar.
    Saludos

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2020

      Hola Mariana,
      Muchas gracias por compartir, me alegro de que te sirva para reflexionar. Sí, yo suelo decir eso de que las personas que más difícil nos lo ponen muchas veces también son con las que más aprendemos y crecemos. Pero, ojo, que eso no significa que te quedes al lado de alguien con quien no te sientes bien, con quien te sientes sola o con quien no estás siendo tú misma. Siempre hablo del amor a uno mismo y de priorizarnos, de cuidarnos y de hacernos responsable de nuestra propia felicidad. Muchas veces esas personas «difíciles» vienen a enseñarnos eso, a tratarnos como la persona más importante de nuestra vida, a priorizarnos y a poner límites.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  9. Angel 25/02/2020

    Hola Vanessa. En mi caso en la actualidad vivo solo porque por una enfermedad mi mujer falleció hace un año, y dos hijos que tengo estudian en Madrid y van y vienen. En definitiva, paso la mayoría de los días solo. He aprendido a vivir esa soledad y no me siento solo, disfruto de lo que me da la vida, intento ser lo mas positivo día a día y valorar lo que tengo. Es otra manera de vivir la vida, nunca había estado solo, siempre he vivido con mis padres y con mi mujer y mis hijos. Todo pasa por un estado mental, en el cual somos lo que somos gracias a nuestros pensamientos, por lo tanto es aceptar lo que te va marcando la vida y convivir y encontrar todo lo positivo en cada momento. Es fundamental aprender a valorarte a ti mismo, buscar paz e intentar ser feliz, no nos hace falta la compañía de ninguna persona para buscar la felicidad, todo parte de nuestro interior.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2020

      Hola Angel,
      Felicidades, lo que transmites es un estupendo ejemplo de lo que explico en el post. El agradecimiento, ser positivo, valorarte y saber que todo nace de uno mismo… Y desde ahí disfrutar de los momentos que compartimos con otras personas. Así es :-).
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  10. Maria 26/02/2020

    Hola!!!
    Gracias por recordarme la importancia de pasar un tiempo a solas con la persona más importante, que soy yo misma…
    En 2018 después de una crisis, tomé la decisión más complicada: salir de viaje sola para alejarme de todo lo que me rodeaba en ese momento…
    Por momentos dudé en hacerlo ya que todos los comentarios era que estaba loca por irme sola, los peligros y un sin fin de comentarios negativos más… Me armé de valor y me fui, hoy solo puedo decir que fue la mejor experiencia que tuve. Aprendí que puedo valerme por mi sola, que puedo disfrutar el momento sin compañía o, mejor dicho, con mi propia compañía, que esos días a solas me permitieron darme cuenta de qué necesitaba y de re-conectar con muchas cosas que había dejado de lado, y me faltaba saber hacia donde quería dirigir mi vida y sigo tomándome momentos a solas y en proceso de conocerme más a mí misma.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 27/02/2020

      María,
      Qué buen ejemplo, qué buena experiencia. Me ha gustado mucho leerte. Muchas gracias por compartirlo. Es curioso que cuando alguien habla de sus primeros viajes solo suela describirlos como una de las mejores experiencias de su vida. Lo he escuchado muchas veces, y yo misma lo he sentido así, por eso siempre animo a la gente a probarlo. Todos podemos valernos por nosotros mismos y es importante que nos demos cuenta de ello.
      Un cariñoso abrazo,
      Vanessa

      Responder
  11. marta 06/03/2020

    Qué buen post Vanessa!!! Me ha encantado y reconocido en él. Yo tuve pareja muchos años y después de dejarlo y de cambiarme de ciudad de residencia, se puede decir que ahora mismo estoy sola. Sólo tengo a mis padres y un hermano, pero no tengo amigos ni nadie con quien mantenga una relación continuada ni verdadera.
    Y la verdad es que me siento bien. Echo de menos gente con la que poder tener conversaciones de verdad y poder ser yo misma, como dice otro lector más arriba, pero actualmente después de pasar mi duelo por esta situación, estoy bien conmigo misma.
    Me he ido sola de viaje, a sitios cercanos, porque muy lejos aún no me he atrevido y me he vuelto una persona solitaria, pero me siento bien conmigo misma, y ya no me juzgo a mí misma ni me castigo por ello y me da igual si los demás me juzgan mal. He aprendido a priorizarme a mi misma y quererme por encima de todo, y a preferir la soledad a las relaciones que no sean auténticas y de calidad.
    Creo que podría vivir sola el resto de mi vida y estar bien, aunque a veces pienso que a lo mejor exagero y no sería capaz.
    Gracias por este maravilloso post.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/03/2020

      Hola Marta,
      Muchas gracias por compartir tu historia. Las relaciones con los demás son importantes, necesitamos tener relaciones cercanas y honestas. Si así lo deseas, puedes conocer a personas estupendas que estén en tu misma situación. Pero eso has de sentirlo tú, lo importante es que te sientas bien en tu vida.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  12. Ricardo 11/03/2020

    Este post llega justo en un momento complicado en mi vida, pero como dices debemos de dedicarle tiempo a la persona más importante, o sea a nosotros mismos, para de esta manera conocernos más y valorarnos. GRACIAS

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 12/03/2020

      Muchas gracias, Ricardo. Así es, y en los momentos complicados de la vida también podemos disfrutar de estar con nosotros mismos, para sentirnos, escucharnos e ir encontrando las respuestas que necesitamos.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!