Cuando te molesta el brillo de los demás

Mujer en el desierto

Algunas personas no se dan permiso para brillar.

No se dan permiso para ser auténticas.

No se dan permiso para sacar su potencial infinito.

No se dan permiso para mostrar lo mejor de sí mismas, cada día, cada instante.

Se esconden por miedo a deslumbrar, por miedo a destacar, por miedo a ser diferentes, y que alguien les rechace

Pero todos somos diferentes, nadie es igual que nadie, nadie es como tú. Y ahí está tu Luz, en lo que a ti te hace especial, no en lo que te hace encajar

Sólo puedes brillar cuando eres tú, cuando todo en ti está alineado en coherencia con tu Esencia, desde el Amor, y te aceptas y te valoras por ser quien eres, por ser como eres.

Cuando eso no pasa, cuando es tu ego quien decide desde el Miedo, cuando lo que eres es el resultado de compararte, cuando te rechazas por lo que no eres, entonces no puedes brillar… Y, así, tampoco soportarás que los demás brillen.

Cuando tú reconoces tu derecho a brillar, los demás a tu alrededor también pueden mostrar su Luz, y a ti ya no te cegará.

En cambio, cuando tú no te das permiso para brillar, tampoco se lo das a los demás.

Lo que no te estás dando a ti, no se lo puedes dar a otro…

Y lo que no recibes de ti, tampoco puedes recibirlo de los demás…

Ellos no son la causa de tu malestar. Ellos tan sólo son el efecto, la sombra, el espejo que refleja lo que tú no te permites…

Como narra este cuento…

Cuenta la Leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir.

Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada… En el tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paro y le dijo a la serpiente:

-¿Puedo hacerte tres preguntas?

-No acostumbro dar ese privilegio a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar…

-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

-No, contestó la serpiente…

-¿Yo te hice algún mal?

-No, volvió a responder.

-Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

-¡Porque no soporto verte brillar!

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

Sencillo: porque no soportan verte brillar.

La envidia es el peor sentimiento que podemos padecer…

Que envidien tus logros, tu éxito… Que envidien verte brillar…

Cuando esto pase, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran.

Sigue brillando y no podrán tocarte… ¡¡¡porque tu Luz seguirá intacta!!!

Recuerda: tu ya eres Luz, no depende de que nadie la vea.

Así que libérate del miedo a brillar. Date permiso para ser lo que eres. Date permiso para ser Luz.

Esa es la manera de que también les concedas ese permiso a los demás, y de que ya no te duela hacerlo, sino todo lo contrario. Sentirás Alegría, la Alegría auténtica de ser Luz, para ti y para otros, que también lo serán contigo.

Y sigue brillando siempre, como la luciérnaga, incluso en las noches más oscuras. Le pese a quien le pese.

¿Qué te ha inspirado este cuento? ¿Qué has sentido al leerlo? Me encantará que lo compartas conmigo en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

10 comentarios

10 comentarios
  1. Mabel 16/07/2020

    Hola Vanessa,
    Tengo 48 años y el post de hoy me hace preguntar ¿por qué nos molesta el brillo de los demás?, o, de forma más contundente, ¿por qué envidiamos a los demás?. Siempre nos molestan/envidiamos los que tienen más que nosotros, es decir, tienen un trabajo que nosotros consideramos mejor, tienen una casa más grande, un coche mejor, tienen más dinero y en sus vacaciones se van más lejos, o incluso, están más delgadas, por incluir un aspecto físico.
    No solemos mirar al que sabemos que está peor que nosotros.
    Entonces, ¿es malo querer ser mejores a lo somos? Tener un trabajo mejor, estar más delgada, poder tener un salario mayor, por qué no decirlo. No lo creo, sino todo lo contrario. Aspirar y pasar a la acción para ser lo mejor de nosotros mismos es lo mejor que nos puede hacer sentir.
    No hay mejor cosa que ponernos manos a la obra para encontrar un trabajo donde seamos mejor pagados y encima conseguirlo. O más banal, querer adelgazar y ponerte a comer bien y hacer ejercicio y ver cómo obtienes resultados. Esto es lo que da fuerza a seguir adelante con nuestra vida y encima con orgullo.

    Creo que el «aceptarnos» nos puede llevar un conformismo peligroso. Sé que me gustaría mejorar en lo que «cada uno quiera», pero acepto mi situación, y entonces, me quedo así. No tendría empuje para avanzar a algo mejor.

    Por experiencia, he llegado hasta donde estoy por no querer «aceptar» o «conformarme» con algunos aspectos que me rodeaban, y me he puesto manos a la obra y he conseguido llegar hasta donde quería. Y sí, reconozco que a veces me ha motivado el brillo de otras personas. Porque si esas personas tenían algo que yo quería, si ellas lo habían conseguido, estaba segura de que yo también lo iba a hacer.

    Prefiero no aceptar ni conformarme, sino ponerme manos a la obra para mejorar. La satisfacción de conseguirlo es enorme, porque no me cabe duda que si la persona que tengo enfrente lo ha conseguido, yo también lo haré.

    Un abrazo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/07/2020

      Hola Mabel,
      Cuando nos molesta el brillo de los demás, cuando sentimos envidia, rabia, odio hacia algo que es o tiene otra persona, nos está señalando una carencia en nuestro interior, una falta de autoestima.
      Es diferente a querer crecer y mejorar, porque en este caso te estás comparando contigo misma, no con otros, y quieres avanzar y conseguir determinados objetivos. Si sabes que lo que tú quieres lo quieres por ti, no porque lo tengan otros, y que tu felicidad y el amor a ti misma es incondicional y no depende de conseguir eso, entonces está perfecto. Y en este caso sí que fortalece tu autoestima.
      Te dejo un par de post sobre la envidia por si te apetece profundizar en el tema, pincha aquí y aquí.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/07/2020

      Muchas gracias, Cristina :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Jesi 17/07/2020

    Es curioso que durante toda mi vida siempre con alguna persona por ser yo misma he notado esa tirantez… y a veces lo pienso… ¿porqué doy con gente así? Incluso familia, ¿por qué me envidian? Porque la envidia les hace incluso hasta querer hacerte daño, como dices… en mi provoca que me tengo que alejar, me siento mal porque lo percibo y me alejo, no puedo seguir siendo yo con esa persona cerca, porque no te dejan serlo. No sé si nos pasa a todos pero me pasa bastante a menudo, hasta llegar a pensar que qué hago mal. Porqué ser tan constante… gracias Vanessa!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/07/2020

      Hola Jesi,
      Muchas gracias por compartir. En mi opinión lo que nos pasa viene a contarnos algo que necesitamos resolver en nosotros. Porque si no necesitaramos resolverlo no nos pasaría eso, y nos pasaría otra cosa. Es decir, nuestra vida es como un libro abierto que nos va mostrando el camino, y es estupendo que sea así, porque te sirve para conocerte mejor. Desde ahí, si esto es importante para ti, irás encontrando las respuestas a las preguntas que te estás haciendo.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. Mila 17/07/2020

    Hola Vanessa, precioso el post como siempre…
    Cuando me he preguntado por qué me trataban así, el motivo de no quererme…por ser quien soy, en mi caso ha servido para hundirme más. Siempre he pensado que carezco de brillo y que nunca he de brillar, por eso mismo no entiendo esa reacción, si no tienen nada que envidiarme, así que mi respuesta después de la tristeza simplemente ha sido apartarme y esconderme.

    Un beso grande
    Mila

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2020

      Muchas gracias por compartir, Mila. Claro, los demás no pueden ver tu brillo si tú no lo ves. Nadie puede darte lo que tú no te das a ti misma. Todo está en ti, todo empieza por ti :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Layla 20/07/2020

    Hola Vanessa, me encantó y me sentí muy identificada con tu post, muchas veces me sentí así, sin querer ver el brillo de los demás. Puedo decir que estuve de ambos lados, unas veces fui envidiada y otras fui yo la que envidié. Actualmente y gracias también a tus post estoy trabajando en mi amor propio y en ser segura de mi misma, siento que estoy dejando de compararme, menos que antes, con otras chicas. Pero hay algo que en lo que aún recaigo y es cuando entro a Facebook o Instagram, y veo fotos de chicas (principalmente amigas o conocidas de mi novio) y las veo perfectas, con estilo de vida perfecta y no puedo evitar sentirme mal conmigo misma. Yo sé que no todo lo que se muestra en redes sociales es real, pero no puedo evitar sentirme mal, cuando veo todo esto. Ademas de que tengo muchas amigas superficiales que sólo buscan aparentar en redes sociales, y a mi no me gusta eso. Me gustaría que trates en algún post acerca de las redes sociales o el evitar compararse en redes sociales.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/07/2020

      Hola Layla,
      En realidad las redes sociales son sólo un lugar más en el que proyectamos lo que nos está pasando por dentro… Lo primero es que te trabajes a ti, quién eres, tus valores, lo que te gusta de ti y por lo que te admiras y te sientes orgullosa… Si eso de aparentar no te gusta, si no te gustan las personas así, ¿para qué mirar hacia esas personas o incluso ser su amiga? Vuelve la mirada a ti y a gustarte a ti misma. Ahí está el camino correcto, el que te llevará a rodearte de las personas adecuadas :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!