Diez errores que te bajan la autoestima

Chica con paraguas y cielo nublado - errores autoestima coaching

Aunque está claro que no todas las personas con una buena autoestima son felices, estoy convencida de que todas las personas felices tienen una buena autoestima. Por eso es lo primero que trabajo en un proceso de Coaching: la autoestima. Porque fue lo que a mí me cambió la vida e hizo que empezara a tomar mis propias decisiones y alcanzar mis objetivos.

La autoestima sería algo así como la imagen que tienes de ti mismo. Alguien con una autoestima sana tiene una visión positiva de sí mismo, de sus cualidades, habilidades y comportamientos.

Pero para mí, sobre todo, buena autoestima es no sentirme inferior a los demás. Esa fue la prueba del algodón de mi autoestima, lo que marcó el antes y el después. Pasé de sentirme inferior ante la mayoría de las personas a no sentirlo con nadie. A ser tan válida como cualquiera.

Y otro indicador muy claro de que tu autoestima es buena es que te sientes capaz de superar cualquier adversidad que la vida te plantee, como un despido, una separación o la muerte de alguien muy cercano. Piénsalo, piensa en algo que no quieres que ocurra pero que podría ocurrir, ¿cómo te sientes? ¿Te dices que podrás afrontarlo? ¿Te ves capaz? Pues eso también es señal de cómo anda tu autoestima.

Hay muchos otros síntomas de que tu autoestima es sana (de eso te hable aquí o aquí), lo mismo que los hay de que necesita mejorar. Y también hay cosas que puedes hacer en tu día a día para que mejore (aquí te conté doce).

Pero también hay muchos errores que minan nuestra autoestima. Actitudes y comportamientos que, en lugar de fortalecerla, la debilitan. Aquí tienes los diez más habituales:

1. Basar tu autoestima en cosas que podrías perder. Tu trabajo, tu pareja, tu cuerpo o el éxito profesional. Y así te sientes más o menos válida en función de tu último logro, de lo guapa que te ves o de cómo te compares con la persona que esté a tu lado en ese momento.

No, tu autoestima debería estar basada en valores inamovibles que nada ni nadie te pueda quitar y que no varíen de un día para otro. Por ejemplo, ser una buena persona, tener la capacidad de dar amor o de preocuparte por los demás, la capacidad de asumir riesgos o la de esforzarte por tus objetivos.

2. No quitarte el ojo de encima. Es decir, estar todo el rato observándote a ti mismo y analizando cada movimiento, cada palabra o cada gesto cada haces. ¿Nunca has escuchado eso de “no me mires que no puedo concentrarme” cuando alguien estaba intentando hacer algo? Pues aquí es lo mismo. Analizarte tanto y estar tan dispuesta a encontrarte fallos lo único que hace es provocarlos. Lo sé bien porque este era uno de mis errores preferidos :-).

Lo mismo que estar siempre pensando en cómo te están viendo los demás. Las personas inseguras tendemos a creer que los demás están todo el tiempo evaluándonos y sacando conclusiones sobre nosotros. Como si fuéramos el ombligo del mundo…

Y resulta que no, que la persona que más te juzga eres tú misma y que los demás van a su bola. Que no hay nadie tan pendiente de ti como tú te crees, te lo aseguro.

Sentirte continuamente observada, por los demás o por ti misma, hace que actúes desde el miedo: a qué pensarán, a que te critiquen, a que no te acepten, a que te rechacen… Y así lo que haces es aumentar las probabilidades de equivocarte (por ejemplo, como yo, diciendo  cosas que no quería decir) y alejarte cada vez más de tu mejor versión.

3. Guardarte tus inseguridades y no compartirlas con nadie. ¿Sabías que compartir con alguien tus pensamientos y tus sentimientos mejora tu autoestima?

Primero, porque cuando verbalizas algo que te inquieta su intensidad emocional se reduce. Y también porque si te lo tragas, lejos de desaparecer, esa preocupación se queda en el inconsciente y puede generarte ansiedad, depresión o enfermedades psicosomáticas.

Vamos, que hablar las cosas es muy positivo y hará que te sientas mucho más fuerte y más capaz de adaptarte a lo que te pase y de superar las adversidades.

4. Evitar correr riesgos y evitar tomar decisiones. Por miedo a equivocarte, por miedo a que salga mal, por miedo a lo que digan los demás… Casi siempre es por miedo y casi siempre hay una excusa que encubre ese miedo.

Y en el fondo lo que pasa es que no te atreves, que no quieres pasar por ese mal trago, así que lo evitas y lo pospones día tras día… Yo, que también lo hacía, ahora me doy cuenta de que a lo que no me estaba atreviendo era a vivir la vida.

Sí, siempre es más fácil quedarte en tu zona segura, donde no pasa nada, ni bueno ni malo, donde el miedo no existe, donde no hay nada a lo que atreverse… Siempre es más fácil que arriesgarte a hacer un cambio, por más que lo desees y lo necesites. Pero así, haciendo siempre lo fácil, es imposible que crezca tu autoestima, que lo sepas. Así que tú eliges.

5. Comportarte como si no tuvieras ningún control sobre tu vida. Sobre lo que quieres, sobre lo que consigues, sobre lo que te pasa o sobre cómo te tratan los demás. Y sí, tienes control sobre todo eso y sobre mucho más.

Es cierto que una de las cosas más frustrantes que te pueden pasar es creer que no tienes control sobre lo que sucede, porque eso te hará sentir inútil e impotente, como si nada fuera a cambiar, hagas lo que hagas.

Pero no es así, no te engañes. Siempre puedes hacer algo. De hecho necesitas hacerlo si quieres mejorar tu autoestima. Necesitas sentir que llevas las riendas de tu vida, que tomas tus propias decisiones y que eres tú quien marca el rumbo.

6. Darle prioridad a tu voz crítica. Esa voz omnipresente en tu cabeza que te dice lo que haces bien, lo que no, lo que deberías hacer, lo que van a decir los demás, lo que están pensando… ¡Qué cansina!

Cuando te preocupa algo tu voz crítica hace que no dejes de darle vueltas en tu cabeza, como si tuvieras una centrifugadora ahí metida. Y al final, de tantos miedos que te mete, terminas sin dar ningún paso porque sólo eres capaz de pensar en todo lo que puede ir mal.

¿Te suena? ¿La reconoces? Yo también la tuve, la mayoría de las personas la han tenido en algún momento de su vida. Algunas la llevan consigo siempre e incluso llegan a odiarse por ello…

Pues que sepas que esa voz puede desaparecer, pero que para ello es imprescindible que empieces a hablarte con cariño, con paciencia y con amor, como le hablarías a alguien a quien quieres.

7. Exigirte que tienes que hacerlo todo muy bien. Creer que tienes que ser perfecta es una manera sencilla y efectiva de vivir en la insatisfacción permanente y dejar a tu autoestima muerta de hambre.

Porque la autoestima se alimenta de fortalezas, de virtudes y de capacidades. Hacia ellas es hacia donde tienes que volver la vista, para reforzarlas y entrenarlas.

De esa forma, aunque falles no dejarás de sentirte valiosa porque tienes interiorizada esa cualidad y sabes que forma parte de ti, que no vas a perderla por cometer un error. Todo lo contrario de lo que le pasa a quien se empeña en hacerlo todo muy bien y sólo ve sus defectos y limitaciones, que los agranda con cada tropiezo.

8. Rechazar tus aspectos negativos. ¿Sabías que la mayoría están ahí para satisfacer una necesidad que tuviste en algún momento concreto de tu vida?

Por ejemplo, tal vez aprendiste a decir que sí a todo para que los demás te quisieran. O, como yo, que lloraba facilmente, aprendiste a canalizar con lágrimas la rabia, la impotencia y la frustración que sentías.

Siempre, de cada comportamiento, en algún momento obtuviste un beneficio. Por eso, antes de cambiarlos o rechazarlos es importante que descubras su “para qué”, para que puedas encontrar otra manera más sana de cubrir esa necesidad, si es que todavía la sigues teniendo.

9. Confundir egoísmo con quererte. Esto es muy común, pensar que no puedes decir que no, que no puedes priorizar tus deseos, que no puedes pedir más o que no puedes ponerte la primera la de lista, porque eso sería ser egoísta. ¿Quieres que te cuente una cosa? Egoísmo es lo otro.

Egoísmo es lo que hacía yo antes. Egoísmo era ser una víctima a cambio de recibir atención, egoísmo era necesitar a los demás para sentirme bien, egoísmo era pedirles la valoración que no encontraba en mí, egoísmo era ser la que otros esperaban para sentirme querida… ¡Eso sí que era egoísmo!

10. Hablar en términos de lo que necesitas para sentirte bien. Necesito un trabajo en el que me sienta realizada, necesito alguien con quien compartir mi vida, necesito que los demás me traten con respeto, necesito que las cosas me salgan bien…

No, mira, para valorarte y para ser feliz no necesitas nada de eso. Solo te necesitas tú. Otra cosa es que te lo merezcas. Eso sí, ¡te lo mereces!

Así que de ahora en adelante empieza a hablar en términos de merecer. Me merezco un trabajo en el que me sienta realizada, me merezco alguien con quien compartir mi vida, me merezco que los demás me respeten, me merezco que las cosas me salgan bien.

Así, si. ¿A qué cambia la cosa? 😉

¿Y tú? ¿Con cuál es estos errores te has identificado más? Te espero en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

28 comentarios

28 comentarios
  1. Beatriz 19/11/2015

    Genial Vanesa!! Post sobre la autoestima de 10, me ha entusiasmado ;).

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2015

      Muchas gracias, Beatriz. Me alegro muchísimo de que te haya entusiasmado 😉
      Un beso

      Responder
  2. Ana Mariño 19/11/2015

    Un interesante post, para reflexionar.. 😉 En mi caso, a parte de indentificarme con todos (aisss!! suspendo en autoestima.. pero haré mis tareas para que eso no siga ocurriendo).. la que más me marca es posiblemente la quinta observación: «5. Comportarte como si no tuvieras ningún control sobre tu vida.» es algo realmente muy importante para mi, que espero que empiece a derivarse en lo opuesto muy pronto. Gracias por el post! 🙂

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2015

      Muchas gracias, Ana. No te preocupes, no pasa nada por identificarte. De hecho es hasta bueno porque ya sabes por dónde empezar. Estás cogiendo las riendas y eso es lo importante.
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder
  3. Alejandro 19/11/2015

    Muchas gracias!!! Me encanto la nota!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2015

      Muchas gracias por comentar, Alejandro.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Alicia 19/11/2015

    Hola Vanesa! Te felicito por este post, y por los anteriores. A pesar de no escribir nunca, siempre los leo :). Y con respecto al de hoy, decirte que me siento identificada con todos. Mientras leía, sentía como mi interior se removía, cosa buena y no tan buena a la vez, pues significa que algo no va bien (aunque no sea ninguna sorpresa para mi), aunque me estás dando herramientas para solucionarlo. Mil gracias!!!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2015

      Felicidades, Alicia. Por reconocer eso que se removía en tu interior, por aceptarlo y por compartirlo. Es un magnífico comienzo.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Pilar 19/11/2015

    Muchas gracias Vanessa, ya sabes que yo me declaro públicamente «fan» tuya y de cuanto escribes. Resulta tan fácil de leer, lo explicas tan bien que es casi delito no pararse a reflexionar sobre tus palabras e intentar poner en práctica aquello que nos puede ayudar a hacer de nuestra vida algo un poco más sencillo y más feliz. Un abrazo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2015

      Qué bien, Pilar. Me han encantado tus palabras y me alegra mucho que lo que escribo te sirva para hacer tu vida más sencilla y más feliz. Es un honor para mí. Muchas gracias por decírmelo.
      Un beso,
      Vanessa

      Responder
  6. Mary 20/11/2015

    Hola Vanesa mil gracias por tu nota está buenísima, la verdad tienes mucha razón de hoy en adelante me querré mucho más, te mando muchos saludos que este bien

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/11/2015

      Muchas gracias, Carmen. Así me gusta, a quererse mucho más 😉
      Un abrazo

      Responder
  7. Joaquín Sánchez 20/11/2015

    Buenos días Vanessa, encantado de saludarte y decirte que eres ¡MAGNIFICA!
    Con este post me recuerda lo que yo era antes, pero para resumir, te digo que me siento más identificado con el punto 3,4 y 6:
    -Guardarme mis inseguridades sin compartirlas con nadie.
    -Evitar correr riesgos y toma de decisiones.
    -Y lo peor, autocriticarme sin compasión.
    Has conseguido que me arranque recordándome a una persona que fue la 1ª en conseguirlo, a la cual estoy muy agradecido, me cambió totalmente la forma de ver y hacer las cosas.
    Saludos Vanessa y muy agradecido por tu apoyo con todo lo que haces por nosotros/as.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/11/2015

      Muchas gracias, Joaquín. Por tus halagos y por compartir tu historia. Y felicidades por poder mirar hacia atrás y darte cuenta de que no eres el mismo. Siempre hay un ángel en nuestro camino que viene a ayudarnos a ver las cosas de una forma diferente, otra cosa es reconocerle ;-).
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder
  8. Bea 20/11/2015

    Me encanta Vanessa, no sabes lo que me ayudaste a recuperar mi autoestima y leer cosas así me hace sentirme super agradecidad de habernos podido cruzar en nuestras vidas. Para mi, era el miedo mi gran barrera, y ahora me doy cuenta como se puede superar esa barrera. ¡¡Gracias!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 20/11/2015

      Muchísimas gracias, Bea. Para mí eres un ejemplo muy claro de alguien que decide que quiere superar los miedos, cambiar su forma de pensar y de ver las cosas y aprender a quererse y a tratarse bien. Y de alguien que se pone a ello con decisión. Siempre es un placer ser la Coach de alguien como tú, así que yo también estoy infinitamente agradecida de que nos cruzáramos…
      Un besazo fuerte, y otro para la peque 😉

      Responder
  9. Sara 21/11/2015

    Hola Vanessa, me ha encantado el post, qué bonito ver la vida con otros ojos y reflexionar. Me he identificado con la mayoría, pero sobre todo con el número 2 y con el 9. Un placer leerte.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/11/2015

      Muchas gracias, Sara. Pues que se te quite de la cabeza que quererte es ser egoísta, porque si no lo haces tú no lo va a hacer nadie por ti. Cada uno tiene que quererse a si mismo en primer lugar para después poder querer a otros desde el amor y la generosidad y no desde la necesidad.
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder
  10. junior felipe rdriguez lucero 22/11/2015

    Yo en muchas ocasiones he evitado decir las cosas por miedo a que se burlen y tambien me he criticado por las cosas que me pasaban como la verguenza q tenia y que aun la tengo. Pero ahora ya no me interesa porque lo estoy superando y que bien me hizo este tema para reflexionar sobre mi autoestima y se que lo voy a elevar hasta el cielo 🙂

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/11/2015

      Muchas gracias y felicidades por estarlo superando. No importa tanto lo que te pasaba como lo que quieres que te pase ;-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  11. Virginia 25/02/2016

    Hola Vanesa, me encantan tus reflexiones. La autoestima, es la base de todo. Además si no nos queremos… De qué manera vamos a querer a los demás?, Muchas veces vivimos exigiendo aquello que no sabemos darnos a nosotros mismos….el amor, la comprensión, etc…

    Gracias!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 25/02/2016

      Me alegro mucho, Virginia. Deseo que te estén ayudando a quererte más.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  12. Mirta 16/11/2017

    Buenisimo y constructor del yo, ¡gracias!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 17/11/2017

      Muchas gracias, Mirta. A ti también por comentar.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  13. Daniela 14/01/2020

    Hola, me identifico con todos, estoy pasando por un proceso muy parecido. Siempre fui una persona insegura pero después de una relación complicada y con un final nada grato, me siento aun mas afectada, siento precisamente eso, que no merezco lo bueno que llegue a pasarme, que las personas puedan apostar por mí. Intento diariamente entender y ayudarme pero solo hay días en los que siento que no vale la pena nada de mí, que soy un fracaso. Me atrapa una ansiedad cuando llego a cometer errores, y me preocupa demasiado lo que las personas que me interesan piensen de mí. No quiero vivir pensando así ni sintiéndome de esa manera, sé que la vida no es perfecta y siempre habrá problemas, pero no me gusta sentir que siempre soy la culpable de todo lo malo que ocurre. No me gusta sentir el apego a alguien ni que la felicidad depende de alguien más.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/01/2020

      Hola Daniela,
      Muchas gracias por compartir. Es muy habitual que después de una relación complicada nuestra autoestima se vea afectada, ya sea porque antes era buena y se ha deteriorado o porque antes no lo era pero «ibamos tirando». En mi opinión, en esas situaciones es importante hacer un proceso con un profesional que te ayude a reconstruir esa autoestima y volver a sentirte valiosa y merecedora. Lo que te ha pasado no es culpa tuya, es importante que recuerdes eso. Pero si no te sientes bien sí eres responsable de hacer algo por ti para recuperar ese bienestar y ese amor hacia ti misma.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!