ÚLTIMOS DÍAS para apuntarte a LÍMITES con el precio súper reducido del 40%

Veinte ingredientes imprescindibles para poder cambiar

Cambiar - ave volando

Casi todos tenemos algo en nuestra vida que no nos satisface y que nos encantaría que fuera diferente: nuestra manera da hablarnos, nuestra forma de relacionarnos con alguien, la confianza que tenemos en nosotros mismos, nuestra capacidad de decir que no, el miedo a lo que opinen los demás…

Si sabes que hay algo que no funciona en tu vida espero que también sepas que la única manera de que obtengas un resultado diferente, en lo que sea, es que cambies algo. Al menos a mí me parece evidente que si no haces algo distinto no cambiará nada, pero me doy cuenta de que no para todo el mundo lo es.

A menudo me encuentro a personas que hablan y hablan de lo que querrían que fuera diferente, pero tiempo después siguen igual. Se saben bien la teoría de lo que tendrían que hacer, pero no lo hacen. Y en la vida no importa lo que dices, importa lo que haces.

Por eso, para que este año puedas empezar a obtener resultados diferentes, quiero contarte cuáles son para mí los veinte ingredientes imprescindibles del cambio:

1. Humildad, para aceptar que no eres perfecto y que, solo o con ayuda, necesitas cambiar algo. Ayer mismo, al hacer un comentario sobre una conferencia para mejorar nuestras relaciones que voy a dar la próxima semana en León, alguien me respondió “eso les vendría bien a mis jefes”. A eso me refiero cuando hablo de humildad, a decir “¿qué podría tener yo que aprender de esto?”, en vez de pensar que el que tiene que aprender algo es el otro.

2. Decisión firme y clara. O dicho de otro modo, querer cambiar. Tener ganas, estar dispuesto, tener la actitud de darlo todo, el compromiso ineludible… Es cierto que muchos de los ingredientes de esta lista se pueden entrenar y mejorar, pero las ganas no, no te voy a engañar. Que te dejes de teorías y te pongas a la práctica depende solo de ti, nadie puede poner las ganas que tú no pongas.

3. Saber lo que quieres. Cuando algo no va bien solemos tener claro lo que no queremos, pero pocas veces tenemos claro lo que sí, y es imprescindible (ese precisamente es uno de los puntos de partida de cualquier proceso de Coaching). Para averiguarlo seguramente necesites pararte, pensar, reflexionar, tomarte tu tiempo, sentir, escucharte, escribir…

4. Superar tus miedos. El miedo al cambio, a no saber lo que va a pasar, a que algo no salga bien, a sufrir… Hay personas con una necesidad brutal de hacer un cambio en sus vidas, pero que son incapaces porque el miedo que tienen es mayor que esa necesidad. Es decir, nos puede más el dolor de lo que no queremos que el amor de lo que sí. Inexplicable, pero así es.

5. Encontrarle un sentido a ese cambio. ¿Para qué lo quieres? Para sentirte mejor contigo mismo, para acercarte más a la persona que quieres ser, para ser libre, para ser más feliz, para vivir tranquilo, para ser capaz de conseguir tus objetivos… Toda transformación, para que sea permanente, necesita un sentido, y se trata de que tú encuentres el tuyo.

6. Entender para qué hacías lo que hacías. Por ejemplo, supongamos que quieres dejar de gritar a tu pareja y empezar a tratarla con más respeto y confianza. Pues para conseguir dejar de gritar lo primero que necesitas es saber para qué lo hacías.

¿Para qué le gritabas? ¿Cuál era la intención positiva de ese comportamiento que ahora quieres dejar atrás? ¿Qué valor obtenías de eso que hacías? ¿Qué necesidad intentaba satisfacer esa actitud? Tal vez fuera una forma de canalizar un miedo, de protegerte, de expresar tu frustración, de esconder tu inseguridad, tu tristeza o tu rabia por algo… Averigua qué había ahí y asegúrate de que esa necesidad queda satisfecha con el cambio, porque si no volverás a caer siempre en el viejo comportamiento.

7. Creer en ti. Porque cuando tienes confianza en ti te pones metas altas y cuando no la tienes te las pones bajas o ni te las pones.

Por ejemplo, si fueras a una carrera de caballos, ¿apostarías por un caballo en el que no crees? No, claro que no. ¿Y qué tendría que pasar para que creyeras en él? Pues que le vieras capaz de ganar, capaz de darlo todo, capaz de esforzarse, de comprometerse, de implicarse, de apostar por él… Contigo es lo mismo. Si no buscas la manera de gustarte y de enfocarte en tus fortalezas nunca apostarás de verdad por ti.

8. Creer que puedes y que te lo mereces. Hay un montón de personas ancladas en relaciones que no les satisfacen o en trabajos que ya no les motivan como antes porque en el fondo de sí mismas se sienten incapaces de conseguir algo mejor o se han convencido de que eso que tienen ya es para toda la vida.

Por eso, para quitarte las excusas conformistas tipo “soy muy mayor para cambiar” o “ya llevo demasiado tiempo haciéndolo mal”, lo primero es desempolvar el miedo que se esconde detrás.

9. Creer que puedes cambiar tu forma de ser. Y vivir y pensar y sentir de un modo diferente a como lo haces ahora.

¡Qué daño nos hacen expresiones como “yo soy así” o “es mi forma de ser”! Porque tu personalidad no es la que crees tener, a menos que la hayas asumido como propia y decidas conformarte con ella. Pero si quieres cambiarla y elegir cómo quieres ser, es perfectamente posible. De hecho, todos cambiamos constantemente. Lo que aquí te propongo es que seas tú quien elija hacia dónde quiere cambiar.

10. Atreverte. No te engañes, si no te atreves a hacer cosas que te den miedo nunca obtendrás resultados significativos. Lo que merece la pena en la vida está fuera de nuestra zona de confort. Cuando nos atrevemos a salir de ella, cuando nos arriesgamos a fallar, a pasar vergüenza, a que nos critiquen, a perder algo que nos daba seguridad… Sólo así podremos crecer, ganar confianza y tomar conciencia de nuestras capacidades y habilidades.

11. Asumir tu responsabilidad de tomar acción. Sólo practicando podrás lograr lo que quieres. Sólo empezando hoy, aquí y ahora, y dándole prioridad a eso que te has propuesto. No mañana porque hoy no tienes tiempo, ni el mes que viene porque este mes me va fatal. No cuando el otro cambie, no cuando sea más fácil, no cuando esté de mejor humor…

Lo tengo comprobado, el mejor momento para empezar a cambiar algo que sabes que quieres cambiar es hoy. Todo lo demás debería ser tu plan B.

12. Tener fuerza de voluntad. Esta palabra que tantas veces me repetía mi madre de pequeña y que yo tanto me esforzaba por interiorizar se convirtió después en uno de mis puntos fuertes.

Es decir, si tengo que hacer algo lo hago. Si prefiero estar haciendo otra cosa, pero sé que a largo plazo lo que me conviene es esto, lo hago. Porque no, los caminos que nos llevan hacia donde queremos estar no siempre son de rosas y a veces hay que pasarlo mal para después pasarlo muy bien.

13. Cuidar lo que te dices a ti mismo. Tu diálogo interno puede ser tu mejor aliado o tu mayor enemigo. Y, desgraciadamente, para la mayoría de las personas suele ser su mayor enemigo. “No me va a salir bien”, “¿y si pasa eso tan horrible?”, “¿qué van a decir de mí?”, “qué idiota, tenía que haber elegido lo otro”, “seguro que no lo consigo”… Si alguien nos hablara así no se lo permitiríamos, pero después nos lo hacemos a nosotros mismos con total ligereza. ¿Por qué? Básicamente, porque no hemos aprendido a pensar diferente. Pero siempre estamos a tiempo.

Así que, si ya has decidido que quieres un cambio, deja de boicotearte pensando en todo lo que puede salir mal. Si quieres adelantarte a lo que no ha pasado, por lo menos que sea pensando en cómo vas a responder a los imprevistos y en lo que vas a hacer si algo no funciona. Es decir, utiliza tus pensamientos para que aumenten tu confianza en ti, no para que alimenten tus temores.

14. Cuidar lo que les dices a los demás. Casi tan importante como lo anterior, porque tu lenguaje sostiene tu conducta, tus pensamientos, tus creencias, tus emociones y tus relaciones con los demás. Y, sobre todo, porque el lenguaje que usamos con los demás suele ser bastante parecido al que usamos con nosotros mismos. El que critica, se critica. El que exige, se exige. El que perdona, se perdona. El que valora, se valora. Y el que confía en los demás, también confía en sí mismo.

15. Contarlo a los cuatro vientos. Porque si quieres cambiar algo, pero no lo compartes con nadie, en caso de que falles sólo tendrás que rendirte cuentas a ti mismo. En cambio, si lo cuentas a los cuatro vientos, también tendrás que justificarte a los cuatro vientos.

Y sí, aunque no debería ser así, hay personas que valoran más el compromiso que establecen con los demás que el que establecen consigo mismas. Muy bien, entonces aprovéchate de ello para aumentar tu compromiso.

16. Repetir, repetir y repetir. Las cosas que merecen la pena no se consiguen de un día para otro. Requieren paciencia, perseverancia y mucha repetición. Y sobre todo cuando es algo que tiene que ver con tus creencias o lo que tú crees que es tu forma de ser.

Y no, seguramente no puedas saber de antemano si te llevará 21 días, 33 o dos meses. ¿Pero qué más da? Si sabes que es posible y que de verdad merece la pena, ¿cuánto tiempo te llevará no debería ser secundario?

17. Dejar de exigirte. Hay quien cuando comete un error se machaca y se fustiga pensando que se lo merece y que esa es la mejor manera de no volverlo a cometer. Y no, todo lo contrario. Hay estudios que demuestran que cuanta más capacidad tengas de asumir tus errores, sin fustigarte por ellos ni quedarte enganchado a la culpa, más capacidad de mejora, de optimismo, de éxito y de felicidad desarrollarás.

Así que, por favor, si quieres sacar provecho de un error, que sea buscándole un aprendizaje, lo mismo que se lo buscas a tus éxitos (o eso espero ;-). Y repítete, una y mil veces, que no pasa nada por equivocarte. Benditos los que se equivocan porque nunca estarán en el barco de los que no lo intentan.

18. Abrir bien los ojos. El viejo hábito o patrón de comportamiento no desaparece tan fácilmente. Se queda en tu inconsciente esperando la más mínima oportunidad de volver a tomar el mando. Por eso es importante que observes, que estés alerta y que no dejes de aprender y tomar nota, con la flexibilidad suficiente para introducir los cambios que necesites y, muy importante, sin juzgarte.

19. Aceptar los imprevistos. Muchas veces las cosas no salen como esperábamos. ¡Y no pasa nada! Se puede seguir adelante cuando surgen dificultades, se puede modificar lo previsto y se puede intentar una y mil veces.

Así que si en tu proceso de cambio tus planes a veces se truncan, ¡cambia de planes y listo! Aprende a aceptar las cosas como vienen, incluso a disfrutar de ellas, que por algo serán así, aunque ahora no sepas verlo.

20. Premiarte. Lo mismo que si no arriesgas no avanzas y si no te equivocas no aprendes, también es cierto que si no te premias no puedes mantener la motivación ni la confianza que necesitas. Así que éste, aun siendo el último, es un ingrediente tan importante como el que más. Reconócete lo que va bien, los pequeños logros de cada día, y prémiate por ellos.

¿Qué me dices? ¿Cuál de estos ingredientes es el más importante para ti? ¿Hay algún otro que también sea importante? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

8 comentarios

8 comentarios
  1. Ana Mariño 07/01/2016

    Que gran post el de hoy, Vanessa! Creo que tendré que releerme esta lista por lo menos unas veinte veces más, para ir cambiando el chip… y sólo así empezar a creerme que puedo cambiar, que es posible, que me lo merezco..Para mi el ingrediente que sobresale sobre todos los demás y quiero aprender a manejar es atreverme a SUPERAR MIS MIEDOS. Esa vocecita en off que me arranca de golpe de esa motivación inicial, ese optimismo espontáneo.. que con su retumbe en mi cabeza hace que me crea una realidad que al final no llega a materializarse, fuese fruto de mi imaginación pero consiguieron hacerme creer que sus predicciones serían las más “realistas”…Y eso lo sé demasiado tarde, cuando ya me dejé vencer por los miedos y no actué. Ese el ingrediente más importante para mi de toda esta receta, a ver si algún día logro dominarla. Gracias por compartir! 😉

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/01/2016

      Muchas gracias, Ana. Escucha a esa vocecita que te arranca la motivación y el optimismo y que te crea una realidad que no llega a materializarse, escucha lo que te dice, cómo te habla y cómo te hace sentir… ¿De quién es? Identificar a quién pertenece te ayudará a silenciarla y decirle que no quieres seguir viviendo con miedo. O que tú eres más grande que tus miedos ;-).
      No importa lo que ya pasó, sólo importa lo que está pasando y lo que está por pasar.
      Besos,
      Vanessa

      Responder
  2. Mary 10/01/2016

    Hola! De nuevo, gracias por el post. Está súper intersante. No sabia que a nuestra vida le podemos dar ingredientes. La verdad todos esos ingredientes me hacen mucha falta, pero los que más necesito son los de creer en mí, atreverme y tener fuerza de voluntad. Buff es algo un poco complicado, pero sí quiero hacerlo. Esta vez sí quiero echarle ganas. Gracias venessa por esos consejos tan maravillosos. Bueno, pues manos a la obra. Hay mucho trabajo por hacer. Me despido de usted y como siempre le deseo todo lo mejor en su vida, que siempre este llena de bendiciones. Le mando un fuerte abrazo, que esté bien, ¡¡hasta pronto!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 11/01/2016

      Hola Mary,
      Te felicito por tu actitud y por querer definitivamente echarle ganas esta vez. Dices que manos a la obra. ¿Qué es lo primero que vas a hacer? Te invito a que empieces a establecer cada semana al menos dos o tres pasos sencillos que vayan a ayudarte a creer en ti, a atreverte y a tener fuerza de voluntad.
      Un abrazo fuerte,
      Vanessa

      Responder
  3. Yaneth Hernandez 04/02/2016

    Espectacular nota Vanessa. Gracias mil.por compartir y hacernos reflexionar y sobretodo motivarnos con estos 20 puntos vitales para empezar a cambiar habitos y orientarnos cada dia mas hacia el cumplimiento de metas que debo pleantearme.

    Los leeré a diario para reforzarlos y no olvidarlos y por supuesto los compartire con mi red de trabajo para que cada uno consiga tambien sus metas.

    1 abrazo desde Chile
    Yaneth!
    #EmprendimientoLatinosEnRed

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 04/02/2016

      Qué bueno eso de compartirlos, Yaneth. Dice mucho y muy bueno de ti. Muchas gracias por tu comentario y un abrazo fuerte hacia Chile.

      Responder
  4. Pilar 25/08/2017

    Hola Vanessa:
    Me encantan tus post, porque en ellos verbalizas con una facilidad y claridad increíble, sentimientos, emociones y reacciones,, que muchos hemos sufrido o estamos sufriendo, pero que no siempre identificamos o aceptamos.
    Esté en concreto, va a ser objetivo prioritario en este momento de mi vida.
    Gracias por aportar tanta lucidez a los que te seguimos.
    Un abrazo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 28/08/2017

      Muchas gracias a ti también, Pilar. Sí, es curioso cómo tantas veces pensamos que lo que nos pasa nos está pasando solo a nosotros, y después es mucho más habitual de lo que creemos… Todos sentimos parecido :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Vanessa Coaching to Be

Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA