Descárgate GRATIS la guía Cómo Defenderte Cuando Alguien Traspasa tus Límites

SÍ, ¡LA NECESITO!

Qué hacer cuando te sientes mal

Mujer llorando - qué hacer cuando te sientes mal

Cuando te sientas cansada, agobiada y que ya no puedes más…

Cuando algo te salga mal, te frustres o te machaques y te digas que la culpa es tuya

Cuando te entre miedo a que ocurra algo horrible o a que eso no salga bien…

Cuando te sientas triste, sola o que nadie te entiende

… Siempre que te invada algún sentimiento o algún pensamiento que no te guste, y sabiendo que en esos momentos duele mucho estar ahí, ten muy presente este cuento…

BUDA, ANANDA Y EL RIO

Un día, cuando caminaban por una región montañosa, Gautama Buda ya mayor, bajo el sol de mediodía le dijo a su discípulo Ananda:

―Estoy sediento, Ananda. Cuando atravesamos las montañas, pasamos un arroyo.

¿Puedes retroceder el camino y traerme un poco de agua?

Ananda, deshaciendo el camino, regresó hasta el arroyo. Pero una vez allí se dio cuenta de que unas carretas acababan de atravesarlo, embarrándolo todo. Las hojas muertas que antes yacían en el fondo ahora flotaban sobre el agua. Ésta ya no era bebible y por supuesto no podía llevársela a Buda.

Decidió entonces regresar junto a Buda. Además, sabía que unas millas más allá del sitio donde habían parado, corría un gran río de agua cristalina.

Pero Buda, que era muy estricto, le dijo:

―Vuelve otra vez, porque recuerdo que cuando pasamos esa agua era pura y cristalina.

Ananda protestó:

―Entiéndelo: entre que llegamos aquí, pasaron unas carretas por el riachuelo y el agua ya no es bebible.

―Lo sé ―dijo Buda―, pero ve y siéntate en la orilla, lleve el tiempo que lleve. Ve y siéntate. No te metas en la corriente, porque si te metes en ella, la ensuciarás de nuevo. Simplemente espera, observa y no hagas nada. Esas hojas muertas desaparecerán, el barro se asentará. Entonces, llena mi cuenco y regresa.

Ananda fue al riachuelo de nuevo porque no podía desobedecer a Buda y allí se sentó a esperar. Y esperando, vio cómo el barro y las hojas muertas se iban asentando despacito, dejando el agua clara y pura, tal cual es su naturaleza.

Llenó su cuenco y de regreso entendió lo que Buda trataba de enseñarle:

―Ananda, no te metas en el río, no sigas la corriente de tu mente, espera en la orilla y simplemente observa. La naturaleza verdadera de tu mente es esa claridad cristalina, ensuciada por pensamientos y emociones que son pasajeros.

Adoro este cuento, tal vez sea uno de mis preferidos.

Porque implica aceptación de lo que te está pasando y de lo que estás sintiendo en este momento (y ya sabes que soy una fan absoluta del poder de la aceptación ;-), porque lo que sientes siempre está bien.

Porque te invita a observar el malestar y a comprenderte desde fuera, sin dejarte llevar por su fuerza.

Porque te recuerda que todo pasa, que solo tienes que esperar hasta que las aguas se aclaren, y que siempre vuelve la calma…

Me parece fundamental tener esta capacidad de aceptación, de observación y de espera, porque cuando algo duele se nos suele dar bastante mal aceptar y desde ahí lo transformamos en sufrimiento… Ya ves, lo que podía haber sido fácil, doloroso pero fácil, lo hacemos difícil. Mucho más doloroso y difícil…

¿Te resuena lo que te cuento? Pues si quieres saber cómo llevarlo a la práctica, cómo aprender a gestionar tus emociones desde el amor y la compasión contigo misma, y cómo llegar a aceptarte y a quererte como eres, para sentirte segura y orgullosa de ser tú, AMOR es lo que estás necesitando (aquí te cuento más detalles sobre este curso de autoestima).

Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

2 comentarios

2 comentarios
  1. Manuel Alejandro Gómez Ramos 23/09/2022

    El pasado febrero de este año me diagnosticaron espondilitis anquilosante en grado 3, y mis allegados me recomendaron que no me informase por la enfermedad que es una enfermedad que afecta a la columna vertebral y es grave. El caso es que decidí desde primer momento conocer plenamente qué tipo de enfermedad tengo y sé que la esperanza de vida es muy corta en mi caso y que tendré dolores que irán aumentando las 24 horas de los 365 días. Lo he aceptado sin dramas, ni depresiones (vivo solo) y me ha supuesto cambiar mi vida totalmente, me apuntado a clases de deporte para aminorar el dolor y vivo el día a día y me ha servido para reconciliarme con mi pasado y sé que la medicación que me aplicarán biológicos puede provocarme como efectos secundarios desde cáncer, hasta enfermedades como la enfermedad de Crohn y que dicha enfermedad provoca sí o sí problemas gástricos (úlceras) y uveítis e incluso en muchos casos cáncer y problemas cardiológicos. Mi aceptación es plena y mi vida aunque ha cambiado totalmente me ha hecho ver que puede hacerme mejor persona y purificarme emocionalmente e interiormente con el dolor constante. He preferido no auto engañarme o esconder el ala como los avestruces y conocer la verdad.

    Responder
    • Mar Morata 23/09/2022

      Manuel Alejandro, acabo de lwerte y estoy flipando: menudo tío valiente y optimista! Menuda lección me has dado. Yo me considero una persona fuerte, porque la fe me da una fuerza interior que a vecea no sé explicar, pero me veo una pigmeo a tu lado. Gracias por tu testimonio. Espero que te vaya muy, muy bien. Creo en el poder de la oración, porque he visto sus efectos, así que lo haré encantada. Gracias de nuevo!
      Mar

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!