Los siete mandamientos de la felicidad

¿Cuantas veces te has preguntado si eras feliz? ¿Y cuántas veces te has respondido sin la más mínima duda que sí, que lo eres? Estoy segura de que todos nos hacemos esa pregunta alguna vez. Y que, aunque algunos crean que la felicidad es una utopía, todos buscamos ser felices… Tener una relación de pareja que te haga feliz, un trabajo que te encante para ser feliz, valorarte y creer en ti para ser feliz, tener una estabilidad económica para ser feliz, sentir que avanzas en tu vida para ser feliz… Hagamos lo que hagamos y digamos lo que digamos, nuestra última meta es ser felices.

Aquí ya he hablado varias veces de la felicidad (Diez hábitos incompatibles con la felicidad, Señales que te avisan de que algo no va bien… ), pero siempre en negativo. Siempre hablando de lo que no nos hace felices. Nunca de lo que sí.

Es evidente que no necesitas llegar a Coaching to Be para descubrir las claves de la felicidad. El mundo está lleno de textos y teorías sobre cómo ser más feliz. Y al final, como creo que cada uno necesita encontrar su camino, pero que siempre ayuda y motiva saber cuál les ha funcionado a otros, en este post quiero compartir contigo lo que a mi me ha servido para ser feliz. Lo que ha hecho que, sin la más mínima duda, a día de hoy y desde hace no más de una par de años pueda decir que sí, que soy feliz. Gracias a muchas cosas, pero especialmente a estas siete:

1. Conocerme y seguirme conociendo cada día, saber cuáles son mis automatismos, tener claro qué partes de mi me gustan y qué partes podría mejorar, identificar qué miedos y qué creencias me limitan, entender mis emociones, aprender a escucharlas, saber qué quiero hacer con ellas y saber cómo hacerlo, saber lo que me funciona y lo que no me funciona para sentirme bien, entender por qué me pasan las cosas que me pasan y por qué soy como creo que soy, saber que puedo cambiar todo lo que no me guste de mi misma, que nada es para siempre, que puedo dejar de creer algo y empezar a creer otra cosa, que puedo entrenar mis pensamientos, que puedo ejercitar mi mente para que sea mi mejor aliada y no mi mayor enemiga…

«Caminar por la vida es ir hacia uno mismo y encontrar en el camino a los demás», (Victor Frankl)

2. Saber qué es lo que quiero en mi vida y saber que solo de mi depende el conseguirlo. Moverme hacia lo que quiero en vez de huir de lo que no quiero. Darme cuenta de que la única responsable de mi felicidad soy yo. Saber que si trazo metas alcanzables y que me ilusionen y me comprometo con ellas, incluso aunque no tengan nada que ver con lo que ha sido mi vida hasta ahora, puedo conseguir lo que me proponga. Y que los límites, casi siempre, me los pongo yo misma, con mis miedos, mis inseguridades y mis excusas.

«Acusar a los demás de los propios infortunios es falta de educación;

acusarse a uno mismo demuestra que la educación ha comenzado», (Epícteto)

3. Correr riesgos, atreverme a saltar el precipicio, dejar de esperar el momento perfecto, hacer algo que me da vértigo, conocer a alguien aunque eso implique arriesgarme a pasarlo mal, verme capaz, equivocarme, aprender de ello, volver a intentarlo, ver que lo supero… Ser una de esas personas que hacen que las cosas pasen, en vez de esperar a que sucedan. Cambiar la queja por la acción. Vivir la vida en plenitud. Es decir, desde la pasión, el amor y el movimiento. Saber que la vida no es un cuento de hadas todos los días, pero sí es una escuela de aprendizaje la mayor parte del tiempo.

«El éxito no es para los que creen que lo pueden hacer, sino para los que lo hacen», (anónimo)

4. Ser mi mejor amiga, quererme, valorarme, decirme cosas buenas, tratarme bien, ponerme las cosas fáciles, ser comprensiva con mis errores, darme cuenta de que no puedo (ni tengo que) hacerlo todo perfecto, dedicarme tiempo, complacerme, saber lo que necesito y ser capaz de dármelo… Si necesito descansar, cuidarme más, divertirme, parar, reírme, soltar, desconectar… Quererme yo antes que nadie. Saber que a la primera que tengo que hacer feliz es a mí misma… Porque, como ya he dicho alguna vez, nadie en mi vida es responsable de darme lo que yo no me estoy dando.

«No hay amor suficiente capaz de llenar el vacio de una persona que no se ama a si misma», (Irene Orce)

5. Ser consciente de las pequeñas cosas buenas, pararme, mirarlas, valorarlas, vivirlas y sentirlas intensamente, respirando, aquí y ahora. Ni mañana, ni pasado ni por adelantado ni demasiado tarde, sino en este presente que ya nunca volverá. Porque no puedo estar en mil sitios a la vez y porque  vivir es disfrutar de los pequeños momentos, de esos en los que de pronto te paras, observas y te das cuenta de lo maravilloso que es ese instante… Querer a mi gente y demostrárselo cuando están, en vez de añorarles cuando desaparecen. Saber ser feliz con lo que tengo hoy y saber que eso no es conformarse, sino parar, por un rato, de hacer, de correr y de querer más y más.

«Si vives diciendo que todo te saldrá mal, quizá te conviertas en profeta», (Isaac Singer)

6. Ser flexible, aceptar los contratiempos, relativizar, ser tolerante, diferenciar lo importante de lo superfluo, saber que hay cosas que no tiene sentido que me amarguen el día, que las cosas se hacen de una en una, que se disfrutan, que por correr mucho no se vive más, sino que se siente menos, que preocuparse no sirve de nada y ocuparse sirve para todo, que las quejas contaminan, que es imposible controlarlo todo, que las cosas no tienen que hacerse siempre a mi manera, que tomármelo todo súper en serio es fatal para mi salud.

«La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes», (John Lennon)

7. Atreverme a ser yo misma, a ser como quiero ser, a no aparentar para gustarles a otros, a mostrarme y aceptarme como soy, a gustarme a mi misma aunque no les guste a los demás, a no gustarle a todo el mundo porque sencillamente no se puede, a hacer las cosas porque las quiero, siento y me apetece, no porque tiene que ser así para que los demás me acepten, a estar con las personas con las que quiero estar, a confiar en que ellos hacen lo mismo, y que así todos estaremos solo con personas que nos hacen y a las que hacemos felices. Y eso no es otra cosa que libertad para ser y para estar en tu vida y en tus relaciones contigo y con los demás.

«Trata de ser lo que tú eres y no lo que otros quieren que tú seas. Ser uno mismo es sagrado y bello», (Alejandro Jodorowsky)

Estas, en resumidas cuentas, han sido las puertas que a mi me han servido para llegar a la felicidad. Tal vez a ti te lleven o te hayan llevado otras. Y, como siempre, me encantará conocer tu opinión en los comentarios.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

10 comentarios

10 comentarios
  1. Montaña 02/10/2014

    Un estupendo resumen en el que es difícil añadir nada más. Me quedo con el último, atreverse a ser uno mismo y aceptarse. El más complicado quizá, aunque me parece que es el mandamiento clave, el de profundizar en el autoconocimiento por aquello de cambiar las creencias y entrenar los pensamientos.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 04/10/2014

      Muchas gracias, Montaña. No los puse en orden, pero si lo hubiera tal vez sería el mismo en el que están presentados. Atreverse a ser una misma sería la consecuencia de los anteriores, lo que llega cuando te conoces, te quieres, te haces responsable de tu felicidad… Y el primero, el de conocerse, sería el que enciende la mecha, el que pone todo en marcha. Tal vez por ello sea el que más trabajo e implicación requiere, pero te aseguro que no es difícil, que se puede. Y te invito a que si estás en ello lo veas fácil, porque con ello también harás que lo sea ;-).
      Un abrazo

      Responder
  2. Gema 04/10/2014

    Gracias por compartir tus secretos… y por dejarnos VER, a través de ellos, un poquito más a la Vanessa que eres y quieres SER.
    A esa larga lista, añadiría algo que a mí me funciona: poner todo mi corazón, toda mi mente y toda mi alma en cada cosa que haga, incluso en las más sencillas. «Dejarme la piel» en cada instante que vivo es para mí sinónimo de una vida plena. O dicho más bonito… «La resignación es un suicidio cotidiano» (Balzac).
    Un beso alado de buscadora a buscadora.
    Feliz feliz nocumpleaños hoy… 🙂 🙂

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 04/10/2014

      Muchas gracias, Gema. Magnífica tu aportación. Sentir cada cosa que hagamos, nuca resignarnos, poner el alma incluso en lo cotidiano… Lo veo en ti. Gracias también por ello.
      Otro beso alado de encontradora a encontradora 🙂

      Responder
  3. ana 05/10/2014

    Gracias Vanessa por el post, te estas convirtiendo en una crack del autoconocimiento, me ha encantado, un besazo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 07/10/2014

      Muchas gracias, Ana. Me encanta que te encante :-). Otro besazo

      Responder
  4. Ido 07/10/2014

    Muchísimas Felicidades Vanessa!! Te deseo todo lo bueno !! Gracias por compartir tus tesoros, grandes palabras para seguir el rumbo! Un abrazo y una sonrisa! Xx

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/10/2014

      Ido, qué encanto, ¡muchas gracias! Un detalle así, acordarte y felicitarme incluso sin conocerme, dice mucho y muy bueno de ti.
      Te deseo también muchas cosas buenas y que sigas el rumbo hacia tu felicidad.
      Un abrazo muy sonriente

      Responder
  5. María 07/10/2014

    Magnífico artículo:. Gracias por compartirlo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/10/2014

      Muchas gracias a ti, María. Por valorarlo y por comentarlo. Encantada de que te haya gustado.
      Un abrazo

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!