Diez hábitos incompatibles con la felicidad

Felicidad: árboles hacia el cielo

¿Qué pasaría si mientras conduces pisas el freno y el acelerador al mismo tiempo? ¿Sería un viaje agradable? ¿Llegarías muy lejos? Pues eso mismo es lo que sucede cuando queremos ser más felices pero seguimos haciendo las mismas cosas que siempre nos han hecho infelices. Así es imposible que mejore nuestra satisfacción personal y nuestra felicidad, sea lo que sea ésta para ti, porque para cada persona puede ser una cosa distinta. Lo que está claro es que para alcanzarla es necesario observar nuestros hábitos y nuestros comportamientos y darnos cuenta de cuáles son totalmente incompatibles con una vida feliz. Si no los cambias, por más que hagas para ser feliz, no lo lograrás.

«Una persona feliz no es una persona en determinadas circunstancias, es una persona con determinadas actitudes» (Huge Downs)

Muchos de esos hábitos, internos o externos, los tenemos tan interiorizados que los hacemos sin darnos cuenta, igual que cuando comemos o nos lavamos los dientes. No caemos en el daño que nos están haciendo y no nos damos cuenta de que cambiarlos depende de identificarlos y ponernos manos a la obra. Estos son algunos de los más comunes:

  1. Las malditas expectativas, ante cómo será tu día, ante cómo será tu vida y, sobre todo, ante cómo crees que deben ser y actuar los demás contigo. Llenarte de expectativas hace que vivas adelantándote a las situaciones y esperando que las cosas sucedan así. Y si eso no pasa te sientes frustrado, enfadado o decepcionado. Por ejemplo, una pareja en la que uno de los dos espera salir a cenar pero no lo dice y el otro, que no es adivino, hace otros planes. ¿Te suena? Por supuesto que tener expectativas en la vida tiene su parte buena, porque nos hace movernos hacia lo que deseamos, pero hay que saber encontrar el punto medio, sobre todo cuando éstas se refieren a otras personas. Y recordarte a ti mismo que los demás tienen derecho a no cumplir con tus expectativas, porque eran tuyas, no suyas.

    «Lo que no resuelvas en tu interior, ocurrirá fuera como destin
    (Carl Jung)

  2. Querer tener siempre la razón. Conozco a personas que son capaces de mover Roma con Santiago para demostrar que tienen razón. Cuando estás tranquilo, cuando tu autoestima está bien, cuando te sientes bien contigo mismo, dejas de necesitar tener la razón. Porque, ¿tú que quieres? ¿Tener la razón o ser feliz? Si pasas, si le dejas al otro con sus bucles y sus historias, si tranquilamente dices que respetas su opinión y que tú tienes la tuya, estarás eligiendo ser feliz.

  3. Darle demasiadas vueltas a todo, rumia que te rumia todo el día. ¿Sabes que tu cerebro no distingue entre lo que sucede realmente y lo que uno piensa que puede suceder? Si continuamente le das vueltas a algo puedes llegar a provocar el mismo estado emocional que si eso estuviera pasando. ¿Te das cuenta de lo fácil que es hacer un pequeño enfado cada vez más y más grande solo con darle vueltas en la cabeza? ¡Para ya!

    • Relativiza. Pregúntate si de verdad es tan importante eso que te tiene la cabeza como un bombo.
    • Busca alguna frase que te ayude a salir de ese círculo vicioso, tipo “se acabó”, “así no soluciono nada”, “esto sólo me sirve para contaminarme más”.
    • Si es que la solución depende de ti, elige cuando te vas a dedicar a pensar en ello, y mientras tanto apárcalo.
    • Cuando se te vayan ocurriendo cosas puedes apuntarlas en una libreta. Así liberas tu mente.
  4. Acumular piedrecitas en tu zapato: la rabia que me produjo lo que me hizo esta persona, la ansiedad que me provoca enfrentarme a esto que siento, el miedo que me da decir que no, lo mucho que me enfada que Pepita haga siempre lo mismo… Acumulamos cosas que solo nos sirven para llenarnos de malos sentimientos y de emociones que nos hacen daño. Haz recuento y vete sacando las piedrecitas que tengas en el zapato. Y, a partir de ahora, lleva tu cuenta bancaria de piedrecitas siempre al día 🙂

  5. Adivinar lo que el otro piensa o siente, por qué hizo lo que hizo o qué es lo que va a hacer mañana. Eso, que en PNL se llama lectura de mente, puede ser una gran falta de respeto. Porque todos tenemos derecho a que nos pregunten y a que no nos atribuyan sentimientos, pensamientos o acciones que tal vez no sean nuestros. Además de que presuponer e imaginar solo te sirve para rayarte/enfadarte/entristecerte/enrabietarte o lo que sea sin un verdadero motivo. Por favor, pregunta siempre.

  6. Vivir de espaldas a nuestros valores. ¿Sabes cuáles son los tuyos? Están en todo lo que haces en tu vida y solo tienes que mirar para reconocerlos. Por ejemplo, cuando lo que te importa es tener pareja, probablemente uno de tus valores sea el amor; cuando lo que más aprecias de tus amigos es su sinceridad, probablemente uno de ellos sea la sinceridad; cuando prefieres un trabajo fijo a emprender por tu cuenta, probablemente la seguridad sea un valor para ti… En todo lo que hacemos, estamos expresando nuestros valores. Y ser coherente con ellos es una de las claves para poder ser feliz. Por eso, identifícalos y pregúntate qué puedes hacer para tener más de cada uno de ellos en tu vida. Y, cuando tengas que tomar una decisión, piensa cuál de las diversas opciones te acerca más a tus valores. Ellos son la brújula que te va a guiar cada vez que te pierdas.

  7. Correr y correr sin saber hacia dónde… Todo el día con prisas, haciendo esto y lo otro, y después lo siguiente, y venga que no te da tiempo, y dale, y más y más, y ay que no llego… Y encima, hagas lo que hagas, estás pensando en otra cosa. Ni disfrutas de lo que estás haciendo, ni te has planteado para qué lo haces, ni tienes claro que sea lo que realmente quieres. ¿Y si en vez de estar aquí estuviera allí? ¿Y si en vez de hacer esto hiciera lo otro? ¡Stoooooooop! Disfruta del presente, vive aquí y ahora, que este momento se va y ya nunca vuelve…  Y si corres, si alguna vez tienes que correr, al menos que sepas hacia dónde corres.

    «No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va» (Séneca)

  8. Preocuparte por cosas que no dependen de ti y que no puedes controlar, como cumplir años, los atascos, que llueva o que tu jefe ascienda a quien le hace la pelota. ¿Qué sentido tiene si no está en tu mano? Cuando algo te preocupe, pregúntate, ¿en qué medida depende esto de mí? Y después, ¿qué puedo hacer para solucionarlo? Si depende de ti y puedes hacer algo para solucionarlo, genial. Hazlo. Y, si no, a otra cosa, mariposa.

  9. Querer hacerlo todo perfecto. En mi opinión, es una de las formas de automaltrato más potentes que hay. Porque una persona que quiere hacerlo todo perfecto nunca llegará a estar satisfecha con el resultado. Jamás, consiga lo que consiga. Siempre se exigirá más y más. Tal vez el origen de ese exceso de perfeccionismo fuera noble. Tal vez un día te sirvió para conseguir el cariño o la aprobación de alguien. Y por miedo a decepcionarles interiorizaste tanto esa exigencia que hoy crees que forma parte de ti. Pero no. Se irá cuando tú lo decidas. Porque tú, antes que nadie, eres quien tiene que darse cariño y aprobación. Disfruta de lo que haces sin tener que hacerlo todo perfecto. Cuídate, prémiate y valora lo que haces bien. No es conformismo, ¡es vida!

  10. Vivir aferrado al pasado, pensando en lo que pudo haber sido, en lo que no fue, en lo que ya sucedió… Y creer que eso ha sentenciado lo que te va a ocurrir a partir de ahora. ¡Pues no! El pasado para lo que te sirve es para aprender de él. Lo que ocurrió en tu pasado es la sabiduría de tu presente. ¿Qué aprendizaje sacas de eso que viviste? Que harías si volvieras a estar en la misma situación? Y, una vez que has reflexionado sobre eso, déjate de comeduras de tarro, mira hacia delante y decide qué es lo que quieres a partir de ahora.

Te dejo un corto muy chulo para que, además de disfrutarlo, le des una vuelta a qué quieres ser de mayor 😉

A ti, ¿qué otros hábitos te hacen infeliz? ¡Espero tus comentarios!

Y, si aún no estás suscrito al blog, sólo tiene que dejar tu email aquí debajo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

24 comentarios

24 comentarios
  1. Mayte. 06/06/2014

    Me ha encantado el post de hoy.
    Y que razón tienes en todo,siempre con prisas,siempre mirando a lo que pudo haber sido….y lo que más me ha gustado…no discutir nunca con las personas que creen tener la razón en todo….
    Disfruta de tus vacas y un beso enorme.

    Responder
    • Vanessa 07/06/2014

      ¡Muchísimas gracias, Mayte! Tu fidelidad y tu reconocimiento permanente dicen mucho y muy bueno de ti 🙂 Si hay algo sobre lo que te gustaría que escribiera más en profundidad, solo tienes que escribirme y estaré encantada. Otro beso enorme!

      Responder
  2. Ana 09/06/2014

    Gracias Vanessa, ¡cuántos de ellos los creamos en nuestra cabeza! y que paz cuando dejamos de pensar. Muy buen post como siempre.

    Un besazo

    Responder
    • Vanessa 09/06/2014

      ¡Si! Somos capaces de crear mundos en nuestra cabeza y pensar que son verdad. ¡Muchas gracias, Ana!

      Responder
  3. carolina 09/06/2014

    Genial Vanessa! me ha encantado el post! menudas 10 piedras en las que tropezamos una y otra vez! yo voy a hacer como el niño del video, me quedo con Peter Pan! un besote!

    Responder
    • Vanessa 10/06/2014

      ¡Muchas gracias, Carolina! Magnífica elección la de Peter Pan. Incluso podemos probar a ser mayores con ilusión, vida y fantasía. ¿Qué te parece? 😉 Un abrazo

      Responder
  4. Francisco Miguel Apresa Rivera 08/05/2016

    Nada más que decirte Vanessa. Creo que este post es como la vida misma. Creo que nos falta confiar más en nosotros mismos y en los demás, ser felices con lo que tenemos y lo que somos. Un saludo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 09/05/2016

      Confiar y Ser… dos verbos que recogen muy bien la esencia de la felicidad, Francisco Miguel. Muchas gracias por aportarlos.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  5. Encarnita 15/12/2016

    Si, me encanta, ha sido una inyección de positividad en estos momentos muy bajos…
    A ponerlo ahora en práctica.
    Gracias Vanesa

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 15/12/2016

      Muchas gracias, Encarnita. Vuelve a leerlo tantas veces como necesites para mantener esa positividad ;-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. ronny 01/09/2017

    ¿Qué hacer entre tener un trabajo seguro y salir a experimentar con una pareja? Bueno con la pareja me la llevo bien y todo lo demás pero me da miedo a perder algo seguro por algo incierto… Aunque ya de antemano el amor se pierde porque ella se va y yo no… Bueno ya ella se fue y he decidido quedarme, pero me siento como si hubiera perdido una oportunidad… ¿Qué hacer? ¿Cómo cambio? Para sentirme bien. Gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 05/09/2017

      Hola Ronny,
      La respuesta a lo que me preguntas sólo puede estar dentro de ti, en lo que sientes, en lo que es prioridad para ti, en aquello de lo que sabes que no vas a arrepentirte… En la vida a veces toca arriesgar y atreverse, tal vez ahora sea el momento de eso para ti. ¿Qué riesgo estás dispuesto a correr? ¿Cuál no?
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  7. Sheila 21/03/2018

    Hola, qué gran razón. Me he dado de alta hace muy poquito y me estoy poniendo al día. Siempre le doy vueltas a todo, siempre busco satisfacer a los demás, que todo mi alrededor esté bien conmigo. Y también me doy cuenta que arrastró a mi pareja con ello y de lo que dirán o pensarán de él. Pues bien, me he dado cuenta de que eso no es nada sano, pero no sé salir de ese bucle. Pongo la confianza para que tus lecturas me ayuden. Gracias. Un saludo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/03/2018

      Sheila,
      Cualquier proceso de cambio empieza por tomar conciencia de lo que nos pasa y decidir que no queremos seguir viviendo así… Hay muchos post sobre la necesidad de aprobación y de reconocimiento y sobre el miedo a que te rechacen o te dejen de querer. Bucea por el apartado de autoestima y vete leyendo poco a poco, para que cada reflexión haga poso…
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  8. Yakima 08/03/2019

    Holaaa Vanessa,
    Empecé a seguirte desde ayer y la verdad me encanta todo lo que posteas. Reflexiones maravillosas las que nos regalas, ¡¡¡gracias!!! ¡¡¡Bendiciones!!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 16/03/2019

      Qué bien, Yakima. Me alegro mucho de que te guste. Bienvenida a Coaching to Be, que lo disfrutes mucho.
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  9. María Cristina 26/07/2019

    Es muy bueno el blog, Vanessa. Tengo 55 años, casada, con hijos y nietos, pero no soy feliz con mi vida. Mi autoestima es baja, soy insegura y la vida que quiero tener no es posible. Así que debo aprender a resignarme y vivir con lo que tengo. No es fácil pero por el momento no tengo opción. ¡¡Muchas gracias!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 29/07/2019

      Hola Maria Cristina,
      La resignación no es buena compañera. ¿Cómo sabes que no puedes tener la vida que quieres? ¿Y si pudieras tener una parte? Que nuestra vida tenga un sentido, un para qué… Movernos y saber que estamos trabajando por algo que deseamos ya de por sí nos aporta bienestar y felicidad. Así que yo te animaría a ponerte pequeños retos que te ilusionen para sentirte mejor con tu vida.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  10. Jessica 23/10/2019

    Hola, gracias por el post.
    Apenas encontré este lugar. Honestamente me siento muy infeliz, pero entiendo que es algo que tengo que resolver y nadie tiene la culpa de eso. Quiero hacerlo antes de que sea demasiado tarde.
    De nuevo, gracias por la ayuda.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 11/11/2019

      Hola Jessica,
      Me alegro mucho de tu decisión, y te felicito por ella. Espero que encuentres dentro de ti esa felicidad que anhelas.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  11. Pilar 21/03/2020

    Hola Vanessa,
    Me he agregado a tu página porque estoy atravesando un momento difícil en mi vida y espero que tú me puedas ayudar. El post que he leido hoy me ha parecido muy bien. Me ha gustado y por eso estoy dispuesta que seguirte con los demás. Un saludo

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 23/03/2020

      Muchas gracias, Pilar. Deseo de corazón que lo que leas en el blog te sirva para superar ese momento difícil por el que estás pasando y salir de él fortalecida y más segura de ti misma.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  12. Paula Camila 13/04/2020

    Hola Vanessa,
    Soy nueva en tu página, me ha encantado tu contenido y la forma de abordar estos temas, siento que me ayudan a mejorar cada día.

    Gracias por compartir tu conocimiento.

    Que tengas un excelente día.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 14/04/2020

      Muchas gracias, Paula Camila. Encantada de tenerte por aquí. Espero que lo sigas disfrutando mucho tiempo y que te ayude en tu camino de crecimiento personal.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!