Por favor, deja de creer que eres una princesa

Deja de creer que eres una princesa - mujer de blanco

Deja de pensar que un día va a llegar alguien y entonces ya vas a ser feliz, deja de creer que a la vuelta de la esquina va a aparecer un príncipe azul que te haga sentir princesa.

La mayoría de las mujeres creemos lo mismo, porque nos han enseñado lo mismo.

Creemos que nos hace falta una media naranja que nos complete, porque solas sólo somos una mitad.

Creemos que, cuando eso pase, si te sacrificas y lo das todo, el otro hará lo mismo, y juntos seremos felices y comeremos perdices.

Creemos que en el amor se sufre, que se alternan los días de sol con las tempestades, porque quien te quiere también te hará llorar, pero que al final el amor siempre triunfa.

Creemos en cuentos de princesas, príncipes, torreones y conquistas.

Y el amor NO es NADA de eso.

Así que deja de creerte toda esa sarta de mentiras que te han contado los cuentos de Disney y las películas de carrozas y princesas.

Tú no eres una princesa que necesite un príncipe a su lado. En todo caso, eres una diosa. Pero lo eres por ti misma, y no necesitas a nadie para serlo.

No necesitas salvar a nadie, ni que nadie te salve, ni darlo todo por nadie, ni que nadie lo de por ti.

Así que vale ya de apostar por alguien que dice mucho más de lo que demuestra.

Vale ya de tragarte promesas que se lleva el viento y de confiar en quien te dice que no puede y lo que le pasa es que no quiere.

Vale ya de arriesgar por alguien que no arriesga ni renuncia a nada por ti.

Vale ya de esperar por quien no viene a buscarte.

A tomar por saco quien te regala los oídos y te dice que eres lo más bonito del mundo, quien te sube a las alturas y después te deja caer, y ahí te las apañes.

¿De verdad quieres seguir priorizando a quien no te prioriza?

Eres una diosa, no una princesa. Y no necesitas ningún príncipe de pacotilla que te salve.

Se acabó el sentirte valiosa sólo porque otro te mira, te hace caso o te responde.

Se acabó el esforzarte por ser perfecta para alguien y el estar más pendiente de gustarle a otra persona que de gustarte a ti.

Se acabó el estar con alguien que no te cuida, ni te da lo que necesitas, ni te hace sentir importante.

Se acabó el perder las ganas, la ilusión y los planes por alguien que no te trata como te mereces.

Eres una diosa, no eres una princesa. ¡Y no necesitas ningún príncipe de pacotilla que te salve!

Así que basta ya de entender, de apoyar y de ponerte en el lugar de quien no se pone en el tuyo.

Basta ya de callarte lo que piensas, lo que sientes y lo que necesitas para que el otro no se moleste.

Basta ya de olvidarte de olvidarte de ti para que el otro esté bien, para que no se agobie, para que no se enfade y para que no se estropee.

Basta ya de quererle hacer ver a alguien lo que él no sabe ver solito.

Basta ya de consentir que entre y salga cuando le dé la gana como si esto fuera un supermercado.

Y ¡basta ya de permitirle a alguien lo que tú no le harías a nadie!

¿Cómo que el problema lo tienes tú porque pides mucho?

Deja de creer que si te sientes mal es porque tú no lo estás haciendo bien y deja de pensar que si esto no funciona la culpa es tuya.

Deja de creer en otra persona por encima de ti misma.

Deja de fantasear con que por ti va a cambiar y con que vuestro amor hará que deje de ser un sapo.

Eres una diosa, no una princesa. Y no necesitas ningún príncipe de pacotilla que te salve.

Así que se acabó el seguir dando mil veces más de lo que recibes.

¡Se acabó el pensar que si te deja te mueres!

Vale ya de relaciones en las que tienes que anularte, dejar de hacer lo que te gusta y dejar de ocuparte de ti, para que la cosa funcione.

Vale ya de pensar que si luchas, si aguantas, si te entregas y das mucho, al final recibirás tu recompensa.

Vale ya de darlo todo y no querer ver que eso es un pozo sin fondo.

Basta ya de inventarte historias para no aceptar que a esa persona no le importas como tú quieres importar.

Basta ya de quedarte con quien un día te eligió pero hoy no te prioriza, ¡basta ya de NO elegir lo mejor para ti!

Basta ya de creer que estar donde no te quieren es mejor que estar a solas contigo misma.

Basta ya de quedarte ahí por si no viene nada mejor.

¡Y basta ya de mendigar el amor que tú no te das!

Eres una diosa, no una princesa. Basta ya de poner a un principito por delante de ti.

¿Y tú? ¿Te has parado a pensar en ti? ¿Qué pintas tú en este cuento?

En mi opinión, deberías ser la guionista.

Y contarte que te mereces a alguien que te quiera como tú le quieres. Que te cuide como tú le cuidas. Que te trate como tú le tratas. Y que te respete como tú le respetas.

Alguien que saque tu mejor versión y con quien subas al cielo en vez de bajar a los infiernos.

Alguien que jamás permita que te saltes el límite más importante: el amor a ti misma.

Pero para que llegue, la primera que ha de poner ese límite a quienes lo traspasan eres tú.

Que para eso eres una diosa, no una princesa.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

12 comentarios

12 comentarios
  1. PATRICIA 25/06/2020

    Gracias, gracias y gracias por cada texto que escribes.
    Es maravilloso leerte, en octubre si Dios quiere me caso y cada palabra que escribes sobre el amor me hace tener más claro que he tomado la decisión correcta.
    Tus textos no sólo sirven para quien esté en una relación tóxica, también nos sirve para valorar a los que tenemos la suerte de encontrar el verdadero amor.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/06/2020

      Muchas gracias, Patricia. Me alegro de que te sirva para estar segura y confiar en ti y en la relación. Espero que salga genial esa celebración en octubre.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  2. Maria 25/06/2020

    Me ha vuelto a pasar, pero esta vez si parecia un Príncipe de verdad muy diferente al resto de lo que estaba acostumbrada a conocer, tenia más las características que yo buscaba en un hombre, romántico, ingenioso, detallista, atento, poeta y nada grosero, mediocre o dominante como lo último que conocia. Claro, hasta que llegue a conocerle en persona porque todo fue por internet, pero me sentia insegura y mal porque aunque no hay nada que más desee en este mundo que volver a sentir como antes con ilusión y entusiasmo llevando el amor en mi, a raíz de una depresión de la que aún estoy intentado salir no me llegan las cosas como quisiera y he vuelto a cometer el mismo fallo de no ser coherente conmigo misma forzando la situación y actuando por complacer sin ser yo ni hacer lo que en ese momento me apetecia. Esta vez además me avergonzaba más porque para uno que me ofrecía el cuento de hadas que siempre buscaba no podía disfrutar plenamente de eso ni ofrecer lo mejor de mi y me esforcé mucho por agradarle, pero aún asi me dijo que no era lo que él esperaba después de estar ese dia con él. En realidad él tampoco lo fue, pero yo pensaba que la culpa era mía, sin embargo ahora recuerdo algunas de las conversaciones en las que yo ya me mostraba insegura cuando me hacia muchos planes y le decia que primero debíamos de conocernos antes de planear nada y que aunque yo me consideraba una persona alegre estaba pasando una racha complicada y tenia dias y tal vez no le gustara y él decia que le encantaba y me aceptaba tal y como, sin embargo el encanto se vino abajo después, dijo que no le transmiti lo que el creía sentir y lo cierto es que aquello que sentimos es lo que transmitimos a los demás y por eso me culpaba de aún haber hecho un esfuerzo no haber podido transmitirle esa ilusión y entusiasmo que me hubiese gustado tener pero yo no anticipaba planes ni hice promesas que no sabía si cumpliría antes de tiempo. En eso fui honesta aunque no conmigo misma al tratar después de complacerle por encima de lo que yo sentia, tampoco quise hablarle de mi depresión porque era algo que no consideraba oportuno, además en persona no fue nada romántico ni lo caballero que parecia ser, ni me hizo sentir bien ni valorada, todo era palabrería por chat, así que pienso que las cosas no son blancas ni negras, que para encontrar el amor primero debemos de sentirnos bien y llevarlo en nosotros pero por otro lado me torturaba la duda de si fue mi estado anímico lo que lo hecho todo por alto y que hubiese pasado si me hubiese encontrado de otro modo, aún a veces lo pienso y en realidad eso es una parte importante sí, pero no todas las actitudes del otro tampoco dependen de mi. Tal vez no era porque no tenia que ser y una vez más me torture con el pensamiento de qué hubiese ocurrido bajo otra circunstancia de la que cuanto más fuerzo a sentir de otro modo parece más que consigo el efecto contrario, ya que los conflictos de fondo que provocan el no superar ese estado, aún no he encontrado el modo de resolverlos, he comprobado que por mi sola no puedo y aunque me costaba pedir ayuda porque mis experiencias anteriores con psicólogos no me hicieron sentir comprendida, esta situación me ha hecho ver que si se repiten en mi vida es porque yo sola no lo he logrado superar a pesar de haber hecho algunos cambios, aún arrastro el conflicto que me hace sentir mal en mi familia y mientras no supere eso no voy a poder sentirme bien y saber distinguir adecuadamente en situaciones así qué es lo que siento y lo que siente la otra persona y si merece o no la pena para mi, gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/06/2020

      Muchas gracias por compartir, María. Te das cuenta de muchas cosas importantes y lo reflexionas muy bien, tan sólo aprende de lo que ha pasado y date permiso para confiar en ti y en lo que sientes. A una persona hace falta un tiempo para conocerla. Ni siquiera cuando la conoces hay nada seguro, pero antes mucho menos. Recuerda el validarte a ti misma por encima de esa persona. Si es la adecuada, podrás ser tú misma y todo irá bien.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  3. Ivis 25/06/2020

    Mil gracias por este post, realmente hace muy poco pasé por una situación muy semejante a la que leí en el post, pero gracias a los post anteriores y porque llevo trabajando mi interior hace más de un año leyendo artículos parecidos a estos, ahora soy más segura de mi y pude darme cuenta de que está persona no me valoraba, ni siquiera me quería, y sabes cuál fue el motivo de nuestra separación:
    Le pregunté que sentía por mi, que quería el como hombre de mi y se molestó muchísimo y me acusó de que yo tenía a otro y automáticamente dejó de hablarme.
    Dios mío, está persona es súper tóxica para mí ,no por esta actitud sino por muchas cosas de las que ya me había dado cuenta gracias a tus post Vanessa. Tú si que eres una diosa, logras encajar cada tema a la realidad de cada una de las personas que te leen, gracias una vez más.
    Concluyendo decidí yo también automáticamente dejar definitivamente esta relación completamente tóxica para mí que sólo lograba llevarme a los infiernos y sacaba lo peor de mi.
    Pero me siento orgullosa de mi misma, he logrado crecer interiormente y para nada me afectó está ruptura, todo lo contrario, sentí un gran alivio.
    Pero creo debo seguir trabajando mi interior y no permitir ni siquiera desde el mismo comienzo que nadie me infravalore, no callar lo que me está haciendo daño y tomar acción más rápida cuando vea señales de peligro para mí y mi autoestima.
    Una vez más, mil gracias y bendiciones para ti.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/06/2020

      Muchas gracias por tus palabras, Ivis. Qué bien, me alegro mucho de esos magníficos aprendizajes y de ese camino de amor a ti misma. Felicidades, sigue disfrutándolo mucho.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Isabela 25/06/2020

    Gracias Vanessa!! Nos estás ayudando muchísimo con tus sabias reflexiones. Bravo🏆

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/06/2020

      Muchas gracias, Isabela :-).
      Besos y sonrisas,
      Vanessa

      Responder
  5. Raisa 26/06/2020

    Muchísimas gracias, señorita. Miles de bendiciones para usted quien vio mi situación.

    Bendita sea su sabiduría como Coach de Autoestima.

    Y sí, efectivamente. Usted habla de alguien de hace 3 semamas, antes de leer un libro mágico que me dio la autoestima suficiente para vivir tranquila.

    Y síp es cierto YO ME SIENTO COMPLETA COMO diosa y reina esclava que soy.

    Y sí también puedo esperar por un buen hombre lo suficiente.

    Pero también hoy sé que Jehová guarda uno para mí. Uno a mi talla.

    Bendiciones, miss Vanessa.

    Gracias por existir.

    Raisa Luz.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 26/06/2020

      Muchas gracias, Raisa. Felicidades por esa fe y esa confianza que me transmites, me alegro mucho de que te sientas completa como una diosa :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  6. Amparo 06/07/2020

    Hola Vanessa,
    Me gustan mucho tus post.
    Estoy en una etapa de mi vida en la que me encuentro mucho tiempo triste y sin ganas de nada.
    Nunca me había planteado que podría tener problemas de autoestima pero después de leer tus artículos estoy llegando a las conclusión de que no es así.
    Tengo dos hijas adolescentes y me preocupa mucho educarlas con una buena autoestima, la relación que tengo con mi pareja me genera mucha ansiedad y me doy cuenta de que tolero comportamientos que me causan mucho sufrimiento.
    Lo último que me gustaría es que mis hijas normalicen determinadas actitudes y por eso me gustaría saber si sería posible tener una sesión gratuita contigo para que me expliques cómo trabajas, el coste sesiones y me ayudes a adquirir herramientas para reconducir esta situación (si es posible) y sobre todo para conseguir tener una buena autoestima.
    Te agradecería mucho que fuera a la mayor brevedad posible pues llevo demasiado tiempo estancada y quiero ser parte de un cambio en mi vida cuánto antes.
    Tengo muchas ganas de trabajar para estar tranquila y feliz. Lo merezco!!!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 07/07/2020

      Hola Amparo,
      Siempre es posible reconducir cualquier situación en la parte que depende de ti. No podemos cambiar a los demás y muchas veces no podemos cambiar lo que nos pasa, pero sí nos podemos cambiar a nosotros mismos. Y desde luego que la autoestima es algo que siempre se puede aprender y mejorar.
      Te respondo al email que me has enviado, muchas gracias.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!