¿Quién ha ganado?

Quién ha ganado? - Plantas

Esa es la gran pregunta, la que todos hacemos y nos hacemos. ¿Quién ha ganado?
Cada vez que hay elecciones pasa lo mismo. Cada vez que hay una manifestación, lo mismo. Y si hay huelga, igual. He ganado yo. No, he ganado yo. Todo es ganar, ganar y ganar. Eso es lo único que importa.

¿Y si pudiéramos ganar todos? ¿Y si no tuviera que haber un ganador y un perdedor, sino muchos ganadores? No digo en los partidos de fútbol o en una carrera, ahí entiendo que sería una utopía. Pero sí en la vida. Sí en las relaciones. Sí en los conflictos. Sí en las discusiones. Sí cuando yo veo una cosa de una forma y tú de otra. O cuando a mí me gustaría hacer las cosas a mi manera y a ti a la tuya. O cuando tú dices que yo dije esto y yo digo que tú dijiste aquello.

Desde pequeños nos enseñan que siempre tiene que haber un ganador y un perdedor. Y, por supuesto, te dicen que tú tienes que ser el ganador. ¡Más te vale! Incluso la palabra juego, que tanto escuchamos de niños y que debería ser algo lúdico y divertido, lleva implícito un “tengo que ganar” o un “no puedo perder”…

Y así es como aprendes que durante el resto de tu vida tienes que llevar la etiqueta de ganador, aunque sea a costa de otros. Que tienes que tener la razón, que tienes que ser el que llegue más lejos y el que se lleve el gato al agua.

Tú o yo. No hay más opciones.

Conozco a personas que compiten con todos, que viven para quedar por encima y para ser los mejores, estén donde estén… A personas que se empeñan en golpear más fuerte si creen que alguien les ha hecho daño o les ha faltado al respecto… A padres que les dicen a sus niños “mira hijo, tú el primero, tú tienes que ser el mejor, lo importante es ganar”.

Y así es como luego nos convertimos en adultos que vivimos en una especie de insatisfacción continua, como siempre queriendo ser mejores, siempre con la sensación de que no llegas, de que no lo consigues, de que te exiges más y más y más y nunca es suficiente. Adultos que empeñan su felicidad por un trofeo y terminan creyéndose que el mejor es el que lo gana. Y no, el mejor no es el que lo gana, ni el que gana más, ni el que consigue algo antes…

Y la vida ya no es competir para que sobreviva el más fuerte. La vida es vivir en coherencia y darse cuenta de que todos estamos conectados, de que lo que te hago a ti me lo hago a mí y de que esto no es competición, sino cooperación. Y el que gana es el que más coopera con los demás, para que todos ganen y nadie pierda.

Tú y yo. Todos juntos.

El hábito de querer ganar hace que otro tenga que perder para que tú ganes. Significa ganar a costa de alguien, y la felicidad no es eso. Como cuando vas a hablar con alguien pensando en lo que tienes que decir para ganar tú. ¿Te ha pasado eso alguna vez? A mí también ;-).

Nos creemos que vivimos una batalla con los demás y resulta que la única batalla es con nosotros mismos. Y la paz interior, el bienestar y la felicidad requieren darte cuenta de que no es necesario que alguien pierda para que tú ganes. De hecho, ganas mucho más cuando compartes ese éxito con los demás. Cuando la generosidad hace que busques el mayor beneficio posible para todos. Cuando te mueves por el ganar-ganar.

Y lo curioso es que cuando estás bien contigo, cuando te sientes bien con quién eres y con cómo eres y dejas de anhelar ser como otros, también dejas de tener la sensación de que la vida es una competición. De que tú o él. De que sólo puede ganar uno. Y empiezas a querer que ganen todos y que nadie pierda.

La Inteligencia Emocional dice que la falta de autoestima se tapa con ego y que es el ego quien tiene la necesidad de ganar. Por eso, para que él se haga más pequeño, tú te tienes que hacer más grande. Tienes que dejar de compararte con los demás y centrarte sólo en la persona que quieres ser y en cómo convertirte en ella. Y no pasa nada porque no seas tan guapa, tan listo, tan buena profesional o tan perfecto como esa otra.

Lo que importa es que seas quien quieras ser.

Ese es el mejor premio que la vida te puede dar.

Ese es el único trofeo que nadie te podrá quitar.

Y entonces, por fin, habrás ganado la batalla.

 

¿Qué opinas? ¿Crees que se puede ganar-ganar? Me encantará que me lo cuentes en los comentarios.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

9 comentarios

9 comentarios
  1. Elena 18/06/2015

    Ganar, ganar, que?? al final lo mejor es dar sin esperar, y así ganas. Recibes un post como este y reflexionas y te han dado un minuto de felicidad, ¿lo esperabas al abrir el correo?? no, y ganas claro que si, pero no a costa de nadie, si no a costa de pensar y sentir en ti y por ti, y ser para ti; si eso lo tuvieramos claro siempre, ciertamente seriamos mejores personas y haríamos mejor nuestro mundo y el de los demas. Mil gracias.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/06/2015

      Gracias a ti, Elena. Por tu autenticidad y tus palabras tan sinceras. Se nota que te nacen de muy adentro y me han encantado.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  2. Jesús 19/06/2015

    Felicidades Vanessa por tu post. Muy enriquecedor.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 22/06/2015

      Muchas gracias por tu comentario, Jesús. Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  3. mónica 19/07/2015

    Mónica dice :

    Interesante post; creo que lo mas sano es no entrar en el juego de querer ganar, es un gasto de energía y pérdida de tiempo, se es mas feliz dejando que cada uno tenga sus opiniones sobre lo que sea y respetarlas, nadie te resta nada de lo que eres y, a veces, te ayuda a conocerte a ti misma, en resumidas cuentas te hace uno favor. Gracias por el trabajo que realizas. Un abrazo Mónica

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 21/07/2015

      Totalmente de acuerdo con lo que dices, Mónica. Es un gasto de energía y de tiempo. Pero sobre todo nos hace muy infelices querer tener siempre la razón. No pasa nada porque otro opine diferente, eso no te quita valor a ti.
      Gracias por tu valioso comentario.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Carolina González 09/05/2016

    Esta mañana tus palabras me llevaron a otro espacio, aquel donde vas a ti y recuerdas que aquella felicidad de simple, sólo hacer desde ti sin medirnos a los ojos de los otros, sin estar al pendiente de su aprobación o rechazo y en esta misma línea estar al pendiente de él.

    Gracias!

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/05/2016

      Qué lindas tus palabras, Carolina. Muchísimas gracias :-).
      Un abrazo fuerte

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!