ÚLTIMOS DÍAS para apuntarte a LÍMITES con el precio súper reducido del 40%

Confía en lo que sientes, y acertarás

Mujer de espaldas en el campo - confía en lo que sientes

¿Cuántas veces dejas de escuchar a tu intuición?

Sí, de esto que sientes algo muy claro dentro de ti, pero no le haces caso…

¿Cuántas veces tienes una idea y tú misma la descartas, sin darle ni una oportunidad?

Sí, porque te cuentas que “¿a dónde vas?” o que “total, ¿para qué?”…

¿Cuántas veces sueñas con salirte del camino marcado, pero, después, no llegas a sacar el pie?

Salirte de lo que los demás esperan de ti y hacer algo que de verdad te nutra, algo que te lleve a la vida que quieres para ti

O, más sencillo y menos metafórico, ¿cuántas veces al día te apetece algo, pero no lo haces, no lo pides o no lo dices?

Y, después, te quedas con las ganas, pensando en lo que podría haber sido…

Todas, y todos, tenemos una especie de guía interior que nos habla.

En el colegio no nos enseñan a escucharla. Ni siquiera nos hablan de ella. Más bien, aprendemos a escuchar las voces de los demás.

Pero estar, está. Nunca ha dejado de estar. Y, en lo más pequeño y en lo más grande, en lo más cotidiano y en lo más particular, en lo más absurdo y en lo más trascendental…, siempre te muestra el camino.

Te dice con quién sí y con quién no.

Cuándo seguir y cuándo soltar.

Por dónde ir y por dónde no ir.

Alucinadita estoy yo desde que la escucho. Y suelto la cuerda cuando me lo pide.

Qué fácil se vuelve todo, gracias a ella.

LA CUERDA DE LA VIDA

Cuentan que un hombre que amaba las montañas, se estuvo preparando toda la vida para subir a la cima del Aconcagua. Cuando sintió que ya estaba listo, comenzó la expedición, pero quiso hacerla solo.

Comenzó a subir y a subir y el cielo se oscureció. Pero él deseaba llegar a la cima y siguió subiendo, sin descansar ni preparar ningún campamento base.

El sol se ocultó y el cielo se oscureció. No se veían ni estrellas, porque el cielo estaba cubierto de nubes. Así que en un momento dado, el montañero se escurrió y cayó por un precipicio.

El hombre cayó a gran velocidad y pensó que moriría. Por su mente comenzaron a pasar decenas de imágenes de todo lo que había vivido hasta el momento. Pero justo cuando ya llevaba un buen tramo cayendo en el vacío, un fuerte golpe le frenó en seco. Como montañero experimentado, había asegurado su ascenso con una cuerda y ahora esta le sostenía en el vacío.

Con un pequeño hilo de voz, y las manos congeladas por el frío, gritó:

– ¡Dios, ayúdame!

El hombre estaba rodeado por una intensa oscuridad y no podía ver lo que tenía alrededor.

Para su gran sorpresa, una profunda voz le respondió:

– ¿De verdad crees en Mí? ¿Piensas que puedo ayudarte?

– ¿Eres Dios? ¡Claro que sí! ¡Ayúdame! ¡Confío en Ti!

– Entonces, corta la cuerda que te sostiene.

El hombre se quedó petrificado, en silencio, sin saber qué hacer….

Al día siguiente, con los primeros rayos de sol, unos montañistas descubrieron el cuerpo sin vida de aquel montañero, con las manos congeladas y aferradas con fuerza a una cuerda que le sostenía en vilo a menos de dos metros del suelo.

Y así nos pasa cuando hacemos oídos sordos a nuestra voz interior…

Así que esto no va de que creas en Dios (puedes creer o no creer, eso es otro tema).

Esto va de que creas en TI.

De que le des a tu guía interior el espacio y el lugar que se merece en tu vida. 

Aquí y ahora, párate. Escucha su voz. ¿Qué te dice respecto a ese tema que te preocupa?

Siéntela… Hazla tuya… Confía en ella… Y acertarás.

(Si quieres que yo te acompañe en ese camino, es aquí).

¿Recuerdas una ocasión en la que te sentiste bien porque confiaste en lo que estabas sintiendo? Me encantará que me lo cuentes, en los comentarios aquí debajo :-). 

Compártelo en tus redes

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

9 comentarios

9 comentarios
  1. Iria 02/08/2023

    ¿Y si tienes dudas? ¿Es un no? 🙁

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/08/2023

      Hola Iria,
      Si tienes dudas seguro que el miedo está en uno de los dos lados… Cuando aprendes a escuchar tu voz interior sana, esa que te cuida y quiere lo mejor para ti, es fácil identificar dónde hay miedo y dónde coherencia y autenticidad. Escucha dentro de ti a ver qué te cuenta. A mí me funciona muy bien tirar una moneda al aire y sentir qué es lo que quiero que salga (independientemente de lo que salga).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Susana 02/08/2023

    A mí mis padres siempre me niegan que la gente me quiera hacer daño. Como las dependientas que engañan para colarte un producto o la gente que intenta destruirte porque te tiene envidia. Es agotador. Y violento. Al final la timada y la maltratada he sido yo, pero por suerte he aprendido a defenderme con la asertividad. Y poniendo quejas. Muchas gracias, Vanessa.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/08/2023

      Qué bien, Susana. Felicidades por esa asertividad. A veces la intención del otro no es hacerte daño, aunque pueda parecerlo… Las personas estamos más pendientes de nosotras mismas que de hacer daño a los demás. Pero sea cual sea la intención del otro, que eso no lo puedes saber, está muy bien que te cuides y expreses lo que te pasa.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
      • Vero 15/08/2023

        Yo sufrí un abuso sexual en la adolescencia, y sé que la persona me quería hacer daño. Sí, confío en lo que siento y sé que he acertado. Era una persona que siempre iba de hacerme faenas, porque no soportaba que yo tuviera talento y fuera mejor que ella. Cuando terminó, recuerdo su cara de satisfacción de haberme hecho mal. Otra cosa es que a la persona que quiere hacer daño le den igual las consecuencias.

        Responder
      • Vero 15/08/2023

        (Y así con muchas otras personas y situaciones, la verdad y por desgracia. Que quieren joder porque son desgraciadas y además malas personas, de eso no hay duda, tampoco…)

        Responder
        • Vanessa Carreño Andrés 19/08/2023

          Hola Vero,
          Qué duro lo que cuentas, gracias por compartir tu experiencia. Sí, hay personas tan dañadas que solo quieren hacer daño a los demás… Espero que puedas hacer un trabajo para que esas heridas cicatricen y que te encuentres mucho amor en tu camino.
          Un abrazo grande,
          Vanessa

          Responder
  3. MARTA 07/08/2023

    Te doy las gracias de corazón, con el alma. Eres un ser generoso y bueno que ha venido a esta loca vida a ayudar y así es. Son muchas, muchísimas, las veces que has aportado mucha luz en mi vida.
    Así que: millones de gracias y que la luz y la salud estén siempre contigo!!!
    Marta

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/08/2023

      Qué bonito, Marta. Me he emocionado al leerte. Mil gracias a ti por sentirlo así y compartirlo así. Espero que esa luz te siga acompañando muchas veces, que sea parte de ti :-).
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Vanessa Coaching to Be

Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA.

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA

 He leído y acepto la Política de protección de datos

NO TE ENVIARÉ NADA DE SPAM Y PUEDES DARTE DE BAJA CUANDO TE APETEZCA