Descárgate GRATIS la guía Cómo Defenderte Cuando Alguien Traspasa tus Límites

SÍ, ¡LA NECESITO!

¿Alguna vez te has comparado con alguien?

Comparado con alguien

Piensa, ¿alguna vez te has comparado con alguien?

Apuesto a que sí.

De hecho, me atrevería a apostar que no va a aparecer nadie que diga que nunca se ha comparado con otra persona (por favor, si existe alguien que no lo haya hecho, alguien que nunca se haya comparado, le ruego que deje un comentario al final del post).

Todos nos hemos comparado con otra persona en alguna ocasión.

Es una de las cosas que más trabajo en mis programas de autoestima.

La mayoría de las personas que vienen a trabajar conmigo se comparan con otras y se sienten inferiores a su lado.

Y todas tienen claro que quieren dejar de compararse con los demás.

Que quieren dejar de decir cosas como éstas:

“Es que ella se organiza mucho mejor que yo”.

“Es elegante y parece más joven que yo”.

“Parece tan segura de sí misma, con lo insegura que soy yo…”.

“Qué divertida es, todos se ríen con ella”.

“Es mucho más inteligente que yo. Se nota que el jefe le valora más que a mí.´

“Todas son más guapas que yo, tarde o temprano se fijará en una de esas chicas”.

Y hablo en femenino porque, no sé por qué, y salvo raras excepciones en entornos profesionales, las mujeres tendemos a compararnos con mujeres y los hombres tienden a compararse con hombres.

Como si estuviéramos aquí para ser la mejor. O el mejor.

No, no creo que estemos aquí para eso.

Yo, al menos, no estoy aquí para eso.

Y las personas que hacen mis programas de autoestima, cuando empiezan a sentirse seguras de sí mismas y a valorarse de verdad, se dan cuenta de que ellas tampoco están aquí para ser mejores que nadie.

Que ellas están aquí para ser ellas mismas.

Que todos estamos aquí para ser nuestro mejor Yo.

Nuestra mejor versión.

El top de persona que hay dentro de nosotros.

Y cuando te das cuenta de eso, guaaaaau, entonces sí, estás preparada para crecer como persona.

Para ser tu Yo más auténtico.

Para Ser quien de verdad estás destinado a Ser.

Como dice esta historia…

 

COMO CRECER

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces, el rey encontró una planta, una Fresia, floreciendo y más fresca que nunca.

El rey preguntó: “¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?” “No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresias. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: “Intentaré ser Fresia de la mejor manera que pueda”.

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu presencia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona; puedes disfrutarlo y florecer, o puedes marchitarte en tu propia condena…

Jorge Bucay

 

Así que, ahora dime tú, ¿quieres empezar a disfrutar de ser quien eres? ¿O piensas seguir deseando ser otra persona toda tu vida?

Me encantará que compartas tus reflexiones conmigo en los comentarios aquí debajo.

 

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

¿Quieres más consejos?

Apúntate GRATIS y recibe cada semana herramientas y recursos para tener Más Seguridad, Más Felicidad y Más Bienestar.

Acerca de Vanessa Carreño

Trabajo con mujeres que se sienten inseguras, no se valoran ni tienen confianza en sí mismas, le dan muchas vueltas a la cabeza y se preocupan mucho por lo que piensen los demás.

Con mis programas de Autoestima, Relaciones Personales y Dependencia Emocional consiguen ganar confianza en sí mismas y sentirse seguras y capaces de alcanzar sus objetivos. Aprenden a valorarse, se atreven a ser ellas mismas y empiezan a disfrutar de su vida y de sus relaciones.

¿Quieres que te ayude a ti también? Solicita una sesión de valoración gratuita conmigo rellenando este formulario.

20 comentarios

20 comentarios
  1. Io 04/10/2018

    Hola Vanessa,

    Antes de nada te mando un fuertísimo abrazo y muchos ánimos por la pérdida de tu madre. Hace años también perdí a mi padre, al principio es duro pero después te vas recomponiendo y en muchas ocasiones siento que no ha sido tal pérdida, es un “hasta luego” porque está a mi lado con sus recuerdos y consejos que en más de una ocasión he retomado.
    Mucha fuerza Vanessa!!!

    Centrándome en el post, es cierto que nos comparamos con el resto y parece algo inevitable. Pero creo que deberíamos obviar tales comparaciones y no hacerle caso a tales pensamientos; la mente es muy puñetera a veces, pero tienes que pararte y pensar que nos tenemos que aceptar como somos y querernos más. Y aquello que no nos guste de nosotros, pues cambiarlo y mejorar.
    Mejorar para vernos nosotras bien, no por las opiniones del resto porque más que nosotras mismas no nos va a querer nadie más 😉 😃.
    Muchas gracias Vanessa por el post, me ha venido que ni pintado porque estos días han estado un poco revueltos para mí y me ha ayudado a abrir los ojos.
    Mucha fuerza y un abrazo muy fuerte 🤗

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Muchas gracias, lo. Mi padre también se fue hace años y comparto lo que dices :-).
      Y me alegro mucho de que el post te haya servido. Así es, aceptarnos y querernos como somos, y después cambiar aquello que no nos guste. Totalmente de acuerdo en todo, también en lo de que hemos de querernos más que nadie.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  2. Luz 04/10/2018

    Esa gran necesidad, por lo menos yo, de que alguién te haga sentir que eres alguién y que estás ahí en el mundo. Y me pregunto por qué esa necesidad de otro para eso.
    .

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Luz,
      En realidad no necesitas a otro, te necesitas a ti. Cuando te des a ti misma eso que anhelas te darás cuenta de que tú eres la persona que más especial te hará sentir. Crecemos esperando el cariño de los demás, y no pasa nada, es normal. Lo importante es que sepas que sobre todo siempre te tendrás a ti misma para dártelo.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  3. Ana 04/10/2018

    Está muy bien hilado el artículo, pero el problema, en mi caso, surge cuando estás en un jardín con solo fresias y quién te plantó espera que luzcas más que el resto. Todos los días tienes que demostrar porqué el jardinero te dejó plantada y siempre con la preocupación de si mañana te van a arrancar como a una mala hierba.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Ana,
      Entonces estás viviendo para demostrarle algo a alguien que no eres tú. Y en la vida la primera persona a la que hemos de demostrarle lo que valemos es a nosotros mismos… Se dice más fácil que se hace, lo sé, pero puedes conseguirlo si te comprometes contigo misma y te das ese amor que te mereces. Confía en ello y confía en ti.
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  4. Ary 04/10/2018

    Me pasa lo que puso Ana, sólo que estoy en un jardin de fresias donde yo creo que mis fresias son igual o mejores que las demás, pero el jardinero laa ve inferiores :(.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Ary,
      Lo importante es lo que ves tú, que tú te valores y te sientas la mejor fresia que puedes ser. No dejes que otra persona te diga lo que vales, te mereces decidirlo tú. Todos nos lo merecemos :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  5. Maite 04/10/2018

    ¿Y qué pasa cuando has buscado todas las características tanto físicas como valores o actitudes del mundo para ver si puedes encontrar algo en lo que tú seas buena o mejor que alguien y sigues sin encontrarlo? Ya no solo de una persona concreta, sino que toda la gente que te rodea, sea perfectamente mejor que tú.
    No sé, ojalá todas tuviéramos algo en lo que destacar como muchas veces se dice, pero en mi caso, no es así.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Hola Maite,
      Todos tenemos algo en lo que destacamos, estoy segura de ello. Otra cosa es que tu manera de mirarte a ti misma no te permita verlo. De todas formas, el mensaje del post es que no se trata de ser mejor que nadie, sino de ser tu mejor versión. Yo te animaría a que, si no eres capaz de descubrirlo por ti misma, busques la ayuda de alguien que te acompañe a creer en ti y aprender a valorarte. Muchas personas se sienten como tú, te lo aseguro. Y todo cambia cuando empiezas a mirarte con amor y dejas de mirar a los demás :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder
  6. Cassandra 05/10/2018

    Hola Vanesa, es curioso leer este post pero es tan bueno a la vez. Te cuento, yo hace unos 3 años sé que soy adoptada y empiezo a tener recuerdos de mensajes de mi mama natural desde otro lugar en donde me compara con otro hijo que tuvo y que también lo dio en adopción, pero este caso me hace sentir realmente triste .
    Pero he terminado por empezar a hacer meditación y me ha cambiado completamente. He hablado con este primo que en realidad es mi hermano y es maravilloso, me he dado cuenta de que no tengo por qué sentirme mal al recordarlo.
    Agradezco tu post, espero que estes bien, feliz y en paz :).

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Qué buen aprendizaje al leerte, Cassandra. Felicidades, me alegro mucho de que hayas llegado a esa toma de conciencia y ese aprendizaje. La meditación es una herramienta maravillosa, yo también lo creo así.
      Un fuerte abrazo,
      Vanessa

      Responder
  7. Mery 05/10/2018

    Hola Vanessa, primero de todo lo siento mucho por lo de tu madre. Mucho ánimo!
    Estoy estudiando diseño de moda y me comparo un montón con mis compañeras, me siento inferior ya que ellas lo hacen con total seguridad y a mí me falta esa pizca de creérmelo, arriesgar e ir a por todas. Noto que tengo miedo a arriesgar y me da rabia, quiero arriesgar y ser mi mejor yo en vez de venirme abajo y bloquearme.
    Un saludo…

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 06/10/2018

      Muchas gracias, Mery.
      Te aseguro que muchas de esas compañeras que tú crees seguras de sí mismas también tienen sus inseguridades. Lo que pasa es que la mirada de alguien que se siente inseguro no suele ser capaz de ver las inseguridades de los demás, sólo las propias.
      Yo te animaría a hacer un trabajo interior para confiar más en ti, y a dar pequeñísimos pasos para ir atreviéndote cada día un poco más. Muy poquito a poco, sin exigirte, y felicitándote cada vez que lo hagas.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  8. David 07/10/2018

    Vanessa un fuerte abrazo por lo de tu madre, ánimo.
    En cuanto al post es interesante, hay una cosa que se dice mucho en este mundo del mindfulness. Valorarte es lo que importa, no lo que piensen los demás, y claro que es cierto. Pero por ejemplo a veces ser tú mismo te lleva a estar solo, porque la gente no te entiende, o porque no eres lo que ellos buscan. Somos un animal social, sin gente no somos nada. Yo estoy contento con cómo soy, intento mejorar lo que no me gusta de mí. Pero ese camino me lleva en algunas ocasiones a ser un incomprendido, y ese caso es complicado de gestionar porque a veces te sientes solo.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 08/10/2018

      Hola David,
      Muchas gracias por los ánimos.
      En mi caso personal, y cuando acompaño a otras personas, me encuentro con que ser uno mismo no hace que nos quedemos solos, sino todo lo contrario. Hace que tengamos relaciones mucho más sanas y verdaderas. De todas formas, si hay alguien que se aleja de ti siendo tú, creo que es mejor que tenerle al lado haciéndote pasar por otra persona.
      Te diría que confíes y que te des permiso para ser tú mismo en armonía con los demás. Si alguien se va, tal vez no era la persona apropiada. Pero de verdad que creo que los que importan se quedarán.
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  9. Nancy 09/10/2018

    Hola,
    Sí, sí creo que he dependido durante toda mi vida de la aprobación externa, pues porque creí que eso estaba bien para seguir el camino correcto, pero en realidad me he encontrado con que tengo muchos defectos, uno de los cuales y principales ha sido fiarme de lo que quieren los demás, ya que no sienten lo que yo siento, ni piensan lo que yo…, pienso que soy un ser complejo. De hecho ésta es la característica que mas he tenido en mi vida a causa de la baja estima y bueno.., después cómo logras ser tu mejor versión, sí eso he querido durante toda mi existencia…

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 10/10/2018

      Hola Nancy,
      Es bueno que te hayas dado cuenta de que has dependido demasiado de la aprobación externa, felicidades. Ahora se trata de ir confiando cada día más en ti. Una vez que empiezas a conocerte y a comprenderte, tú eres quien ha de decidir en qué quieres mejorar para ir siendo cada vez más tu mejor versión… Camina y confía, es tan simple como eso :-).
      Un abrazo grande,
      Vanessa

      Responder
  10. Renata 17/11/2018

    Nunca me he comparado con nadie y me han molestado mucho las comparaciones. Son inútiles.

    Responder
    • Vanessa Carreño Andrés 19/11/2018

      Me alegro mucho, Renata :-).
      Un abrazo,
      Vanessa

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Únete a los más de 20.000 suscriptores, ¡con regalo incluido!

Apúntate GRATIS y descárgate ahora la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima”.

No te enviaré nada de spam y puedes darte de baja cuando te apetezca

Los post más leídos

¿Quieres trabajar conmigo?

Rellena este formulario para tener una sesión de valoración gratuita”.

¡Hey!

no te vayas sin tu regalo

¿Quieres empezar a confiar en ti, sentirte segura y disfrutar de tu vida y de tus relaciones?
Apúntate gratis y llévate la guía “Los diez pasos clave para mejorar tu autoestima” de regalo.

¡SÍ, QUIERO!