M.P.P.

Cuidadora. Londres.

“Antes estaba constantemente preocupada por el qué dirán y no sabía controlarlo. Estaba siempre viendo las cosas negativas de todo, siendo muy exigente con mi pareja y conmigo misma.

Me sentía muy agotada y agobiada con tanto darle vueltas en mi cabeza a las cosas, también cansada de pensar en el qué dirán. Muchas veces sentía muchísima ansiedad y constantemente me ponía a llorar con la situación.

Ahora me siento mucho más relajada, como más libre de mis pensamientos y más segura de mi misma. He aprendido a verme desde otra perspectiva y a quererme más y perdonarme más a mi misma y a mis familiares y amigos. En general, me siento más positiva y más feliz.

Me ha encantado el proceso porque ha sido como conocerme y descubrirme a mí misma. Recuerdo que al principio no sabía ni lo que sentía ni porque me sentía de esa forma, ahora entiendo mis sentimientos y se cómo gestionar las emociones. También veo lo importante que es invertir en mi salud mental, dedicarme tiempo a mi misma y escuchar a mi niña interior. También me quedé impresionada de lo negativa que era en mi forma de hablar, ahora cuando tengo un día menos bueno me fijo en mis conversaciones y trato de ser más positiva.

Me cuesta decir solo una cosa de la que esté más satisfecha, pero creo que el gestionar mis emociones, porque cuando me entraba un pensamiento era muy difícil salir del bucle, y ahora siento un alivio tan grande… Sé que es un proceso constante y que hay días y días, pero saber gestionarlo me hace sentir que tengo el control. Además ahora soy dueña de mis emociones y ya no dejo que otras personas tengan el control de cómo me siento. Es increíble porque siento que ha mejorado todo, hasta mis relaciones con la gente.

De Vanessa me ha gustado mucho que me hacía razonar y en ocasiones me hablaba claro y era como que me ponía la realidad en mi cara. Me he sentido muy cómoda con ella y he sentido que cada sesión era más productiva. Escucha con muchísima atención y me hizo analizar bien mis sentimientos y me ayudó a conocerme mejor.

Con toda honestidad, al principio no sabía si este programa iba a funcionar conmigo e incluso algunas cosas me parecían que no estaban teniendo impacto en mí, pero dándole tiempo y respetando el proceso realmente puedo decir que funciona y te cambia, incluso algunos familiares me han notado más segura de mí misma. Por supuesto veo que el proceso me ayuda siempre y cuando siga aplicándolo día a día y trabajando conmigo misma de forma constante, pero ahora tengo las herramientas para hacerlo y sé lo que necesito”.