J.P.

Sanidad. León

“Antes de empezar el proceso no sabía cómo poner límites, me sentía bastante insegura… con miedos. No acababa de dar pasos, de avanzar. Con el trabajo tenía mucho miedo a ser yo, estaba engarrotada, casi no me movía, mucho miedo a ser juzgada.
Hoy, gracias al proceso, me encuentro más suelta, me rio, me lo paso bien, doy mi opinión, estoy con confianza. Antes me rompía mucho la cabeza, ahora me quedo tranquila. Lo que tenga que ser, será.

En el plano sentimental estaba llena de inseguridades, celos, desconfianza… Ahora me doy cuenta de lo que me limita y de lo que no me gusta. Me noto con total libertad, estoy más centrada, tomo decisiones, avanzo en mis objetivos… No lo dejo de la mano, estoy súper contenta con mi nueva casa, estoy ilusionada…. Me has dado fuerza, me has despertado esa independencia, esas ganas de ir por lo que verdaderamente quiero, en eso estaba dormida. Ahora estoy aprendiendo a escuchar a mí cuerpo… como algo me rechine…, malo. A guiarme de mi intuición.

Me preguntas, de todos los logros que he conseguido, de cuál estoy más satisfecha. De escucharme, de ser honesta y de no estar por estar. Por supuesto, de tomar decisiones.

De tu forma de trabajar lo que más me ha gustado es que todos los días me hacías pensar en mí”.