Rosa Claverol

Arquitecta. Barcelona.

“Antes del proceso estaba bastante angustiada, con ataques de ansiedad y la relación con mi madre era muy tensa, lo mismo que con una de mis hermanas.

Ahora me siento más yo, he vuelto a cantar, parece que el humor ha vuelto de verdad a mi vida, me puedo ver a mi misma en ocasiones, no me tomo lo que digan o hagan los demás como algo personal, y eso me deja verlo desde su punto de vista.

Noto que estoy más segura, en el sentido de que puedo admitir que me he equivocado y mis relaciones son más fluídas. Es como si mis orejas se hubieran abierto y puedo escuchar lo que está detrás de las palabras. Ahora el que otro no coincida conmigo ya no me genera ansiedad.

Lo mejor de todo ha sido el darme cuenta de que yo también cuento, de que he de cuidarme bien. Ha sido una sorpresa y es fácil de entender: ¡¡¡¡si yo estoy bien lo de alrededor también!!!!

Respecto al “cómo” del proceso, me ha encantado que el trabajo estuviera bien estructurado, pautado en función de mis progresos, y que hubiera deberes con los que comprometerse. Esto hace el trabajo más efectivo.

Me ha gustado mucho todo el proceso, y más con los resultados obtenidos, esto sigue dando sus frutos. Muchísimas gracias Vanessa por estos meses de trabajo, no esperaba que los resultados fueran tan buenísimos.”