Sergio Moreno

Emprendedor y Formador. Madrid.

“Este proceso me ha servido mucho de acompañamiento en una etapa en la que probablemente lo necesitaba más que nunca. Después del proceso de Coaching me he notado más enfocado, he ido eliminando paja y he dejado de comerme la cabeza, de hacer muchas cosas inútiles y de hacer muchas cosas a la vez. Ahora sé lo que tengo que hacer y lo hago”.

“Si pienso en la primera sesión es casi como si fuera otro… Como que aquel Sergio era más de no saber por dónde se anda y qué tenía que hacer y el de ahora es más seguro, sabe por dónde tiene que ir y es capaz de llevar a cabo las cosas hasta el final sin tanta duda, salgan o no salgan”.

“Es como si me hubiera construido un armazón. Y de alguna manera como que le transmito esa seguridad y ese desapego al cliente y eso me permite conseguir más lo que quiero”.

“Antes, por incertidumbre y por miedos, como que le daba mucho peso a las opiniones de los demás, a lo que me dijeran otras personas, y eso me bloqueaba. También derrochaba mucha energía mental pensando en lo negativo y eso me hacía no estar activo. Ahora como estoy enfocado y fluyendo es como que todo sale… Además también noto que hago las cosas en menos tiempo y que los días dan mucho más de sí”.